0%

Abuso Verbal: “El Adicto a la Ira”

Programa: Hemos estado ahí


Lista de tracks:


Abuso Verbal: “El Adicto a la Ira”

Hemos estado ahi

Sumar a la lista de reproducción

Reseña:


(Escuchado/descargado 129 veces, 1 visitas hoy)

Una de las razones por la cual los adictos a la ira no se disculpan, es que si lo hicieran sinceramente deberían renunciar al ciclo de explosión y liberación de tensión que les permite mantener su equilibrio y que además les da un mayor sentido de Poder Sobre. Mientras pueda negar la responsabilidad de su ira y acusar a su pareja de provocarla, el abusador puede continuar manteniendo su equilibrio y sentirse bien a costa de su pareja.

Las mujeres de los adictos a la ira están demasiado perturbadas para darse cuenta de que sus compañeros se sienten bien cuando ellas están heridas. La experiencia de Cora lo demuestra:

Dije a Curt que me había sentido mal todo el día a raíz de la discusión que habíamos tenido esa mañana. (Él tuvo una explosión sin razón alguna. Traté de razonar con él pero se negó y se fue a trabajar.)

-¿Qué discusión? -me dijo-. No sé de qué hablas.

Le recordé qué enfadado parecía estar esa mañana , me gritó por la forma en que había preparado los huevos.

-¿No te sientes mal por lo que sucedió esta mañana? -le pregunté.

-Estás loca -me dijo-. Estoy muy bien. ¿Estás tratando de iniciar una discusión?

-No -le dije.

En general, la actitud de] adicto a la ira es: «¿Cómo puedo estar haciendo algo malo cuando me siento tan bien?». Bella nos cuenta cómo funciona ese razonamiento.

Bert convino en ir conmigo a un consejero matrimonial. Estando en el consultorio, me oyó decir que cuando él me gritaba yo me sentía herida y atemorizada. Cuando nos fuimos, me volvió a gritar, diciendo que yo lo había atacado. Me sentí confundida. No podía entender qué quería decir ni cómo podía pensar que yo lo había atacado.

 

M.—

La naturaleza acusatoria de las explosiones de ira del abusador suelen dejar a la mujer preguntándose «qué dije de malo». No es infrecuente que la compañera de un adicto a la ira viva rumiando los acontecimientos, luchando por descubrir qué hace o qué dice para enfurecer a su compañero. Si él vuelca su rabia sobre ella y a la vez la culpa por eso, si los amigos comunes le dicen lo afortunada que es por tener un compañero tan estupendo, si el abuso no se produce en público, si el abusador le dice que la ama, si no ha tenido en su casa de soltera un modelo adecuado de familia bien avenida, ella puede no tener idea de que está sufriendo abuso. Así seguirá buscando motivos racionales que justifiquen la conducta de su compañero.

La ira disminuye el deseo de intimidad sexual de la mujer. Cuando esto ocurre, el abusador la acusa de ser fría y no tener sentimientos, y ella puede llegar a pensar que le ocurre algo malo. Sentirá dolor emocional aunque no reconozca que su compañero es hostil hacia ella y aunque piense que por alguna razón que todavía debe descubrir ella es culpable de su ira. Tratará de expresarse de manera clara y respetuosa y la persistencia de su compañero en su conducta generara en ella la sensación de haber fracasado.

No hay frases que identifiquen la ira. Algunas señales son la falta de calidez del compañero y, al igual que en todo el abuso verbal, las explosiones de irritación, los gestos de desprecio, el gusto por la discusión, los berrinches, los gritos, la rabia y el sarcasmo: el sarcasmo es la punta del iceberg quc esconde una montaña de ira.Las señales físicas de la ira incluyen el lenguaje corporal, los dientes apretados, los puños levantados, ataques físicos o destrucción de objetos.

(Escuchado/descargado 129 veces, 1 visitas hoy)
0
Descubrir más
Play Imagen Título
Programa