0%

Capricornio y la semana del N.G.S.M

Programa: La voz del silencio


Lista de tracks:


Capricornio y la semana del N.G.S.M

Sumar a la lista de reproducción

Reseña:


(Escuchado/descargado 90 veces, 1 visitas hoy)
53+

SEMANA DEL NUEVO GRUPO DE SERVIDORES DEL MUNDO

“Cada siete años, del 21 al 28 de diciembre, tiene lugar una ‘semana de impacto grupal’ conocida como ‘semana del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo’. Todos aquellos que trabajan para fomentar el sentido de relación sin distinción de barreras raciales, nacionales o religiosas es miembro del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo, aunque no lo haya oído nombrar. El Nuevo Grupo de Servidores del Mundo trabaja activamente para el mejoramiento de las condiciones mundiales, en todos los campos de la expresión humana… ‘Inclusividad’ es su nota clave…Los integrantes del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo se hallan en todas partes, a lo largo y a lo ancho del mundo. Trabajan para el bienestar humano con distintas técnicas y bajo diferentes nombres. Su esfera de influencia es apropiada para producir los cambios necesarios, y crece y puede crecer aún más si se aprovecha grupalmente la potente energía capricorniana que afluye cada siete años. Es el momento oportuno para aunar nuestros esfuerzos en la aceleración del plan evolutivo. La invocación unida del conjunto de servidores puede ser la herramienta que permita alcanzar alturas en la conciencia hasta ahora no imaginadas. Hoy es el día de la oportunidad. Invitamos a participar de esta “semana de impacto grupal” y a promover la colaboración consciente de todos los grupos, a través de la meditación, en este trascendental momento en la historia de la humanidad. La reflexión y meditación creará las formas mentales que llevarán a la expresión esa nueva civilización que todos anhelamos cuyo móvil será la cooperación y el desarrollo del sentido de inclusividad o expresión del amor.”

“… La ‘semana de impacto grupal’ que acontece cada siete años, tendrá lugar desde el 21 hasta el 28 de diciembre y, si esto coincide en algún momento con la Luna llena, la oportunidad será muy significativa. Debemos estar atentos a esta posibilidad. Esta semana debería ser considerada como preeminentemente la “semana del Festival” del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo y, después de 1942, debe aprovecharse este período y hacerse una preparación especial. Este hecho reclama la atención de todos nosotros.” [SE II]

En 2012 la Semana del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo coincidió con la luna llena con el Sol en el signo de Capricornio coincidiendo entonces las energías de disponibles del zodíaco menor con esa poderosa oleada proveniente de aquella constelación mayor que representa para nuestro zodíaco lo que éste para la tierra.

Por esto, cada 7 años, celebramos esta semana, convocando todos los servidores, de todas las religiones e ideologías, de todos los países, a compartir un trabajo subjetivo de inclusividad por medio de la invocación y meditaciones en unidad (utilizando cada uno las formas o ritos inherentes a su credo).

Ahora, para esta próxima semana del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo de 2019, en que tendremos la luna nueva dentro de la semana, nos preparamos para que esa compleción que puede significar la luna nueva en esta semana de 2019 respecto de la luna Llena en aquella de 2012.

Y como preparación para la Semana Festival del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo 2019, este año en cada luna llena trataremos de conciencializar el hecho que expresado en palabras de El Tibetano es el siguiente: “El momento de la luna llena es el período en que las energías espirituales están singularmente

disponibles y facilitan un contacto más íntimo entre la humanidad y la Jerarquía. Cada mes las energías que afluyen traen las cualidades específicas de la constelación que influye al mes particular; estas energías, actuando secuencialmente sobre la humanidad, establecen los “atributos divinos” en la conciencia del hombre. Como aspirantes y discípulos, nosotros buscamos canalizar el influjo espiritual dentro de la mente y el corazón de los hombres, y así fortalecer la unión entre el reino humano y el reino de Dios.”

