0%

Dinero

Programa: Reflexión sobre los Libros Azules


Lista de tracks:


Sumar a la lista de reproducción

Reseña:


(Escuchado/descargado 36 veces, 1 visitas hoy)
4+

El aspirante conoce el valor oculto del dinero en el servicio. No busca nada para sí, excepto aquello que puede equiparlo para realizar el trabajo, considerando el dinero y lo que el dinero procura como algo que debe ser empleado para los demás, y como medio para lograr la fructificación de los planes del Maestro, tal como él los percibe. Quien nada desea para sí puede ser el receptor de la abundancia financiera y el distribuidor de las riquezas del universo. Por el contrario, si aumenta su riqueza, le acarrea dolor y angustia, descontento y perversión.

“El amor al dinero es la raíz de todo mal”. Esto nos lleva a la debilidad fundamental de la humanidad — la calidad del deseo. El dinero es su resultado y su símbolo.

Este deseo es la causa subyacente, desde el simple proceso de trueque e intercambio (como lo practicaban los primitivos salvajes) hasta la complicada y formidable estructura financiera y económica del mundo moderno. Exige la satisfacción de la necesidad sentida, el deseo de bienes y posesiones, el deseo de confort material, de la adquisición y la acumulación de cosas, el deseo de poder y la supremacía que sólo el dinero puede dar. Este deseo controla y domina el pensamiento humano; es la tónica de nuestra civilización moderna; es también el pulpo que lentamente sofoca la vida, la iniciativa y la decencia humanas; es la “piedra de molino” alrededor del cuello de la humanidad.

Mientras escribo estas palabras soy consciente del gran número de personas cuyas vidas no están dominadas por el amor al dinero y que pueden normalmente pensar en términos de valores más elevados. Son la esperanza del futuro, pero están individualmente aprisionados en el sistema que, espiritualmente, debe finalizar. Aunque no aman el dinero, lo necesitan y deben tenerlo; los tentáculos del mundo de los negocios los envuelve; deben trabajar y ganar lo necesario para vivir; la obra que tratan de realizar en bien de la humanidad no se puede llevar a cabo sin fondos.

En la nueva era que está sobre nosotros, antes del retorno del Cristo, el pedido de ayuda financiera debe ser para el establecimiento de correctas relaciones humanas y buena voluntad, y no para el desarrollo de alguna organización en particular.

Recuerden que el dinero es la consolidación de la energía amorosa y viviente de la divinidad, y que cuanto mayor sea la comprensión y expresión del amor, tanto más libremente afluirá lo necesario para llevar a cabo el trabajo. Ustedes trabajan con la energía del amor y no con la energía del deseo, reflejo o distorsión del amor. Creo que si reflexionan sobre esto, verán el camino con mayor claridad.

Así como en el pasado el dinero fue el instrumento del egoísmo de los hombres, ahora debe ser el instrumento de su buena voluntad.

La liberación de la energía del átomo cambiará totalmente la situación económica y política del mundo, porque esta última depende en gran parte de la primera. Se simplificará nuestra civilización mecánica, y marcará el comienzo de una era en que estaremos libres de la pesadilla del dinero (poseerlo o no), y la familia humana reconocerá universalmente su categoría como reino puente entre los tres reinos inferiores de la naturaleza y el quinto reino o espiritual. Habrá tiempo y libertad para cultivar el alma, lo que reemplazará nuestros métodos modernos de educación, y la significación de los poderes del alma y el desarrollo de la conciencia superhumana absorberán en todas partes la atención de educadores y estudiantes.

La provisión de adecuado alimento, ropa y vivienda a las masas irreflexivas en todas partes producirá un cambio en la sicología mundial, la cual será constructiva y sana, e introducirá la tan deseada era de paz y abundancia. No se niega que el problema involucrado es difícil, y de ello sólo es responsable el egoísmo y la codicia del hombre. En realidad, es relativamente simple, si no se lo complica demasiado con la deducción estadística y el egoísmo opositor de los intereses nacionales y acomodados. El término “intereses acomodados” no se emplea para designar determinada clase social, porque trasferir el dinero de un grupo a otro no proporciona una verdadera solución. Cualquier sector que posea dinero en determinado momento ejerce poder, y esto es verdad, ya se trate de la actual clase capitalista, del proletariado enriquecido o de un gobierno codicioso.

Ahora se está haciendo un nuevo intento para liberar a los “prisioneros del planeta”. La Jerarquía, mediante el grupo de servidores del mundo, en proceso de formación, procura restaurar los misterios a la humanidad, a la cual realmente pertenecen. Para el triunfo de este intento es fundamentalmente necesario que quienes hayan percibido la visión o visto una parte del plan, se dediquen nuevamente al servicio de la humanidad, se consagren al trabajo de ayudar hasta el máximo de su capacidad (reflexionen sobre estas palabras y extraigan su significado) a todos los servidores del mundo, y sacrifiquen su tiempo y den de su dinero para favorecer el esfuerzo de los Grandes Seres. Ante todo no dejen de practicar la meditación; mantengan la unión interna; piensen en la verdad en todo momento. La necesidad y la oportunidad son grandes, y todos los que pueden ayudar son llamados al frente de batalla. Por lo tanto, todos pueden ser útiles de alguna manera si cada uno y todos comprenden la verdadera naturaleza del sacrificio, desarrollan habilidad en la acción y trabajan sin apegos.

 

Extraído de Iniciación Humana y Solar, Un Tratado sobre Magia Blanca, Discipulado en la Nueva Era Tomo I, Los Problemas de la Humanidad, La Reaparición del Cristo, La Exteriorización de la Jerarquía y Sicología Esotérica Tomo II.

(Escuchado/descargado 36 veces, 1 visitas hoy)
Compartir

Detalles:


Descubrir más
Play Imagen Título
Programa