0%

Escritos Inspirados

Programa: Reflexión sobre los Libros Azules


Lista de tracks:


Sumar a la lista de reproducción

Reseña:


(Escuchado/descargado 31 veces, 1 visitas hoy)
6+

Una de las cosas interesantes que está sucediendo, y uno de los factores que finalmente servirá en el trabajo de demostrar la realidad del alma, es el cúmulo de comunicaciones, escritos inspirados y dictados telepáticos que inundan el mundo en la actualidad. Las comunicaciones verdaderas tienen frecuentemente un profundo valor espiritual y contienen mucha enseñanza y ayuda para el aspirante. Los estudiantes de la época harían bien en recordar que lo importante es la enseñanza, y no su supuesta fuente de origen; tales escritos y comunicaciones deben ser juzgados únicamente por su valor intrínseco.

Esta forma de trabajo podría ser dividida en tres métodos:

Primero, la clariaudiencia superior que habla directamente de mente a mente. Esto no es exactamente telepatía, sino una forma directa de oír.

Segundo, la comunicación telepática. Constituye el registro en la conciencia del cerebro físico de la información impartida.

Tercero, la inspiración. Implica otro aspecto de desarrollo. Utiliza la mente como medio para trasmitir al cerebro lo que el alma sabe.

Quisiera señalar ciertos factores y métodos que deben tenerse presentes en conexión con los escritos inspirados y la mediumnidad, y con la redacción de esos libros como La Doctrina Secreta, las Escrituras del mundo y esas obras dictadas que afectan poderosamente el pensar de la raza.

Algunos transmisores trabajan totalmente en niveles astrales, y su trabajo es necesariamente parte de la gran ilusión. Son médium inconscientes e incapaces de comprobar la fuente de donde proceden las enseñanzas; cuando aseguran conocer esa fuente, con frecuencia están equivocados.

Otros trabajan sólo en niveles mentales, aprendiendo, por medio de la telepatía, lo que los Hermanos Mayores de la raza y sus propias almas tienen que impartir. Aún otros, siendo una avanzada de la conciencia del Maestro, llegan también a conocer Su pensamiento. Algunos utilizan, consciente o inconscientemente, diversos métodos.

Cada generación deberá tener sus videntes. Deben tratar preeminentemente de ser instrumentos de confianza, inmutables ante las tormentas pasajeras. Han de procurar no sentirse deprimidos ni desalentados, no importa lo que ocurra; tener un agudo sentido de proporción, sano juicio en todas las cosas, vida moderada, un cuerpo físico disciplinado y una devoción íntegra hacia la humanidad. Allí donde estén presentes estas cualidades, los Maestros podrán empezar a utilizar esos trabajadores que ya tienen destinados; cuando ellas no existen, hay que buscar otros instrumentos.

Algunas personas aprenden durante la noche y traen con regularidad a la conciencia de su cerebro físico los hechos que necesitan saber y las enseñanzas que deben trasmitir. Se prueban muchos métodos adecuados a la naturaleza del aspirante. Algunos poseen cerebros que actúan telepáticamente como transmisores. Me refiero a métodos más seguros y poco comunes, que emplean el vehículo mental como intermediario entre el alma y el cerebro, o entre el instructor y el discípulo. Los métodos de comunicación en el plano astral, tales como el tablero ouija, el lápiz plancheta, la escritura automática, la voz directa y las afirmaciones hechas por el médium temporalmente obsesionado, no son utilizados por los chelas, aunque a veces resulte útil emplear la voz. Los métodos mentales superiores son más avanzados y seguros, aunque no tan comunes.

Los verdaderos transmisores desde los niveles egoicos superiores, al plano físico, proceden de alguna de las siguientes maneras:

Escriben con conocimiento personal, y por lo tanto utilizan sus mentes concretas en la tarea de expresar ese conocimiento en términos que revelarán la verdad a los que tengan ojos para ver, aunque oculten lo que puede ser peligroso para los curiosos y los ciegos.

Escriben porque están inspirados. Debido a su equipo físico, pureza de vida, sinceridad de propósito, devoción a la humanidad y karma a agotar como servicio mismo, han desarrollado la capacidad de hacer contacto con las fuentes superiores de las cuales fluye la verdad pura o simbólica. Sus cerebros, que son receptivos transmisores, les permiten trasladar al papel los pensamientos captados; la exactitud de la trasmisión depende de la receptividad del instrumento (es decir, la mente y el cerebro) del transmisor. En dichos casos, la formulación de palabras y frases se dejan libradas por lo general al criterio del escritor.

Escriben porque han desarrollado el oído interno. Su trabajo es en gran parte taquigráfico, aunque depende también de su grado de desarrollo y educación. Debe tener cierto grado de instrucción y convertirse en un profundo buscador de la verdad antes de ser elegido como receptor de enseñanzas destinadas al público en general o para uso esotérico. Ante todo debe haber aprendido, por la meditación, a enfocarse en el plano mental.

Ninguno de los Maestros de la sexta iniciación (tales como los Maestros M. y K.H.) trabaja actualmente con Sus discípulos por medio del dictado. Se hallan demasiado absorbidos con los problemas mundiales y con el trabajo de vigilar los destinos de las prominentes figuras mundiales en las distintas naciones, como para tener oportunidad de dictar enseñanza a cualquier discípulo particular en algún pequeño campo de actividad y sobre temas lo suficientemente conocidos como para que el discípulo pueda seguir adelante solo y sin ayuda. Dos Maestros están trabajando telepáticamente y por medio del dictado con varios discípulos aceptados, y Se es fuerzan por inspirar a estos discípulos, activos en el trabajo mundial, para una mayor utilidad en el Plan. Están trabajando así a fin de impresionar a unos pocos pensadores prominentes en el campo de la ciencia y la previsión social con el conocimiento necesario que les permita efectuar los movimientos correctos en el surgimiento de la raza a una mayor libertad.

Hoy la mayor parte de los comunicadores (trabajando por medio de aspirantes en el plano físico) son discípulos trabajadores de grado aceptado quienes (viviendo como viven en el aura de pensamiento del Maestro y Su grupo) continuamente tratan de llegar a todo tipo de gente, por todo el mundo, en todos los grupos. De allí la creciente avalancha de comunicaciones, de escritos inspirados, y de mensajes y enseñanza personales. Si agregamos a lo anterior la igualmente abundante afluencia de comunicaciones que emanan de las propias almas de los transmisores y del reino del subconsciente, se explicará la cantidad de material que se está difundiendo ahora.

 

Extraído de Un Tratado sobre Magia Blanca y Psicología Esotérica Tomo I.

(Escuchado/descargado 31 veces, 1 visitas hoy)
Compartir

Detalles:


Descubrir más
Play Imagen Título
Programa