Estando en las vísperas de la Luna Llena de CAPRICORNIO (Sol en Capricornio que trasmite la energía de esa Constelación del Zodíaco menor)

Este es uno de los signos más difíciles de explicar porque, como bien saben, es el más misterioso de los doce. Es el signo de la cabra que busca su sustento en los lugares más rocosos y áridos del mundo, y por lo tanto relaciona al hombre con el reino mineral…

El símbolo de este signo es intencionalmente indescifrable. A veces se lo llama la “Signatura de Dios” y no trataré de interpretarlo, en parte porque nunca ha sido trazado correctamente y en parte porque su delineamiento correcto y la capacidad del iniciado para representarlo producen una afluencia de fuerza que no sería deseable, excepto después de la debida preparación y comprensión. Es mucho más potente que el pentágono y deja al iniciado “sin protección”.

Las notas clave de este signo indican un proceso de cristalización. La facultad de concretar de Capricornio puede ser considerada de varias maneras.

Primero, Capricornio es un signo terrestre, y expresa el punto más denso de materialización concreta de que es capaz el alma humana. El hombre es entonces “de la tierra, terrestre”, y lo que el Nuevo Testamento llama “el primer Adán”. En este sentido Capricornio contiene en sí mismo la simiente de la muerte e irreversibilidad —la muerte que tiene lugar por último y finalmente en Piscis. Reflexionen sobre esto. Cuando la cristalización ha llegado a cierto grado de densidad y obtenido lo que se denomina “dureza”, es fácilmente desintegrada y destruida y el hombre, nacido en Capricornio, produce entonces su propia destrucción, lo cual se debe a su naturaleza fundamentalmente materialista y a los “golpes del destino”, que son la actuación de la ley del karma. Una y otra vez se logra cierta medida de concreción, sólo para sufrir nuevamente la destrucción, previa a la liberación de la vida y la reconstrucción de la forma.

Segundo, Capricornio es siempre el signo de conclusión, y el símbolo de esto es frecuentemente (aunque no siempre) la cima de la montaña, porque marca el punto más allá del cual no es posible el ascenso en cualquier ciclo particular de vida. Por eso Capricornio es el signo que esotéricamente ha sido denominado “detención periódica”. El progreso llega a ser imposible bajo las formas existentes y debe descender al valle del dolor, de la desesperación y la muerte, antes de iniciar un nuevo intento de escalar las cumbres. El intento actual de trepar al monte Everest es asombrosamente simbólico, y la Jerarquía lo observa con mucho interés, porque en este esfuerzo vemos el intento de la humanidad por llegar a la cumbre de la montaña cuya cima hasta ahora ha desafiado todos los esfuerzos. Pero —y esta es la cuestión de gran importancia e interés, cuando la humanidad emerja a la luz y relativa gloria de la nueva civilización, conquistará al mismo tiempo la última cima restante. Aquello que representa el más denso materialismo y la culminación de la grandeza terrena permanecerá —pero estará bajo los pies de la humanidad.

Tercero, Capricornio es, como consecuencia de todo lo anterior, el signo en el cual se inaugura un nuevo ciclo de esfuerzo, ya sea en relación con el hombre individual o con el iniciado. Esfuerzo, tensión, lucha y contienda con las fuerzas originarias del bajo mundo, o las arduas condiciones implicadas en las pruebas del discipulado o la iniciación —son las características de la experiencia en Capricornio.

Quizás algunos sepan que antiguamente sólo había diez signos, y en esa época Capricornio marcaba el fin de la rueda zodiacal, y no como lo hace ahora Piscis. Los dos signos de Acuario y Piscis no fueron incorporados a los signos por la simple y suficiente razón de que la humanidad no podía responder a sus influencias peculiares, pues los vehículos de contacto y el mecanismo de respuesta no estaban adecuadamente desarrollados. Originalmente había ocho signos, luego diez y ahora doce.

[Bibliografía: Sicología Esotérica T° II y Astrología Esotérica (Alice A. Bailey, editados por Fundación Lucis, Buenos Aires, Argentina)].

(Escuchado/descargado 90 veces, 1 visitas hoy)
Descubrir más
Play Imagen Título
Programa