0%

El Antakarana

Programa: Reflexión sobre los Libros Azules


Lista de tracks:


Sumar a la lista de reproducción

Reseña:


(Escuchado/descargado 90 veces, 1 visitas hoy)
3+

“Antes de que el hombre pueda hollar el sendero, debe convertirse en el Sendero mismo”. El Antakarana es simbólicamente el Sendero. Esta es una de las paradojas de la ciencia esotérica. Paso a paso y etapa tras etapa construimos ese sendero, así como la araña teje su tela. Ese “camino de retorno” realizado dentro de nosotros mismos, es el Camino que debemos descubrir y recorrer.

El antakarana es el puente que el hombre construye —mediante la meditación, la comprensión y el trabajo creador y mágico del alma— entre los tres aspectos de su naturaleza mental. En consecuencia los objetivos primordiales de la educación del futuro serán:

  • Establecer el alineamiento entre la mente y el cerebro, mediante la correcta comprensión de la constitución interna del hombre, particularmente del cuerpo etérico y los centros de fuerza.
  • Erigir un puente entre el cerebro, la mente y el alma, para obtener una personalidad integrada, como la expresión del constante desarrollo del alma que mora internamente.
  • Construir el puente entre la mente inferior, el alma y la mente superior, a fin de alcanzar la iluminación de la personalidad.

La educación es por lo tanto la Ciencia del Antakarana.

El hombre… descubre entonces un aspecto de sí mismo que ni ha soñado en las primeras etapas de su desarrollo. Descubre el alma y pasa por la ilusión de la dualidad, etapa necesaria, aunque no permanente… Trata de fusionarse con el alma y de identificarse él, la personalidad consciente, con ese alma sobreumbrante. Aquí, técnicamente hablando, debe comenzar la verdadera construcción del antakarana, el puente entre la personalidad y el alma.

Cuando se hayan construido estos puentes simbólicos se facilitará la corriente o la afluencia de la conciencia y se producirá esa continuidad de conciencia o sentido de percepción ininterrumpida, que eliminará finalmente el temor a la muerte, suprimirá todo sentido de separatividad y hará que el hombre responda, a través de su conciencia cerebral, a las impresiones que le llegan de los reinos espirituales superiores o de la Mente de Dios. De esta manera podrá ser iniciado más fácilmente en los propósitos y planes del Creador.

La educación también debería ocuparse, durante la nueva era, de salvar esta brecha entre los tres aspectos de la naturaleza mental: entre el alma y la mente inferior, de este modo produciendo aunamiento entre el alma y la personalidad, y entre la mente inferior, el alma y la mente superior.

La raza está preparada para esto y, por primera vez en la trayectoria de la humanidad, el trabajo de unión puede progresar en una escala relativamente amplia.

La Ciencia del Antakarana, esta nueva y verdadera ciencia de la mente, empleará sustancia mental para construir el puente entre la personalidad y el alma, y luego entre el alma y la Tríada espiritual. Esto significa trabajar activamente con sustancia más sutil que la de los tres mundos de la evolución humana común, y concierne a la sustancia de los tres niveles superiores del plano mental.

La Ciencia del Antakarana se refiere, por lo tanto, a todo el sistema de energía entrante, con los procesos de su utilización, trasformación y fusión. Trata también de las energías salientes y su relación con el medio ambiente, constituyendo la base de la ciencia de los centros de fuerza.

El antakarana es por lo tanto el hilo de la conciencia y de la inteligencia, y el agente que responde a todas las reacciones sensoriales.

Desde que puso por primera vez sus pies en el Sendero, [el discípulo] ha estado tratando de construir el antakarana. Aun eso significó un acto de fe, y en las primeras etapas prosigue con el trabajo de construcción no obstante saber apenas lo que hace. Sigue ciegamente las antiguas reglas y trata de aceptar como fáctico aquello que a él no le ha probado ser un hecho pero que está testimoniado por incontables miles en el trascurso de las edades. La naturaleza de todo el proceso es un triunfo culminante de ese sentido innato de la Deidad que ha impulsado al hombre hacia adelante, desde las más primitivas experiencias y aventuras físicas hasta esta gran aventura de construir un sendero para sí, desde el mundo material denso al espiritual. Estas energías espirituales superiores han sido hasta ahora reconocidas por él a través de sus efectos; ahora tiene que aprender a manejarlas, ante todo, dejándolas afluir en él y a través de él, vía el antakarana, dirigiéndolas luego hacia el objetivo inmediato del plan divino.

Su vida asume un nuevo colorido, totalmente sin relación alguna con los tres mundos de su experiencia pasada. Él, la suma total de ese pasado, enfrenta nuevas aventuras espirituales y ahora tiene que hollar el Sendero que lo lleva de la evolución humana normal al Camino de la Evolución Superior. Él está bien equipado para enfrentar esta nueva experiencia.

La Ciencia del Antakarana está relacionada con todo el problema de la energía, pero especialmente con la energía manipulada por el individuo y las fuerzas mediante las cuales él se relaciona con otros individuos o grupos.

La meta de todos los aspirantes y discípulos es llegar a percibir esta corriente de energía con sus variadas diversificaciones y a emplear conscientemente estas energías de dos maneras: en el autodesarrollo, internamente, y en servicio al plan para la humanidad.

Extraído de Educación en la Nueva Era y Los Rayos y las Iniciaciones.

(Escuchado/descargado 90 veces, 1 visitas hoy)
Compartir

Detalles:


Descubrir más
Play Imagen Título
Programa