0%

Despertar de conciencias

Programa: La voz del silencio


Lista de tracks:


Despertar de conciencias

La Voz del Silencio

Sumar a la lista de reproducción

Reseña:


(Escuchado/descargado 72 veces, 1 visitas hoy)
[EJ – “El Retorno del Cristo”, Agosto 1946] Se está por escribir un nuevo capítulo en el gran libro del vivir espiritual; una nueva expansión de conciencia es un acontecimiento inminente; un flamante reconocimiento de la atención divina es ahora posible para la humanidad y una expectativa reveladora probará la exactitud de la afirmación bíblica: “todo ojo Lo verá”. La vivencia religiosa o historia espiritual del género humano puede ser resumida para nosotros por una serie de reconocimientos —reconocimiento de Aquellos que, a través de las edades, han constituido la Sucesión Apostólica, culminando para nosotros en los grandes líderes religiosos que han aparecido entre nosotros desde el año 700 a.C. y fundado los grandes credos mundiales modernos, y —por sobre todas las cosas— en el Cristo Mismo, Quien personificó la perfección de Dios Inmanente, además de concienciación de Dios Trascendente; reconocimiento de esos principales conceptos espirituales de amor, vida y relación que siempre han rondado en el trasfondo del pensamiento del hombre y que ahora están a punto de correcta expresión; reconocimiento de la verdadera hermandad del hombre, basada en la divina vida una, obrando a través del alma una y expresándose a través de la humanidad una; reconocimiento, por lo tanto, de relación tanto con la vida divina en todo el mundo como con el género humano mismo. Esta actitud espiritual en desarrollo es la que conducirá a correctas relaciones humanas y final paz mundial.
NOTA: El Tibetano me ha pedido aclarar que cuando él habla del Cristo, se refiere a Su nombre oficial como Guía de la Jerarquía. El Cristo trabaja para todos los hombres, independientemente de su creencia religiosa; Él no pertenece al mundo cristiano más que al budista, al mahometano o a cualquier otra creencia religiosa. Ningún hombre tiene necesidad alguna de unirse a la Iglesia Cristiana para estar afiliado con Cristo. Los requisitos son: amar a vuestros semejantes, llevar una vida disciplinada, reconocer la divinidad en todas las creencias religiosas y todos los seres, y regir vuestra vida diaria con Amor. A.A.B.
[SE I] Ninguno en esta tierra puede evadir el ritual o ceremonial, pues la salida y la puesta del sol impone un ritual, el trascurso cíclico de los años, los potentes movimientos de los grandes centros de población, la ida y la venida de trenes, de trasatlánticos y de correos, y la regu-lar trasmisión de la radio —todos estos imponen un ritmo a la humanidad, sea esto recono-cido o no. De estos ritmos, los grandes experimentos actuales en estandarización y regi-mentación nacional son también una expresión, conforme se manifiestan a través de las masas en cualquier nación.
Todo reino en la naturaleza está sujeto a experiencia ritualista y a los ceremoniales de ex-presión cíclica. A estos sólo el iniciado puede comprehenderlos. Rituales instintivos e im-pulsos rítmicos impelen igualmente a todo hormiguero y toda colmena. La nueva ciencia de la sicología bien podría ser descrita como la ciencia de los rituales y ritmos del cuerpo, de la naturaleza emocional y de los procesos mentales, o de esos ceremoniales (inherentes, in-natos, o impuestos por el yo, por circunstancias y por medio ambiente) que afectan el me-canismo a través del cual el alma funciona.

Es interesante notar cómo el sexto rayo, que produjo en seres humanos el sentido de se-paratividad y de pronunciado individualismo, ha preparado el camino para el poder organi-zador del séptimo rayo. Es casi como si (para hablar simbólicamente) los ejecutivos que hubieran de emprender la reorganización del mundo en preparación para la Nueva Era fue-ran entrenados y preparados para su tarea por la influencia ahora saliente. Hoy un proceso de limpieza-general se está efectuando prácticamente en toda gran nación, preparatorio para la revelación venidera, y los ejecutivos y dictadores que están patrocinando este realineamiento y reajuste son los expertos a quienes el genio de cada nación ha dado a luz para lidiar con los problemas únicos que lo acosan. Son predominantemente ejecutivos de séptimo rayo, cuya tarea es reorganizar el mundo como un todo sobre las más nuevas lí-neas. Son de la índole de expertos en eficiencia material, enviados para lidiar con asuntos internos e instituir esa actividad que eliminará esos factores que impiden a la nación impli-cada funcionar como un todo, como una unidad, integrada y coherente. Esas dificultades y desórdenes internos surgen de la falta de armonía y síntesis internas que (si se prolongan) impiden que una nación tenga algo con qué contribuir al mundo de naciones y conducen a que el ser de esa nación esté tan intensamente desordenado que la gente errónea llega al poder y se enfatizan los aspectos erróneos de la verdad. Una unidad nacional desordenada e inarmónica es una amenaza para la comunidad de naciones, y por lo tanto las limpiezas generales y los reajustes separativos deben avanzar antes de que la Federación de Nacio-nes pueda ser un hecho consumado.
Sin embargo la nueva era está en camino y nada puede impedir aquello que las estrellas decretan y que la Jerarquía de Mentes guiadoras consecuentemente prevé…
En su mente surge la pregunta en cuanto a si una profecía tal se cumplirá de verdad; y si no se cumpliera, ¿ese hecho no militaría en contra de mucho que dije y demostraría que soy poco fidedigno? Permítaseme responder esta pregunta señalando que aquellos de noso-tros que prevemos lo que puede y debe suceder, somos no obstante muy conscientes de que, aunque el cumplimiento de la profecía es inevitable, sin embargo el factor tiempo puede no resultar como fuera indicado. Esto será porque los angustiados mecanismos hu-manos de aquellos a quienes se les da el trabajo no lograrán reaccionar correctamente o en el momento oportuno… Gran parte del éxito en los trascendentales años venideros depende del trabajo realizado por todos quienes puedan estar afiliados (aun ligeramente) al Nuevo Grupo de Servidores del Mundo. Si se educa a la opinión pública acerca de los nuevos ideales, el ímpetu de esa creciente marea facilitará grandemente el trabajo de es-tos ejecutivos de séptimo rayo… Por lo tanto, el fracaso pesará sobre los hombros de los aspirantes y discípulos mundiales y no indicará profecía inexacta o malinterpretadas condi-ciones astrológicas.
En todo caso, el fin profetizado es inevitable, pero el tiempo de ese fin está en manos de la humanidad despierta. El margen de diferencia también será sólo entre cien y trescientos años. El impulso hacia la síntesis es ahora demasiado fuerte como para que sea largamen-te demorado.
[Bibliografía: La Exteriorización de la Jerarquía y Sicología Esotérica I (de los libros de Alice A. Bailey por Fundación Lucis)]. www.lucis.org

(Escuchado/descargado 72 veces, 1 visitas hoy)
0
Descubrir más
Play Imagen Título
Programa