0%

Compartición: Cualidad del alma

Programa: La voz del silencio


Lista de tracks:


Compartición: Cualidad del alma

La Voz del Silencio

Sumar a la lista de reproducción

Reseña:


(Escuchado/descargado 75 veces, 1 visitas hoy)

Hoy, todos los hombres en todas partes son conscientes del hecho que el viejo orden, las viejas culturas y civilizaciones, están rápidamente desapareciendo y ellos están universalmente clamando por lo nuevo.

La nota clave de la buena salud, esotéricamente hablando, es compartición o distribución, como también lo es para el bienestar general de la humanidad. Los males económicos del género humano se asemejan mucho a las enfermedades del individuo. Las necesidades de la vida no afluyen libremente a los puntos de distribución; estos puntos de distribución están inactivos; la dirección de la distribución adolece de defectos, y sólo mediante una sensata y mundial comprensión del principio de compartir de la Nueva Era, se curarán los males de la humanidad…

Este Principio de Compartición, aunque todavía divorciado de cualquier aprobación oficial, está en consideración y algún día será el factor que gobernará la vida económica del mundo, regulada y controlada por esos hombres que estén alertas a la necesidad humana sobre el plano físico.

Es interesante notar que el ciclo que ahora está siendo inaugurado en el mundo es el de “Crecimiento a través de Compartición” y que la humanidad evolucionada ahora puede compartir el trabajo, la responsabilidad y la entrenada reticencia de la Jerarquía, mientras que paralela y simultáneamente a esto, la masa de hombres está aprendiendo las lecciones de compartición económica; y, hermanos míos, en esto reside la única esperanza del mundo.

El principio de Compartición que debe gobernar las relaciones económicas en el futuro es una cualidad o energía del alma…

El problema del dinero tendrá que ser encarado; el problema de la distribución de riqueza —sea natural o humana— necesitará cuidadoso manejo y un compromiso alcanzado entre esas naciones que poseen recursos ilimitados y esas que tienen pocos o ninguno… la restauración —sicológica, espiritual y física— del género humano debe constituir una responsabilidad primaria.

El dinero ha sido desviado hacia fines totalmente materiales, aun en sus objetivos filantrópicos. El uso más espiritual que ahora se encuentra en el mundo es la aplicación de dinero para los propósitos de la educación.

La espiritualización del dinero y su acumulación en grandes cantidades para el trabajo de los Grandes Seres, los Discípulos del Cristo, es parte de un servicio mundial muy necesario y ahora puede hacerse un comienzo satisfactorio, pero debe ser llevado adelante con visión espiritual, correcta técnica y verdadera comprensión. Pureza de móvil y altruismo, se dan por sentado.

Recuerden que el dinero es la consolidación de la energía amorosa y viviente de la divinidad, y que cuanto mayor sea la comprensión y expresión del amor, tanto más libremente afluirá lo necesario para llevar a cabo el trabajo.

La nueva era de simplicidad debe llegar. El nuevo orden mundial inaugurará esta vida más simple basada en alimento adecuado, pensamiento correcto, actividad creativa y felicidad. Estos elementos esenciales son posibles sólo bajo una correcta norma económica. Esta simplificación y esta sabia distribución de los recursos del mundo deben abrazar lo alto y lo bajo, al rico y al pobre, sirviendo así a todos los hombres por igual.

Algún día los principios de cooperación y de compartición reemplazarán a los de posesiva codicia y competencia. Aquí expuse el siguiente paso inevitable que tiene por delante la humanidad —paso para el cual el entero proceso evolutivo ha preparado al género humano.

* * *

La compartición altruista y la comprensión cooperativa entre todos los hombres de buena voluntad en todas partes pueden reconstruir un nuevo mundo, traer a la existencia una vida más bella y restaurar eso que la humanidad misma ha destruido. Lo mejor está todavía por ser. Podemos apoyarnos en la comprensión de que la historia de la raza humana ha sido de un constante avance en el trascurso de las edades y hacia la luz.

Este compartir, comenzando en el plano físico, se verificará igualmente con referencia a todas las relaciones humanas y este será el gran don de la Era Acuariana a la humanidad.

[Bibliografía: Discipulado en la Nueva Era Tomos I y II, Los Problemas de la Humanidad (edición completa en español 2014), La Reaparición del Cristo, La Exteriorización de la Jerarquía, Los Rayos y las Iniciaciones (de los libros de Alice A. Bailey por Fundación Lucis)]. www.lucis.org

(Escuchado/descargado 75 veces, 1 visitas hoy)
1+
Descubrir más
Play Imagen Título
Programa