0%

Vista y Visualización

Programa: Reflexión sobre los Libros Azules


Lista de tracks:


Vista y Visualización

Reflexión sobre los Libros Azules

Sumar a la lista de reproducción

Reseña:


(Escuchado/descargado 35 veces, 1 visitas hoy)
9+

El más grande don físico es el de la vista, y ocurre lo mismo en una vuelta más elevada de la espiral dentro del mundo del alma. Cuando el discípulo ha logrado una medida de visión y está “a la vista” de su meta, entonces puede ser admitido en un Ashrama donde puede hacérsele conocer la naturaleza de la revelación. Los hombres tienden a confundir visión con revelación, y procuro aclarar en algo vuestras mentes sobre esta materia; por lo tanto, la frase precedente es de principal importancia. Los aspirantes son propensos a pensar que la meta hacia la cual se mueven es la del contacto con el alma, con una meta secundaria de posición jerárquica y una tercera meta de servicio. Esto, sin embargo, no es correcto.

La meta delante del aspirante es la conciencia de no-separatividad y el reconocimiento de una inclusividad universal; la meta secundaria es la capacidad de revelar la naturaleza de esa realidad, Unidad; la tercera meta es la capacidad de adoptar en los tres mundos esas medidas que facilitarán al género humano la captación de estos fundamentos. Observarán cómo esta última definición de la meta elimina inevitablemente el factor de autointerés en su totalidad. Podría decirse por lo tanto que la revelación concierne a la Unicidad y nada más. La naturaleza práctica de esta verdad sólo es reconocida cuando el discípulo trata de hacer dos cosas: comprenderla individualmente y llevar la naturaleza de la unidad planetaria y de la no separatividad a las mentes y en las vidas de los hombres en todas partes.

La tarea del aspirante es ver la luz; sólo cuando esto ha llegado a ser un hecho en su conciencia, él puede comenzar a captar la revelación oculta que esa luz contactada y utilizada puede revelar. He aquí otra frase clave para vuestra consideración.

La vista —esa visión interna que se adquiere por medio del proceso de la iniciación y que después de todo sólo es el reconocimiento de las facultades siempre presentes aunque desconocidas. Así como el niño nace con los ojos perfectamente sanos y llega un día en que lo primero que se observa es su reconocimiento consciente de lo que ve, así también ocurre con el individuo que se está desarrollando espiritualmente. El medio para la visión interna siempre existió y lo que puede verse está siempre presente, pero la mayoría de las personas no lo reconocen. Incluso hoy la visión etérica es relativamente común, pero rara vez se comenta por temor a ser criticado.

Este “reconocimiento” por el iniciado es el primer gran paso en la ceremonia de la iniciación y hasta no trascenderlo se postergan las demás etapas. En cada iniciación el reconocimiento es distinto… y las cosas invisibles son vistas y conocidas. Ya no duda, y por su propio esfuerzo el iniciado se convierte en conocedor. La inmortalidad del alma y la realidad de los mundos invisibles quedan para él comprobados y establecidos; antes de la iniciación esta creencia estaba basada en una breve y fugaz visión y en firmes convicciones internas (resultado del razonamiento lógico y de la intuición, en gradual desarrollo), ahora se basa en la percepción y en el reconocimiento, fuera de toda controversia, de su propia naturaleza inmortal.

Por lo tanto, cuando se ha desarrollado la vista y surge la luz, la revelación de la unicidad de la vida es un acontecimiento simple e inmediato; ante todo le llega al discípulo a través del destello de un maravilloso conocimiento informativo e instintivo; luego, a medida que progresa, se estabiliza en una constante captación y apreciación; con el tiempo produce el motivo impulsor de toda acción.

La visión es el más grande de todos los desarrollos en este período mundial en el cual el Logos procura llevar los reinos subhumanos a la etapa en que poseerán visión humana; a la humanidad, al punto donde la visión espiritual sea desarrollada y la visión interna jerárquica sea la cualidad normal de la visión del iniciado; y a los miembros de la Jerarquía, a la etapa en que poseerán percepción universal.

El poder de visualización es el secreto de toda verdadera práctica de la meditación en las primeras etapas, siendo lo primero que debe dominarse. Todos los nuevos procesos en la técnica de la meditación deben incorporar e incorporarán la visualización como paso primario por las siguientes razones:

  • La visualización es el paso inicial en la demostración de la ley oculta de que “la energía sigue al pensamiento”. …
  • El poder de visualizar es el aspecto constructor de formas de la imaginación creadora. Este proceso de dirección de energía puede llegar a ser un hábito espiritual si los discípulos empiezan a practicarlo lenta y gradualmente. Al principio el proceso de visualización puede parecerles trabajoso y sin provecho, pero si perseveran, finalmente descubrirán que llega a ser fácil y efectivo.
  • El poder de visualizar correctamente es un indudable modo de determinar la verdad o la falsedad.

Este proceso de visualización y este uso de la imaginación forman los dos primeros pasos en la actividad de la construcción de formas mentales.

Mediante la visualización, tres expresiones de la conciencia humana llegarán a ser posibles:

  • El antakarana puede ser construido y el fulgor de la Tríada puede ser definitivamente visto. Tal será la nueva visión —un efecto del desarrollo del sentido de visión.
  • Grupos, grandes totalidades y síntesis mayores serán visualizados también, y esto conducirá a una definitiva expansión de conciencia. Así se desenvolverá el sentido de síntesis.
  • Todo arte creativo será fomentado por este entrenamiento, y el nuevo arte del futuro en todos los sectores de la creatividad se desarrollará rápidamente a medida que prosiga el entrenamiento. El desenvolvimiento del sentido de visión y del sentido de síntesis, mediante la visualización, conducirá a un sentido de vivencia en la forma.

 

Extraído de Iniciación Humana y Solar, Un Tratado sobre Fuego Cósmico, Un Tratado sobre Magia Blanca, Discipulado en la Nueva Era Tomo I, Telepatía y el Vehículo Etérico y Los Rayos y las Iniciaciones.

(Escuchado/descargado 35 veces, 1 visitas hoy)
Compartir

Detalles:


Descubrir más
Play Imagen Título
Programa