0%

Libre Albedrío

Programa: Reflexión sobre los Libros Azules


Lista de tracks:


Sumar a la lista de reproducción

Reseña:


(Escuchado/descargado 54 veces, 1 visitas hoy)
14+

La gran diferencia que existe entre el reino humano en los tres mundos y los otros reinos de la naturaleza, es el libre albedrío.

Frecuentemente es imposible predecir lo que hará el género humano, debido al factor del libre albedrío. Los hombres deciden por sí mismos la acción directa, hacen su propia elección y ejercen sin impedimento el libre albedrío que pueden poseer en un momento dado.

La Jerarquía —debido al divino principio del libre albedrío en la humanidad—no puede predecir cómo actuarán los hombres en momentos de crisis, ni puede obligar a seguir la buena senda de la vida contra el deseo normal humano, porque las buenas acciones deben llegar desde lo más profundo del pensamiento y sentimientos humanos y surgir como un esfuerzo libre y no dirigido; la Jerarquía no puede dar los pasos que impidan a los hombres cometer errores, pues los hombres por los errores cometidos se dan cuenta “a través del mal, que es mejor el bien”, según lo expresó un gran poeta iniciado.

Podría decirse que dentro de los límites de la inteligente dirección del hombre inteligente existe libre albedrío, en lo que concierne a la actividad en el reino humano. Allí donde no está presente la actividad mental y donde no hay capacidad de discriminar, analizar y elegir, no hay libre albedrío.

En la cuestión muerte, el libre albedrío tiene, en último análisis, una definida relación con el alma; la voluntad del alma se cumple consciente o inconscientemente, en lo que a su decisión de la muerte concierne, y esta idea contiene en sí muchas implicaciones sobre las cuales los estudiantes harían muy bien en reflexionar.

Dentro de los procesos más vastos del Plan, como incluye toda la evolución planetaria, no hay libre albedrío para la diminuta unidad, el hombre. Él está sujeto, por ejemplo, a lo que llamamos “actos de Dios”, y ante estos es impotente. No tiene elección ni escapatoria. Aquí yace un indicio acerca de la actuación del karma en el reino humano; el karma y la responsabilidad inteligente están inextricablemente tejidos y entretejidos.

Detrás del panorama humano, se hallan Aquellos cuyo privilegio y derecho consiste en vigilar la evolución humana y guiar el destino del hombre. Esto no lo llevan adelante por medio de un control impuesto que infringe el libre albedrío del espíritu humano, sino mediante la implantación de ideas en la mente de los pensadores del mundo, y la evocación de la conciencia humana, de manera que estas ideas reciban debido reconocimiento y se conviertan con el tiempo en factores controladores de la vida humana.

En el sendero de evolución, el ser humano es influido desde arriba hacia abajo; el iniciado es dirigido desde adentro hacia arriba. Esto formula la subyacente significación de la energía de libre albedrío y es algo sólo verdaderamente posible por medio de autodirección; esto puede ser visto luchando por expresarse hoy en ese gran discípulo mundial, la Humanidad.

El Cristo y la Jerarquía espiritual nunca —no importa cuán grande sea la necesidad o importante el estímulo— infringen el divino derecho de los hombres a tomar sus propias decisiones, ejercer su propio libre albedrío y alcanzar la libertad luchando por la libertad — individual, nacional e internacionalmente. Cuando la verdadera libertad reine en la tierra veremos el fin de la tiranía — política, religiosa y económicamente.

Aquí no me refiero a la democracia moderna como una condición que satisface la necesidad, porque la democracia es en la actualidad una filosofía de expresión de deseos y un ideal inalcanzado. Me refiero a ese período que ciertamente vendrá, en que gobernará un pueblo iluminado, que no tolerará el autoritarismo de iglesia alguna ni el totalitarismo de sistema político alguno; no aceptarán o permitirán la férula de ningún grupo de hombres que se comprometan a decirles lo que deben creer para ser salvados o cuál es el gobierno que deben aceptar. Cuando a la gente se le diga la verdad y ellos libremente puedan juzgar y decidir por sí mismo, veremos entonces un mundo mucho mejor.

Lo único que la humanidad necesita hoy es la comprensión de que hay un Plan que definitivamente está desarrollándose a través de todos los acontecimientos mundiales, y que todo lo que ha ocurrido en el pasado histórico del hombre, y todo lo que sucedió últimamente, ciertamente está en línea con ese Plan. Necesariamente también, si tal Plan existe, pre-supone Aquellos Que son responsables de originar el Plan y de llevarlo adelante exitosamente. Desde el punto de vista de la humanidad término medio, que piensa en términos de felicidad terrena, el Plan debería ser alguna cosa festiva y algo que haría la vida material más fácil. Para la Jerarquía espiritual, el Plan involucra esos arreglos o circunstancias que elevarán y expandirán la conciencia del género humano y permitirán a los hombres, por lo tanto, descubrir los valores espirituales por sí mismos y hacer los cambios necesarios de su propio libre albedrío y así producir el exigido mejoramiento del medio ambiente, en consonancia con el reconocimiento espiritual en desarrollo.

 

Extraído de La Reaparición del Cristo, La Exteriorización de la Jerarquía, Sicología Esotérica Tomo II, Curación Esotérica y Los Rayos y  las Iniciaciones. Citas contenidas en el libro de recopilación Reflexionen sobre Esto.

(Escuchado/descargado 54 veces, 1 visitas hoy)
Compartir

Detalles:


Descubrir más
Play Imagen Título
Programa