0%

El N.G.S.M: Constructores de la nueva era

Programa: Reflexión sobre los Libros Azules


Lista de tracks:


El N.G.S.M: Constructores de la nueva era

Reflexión sobre los Libros Azules

Sumar a la lista de reproducción

Reseña:


(Escuchado/descargado 12 veces, 1 visitas hoy)
35+

En el pasado hemos tenido Salvadores mundiales —Hijos de Dios que han enunciado un mensaje mundial y traído un aumento de luz a los pueblos. Ahora, en la plenitud del tiempo, y mediante el trabajo de evolución, está emergiendo un grupo que tal vez traerá salvación al mundo.

La Jerarquía ahora enfrenta otra situación que requiere cuidadoso manejo. Ellos deben reunir y soldar los diversos hilos de energía influyente y las tendencias diferentes de poder del pensamiento que el trabajo de los grupos desde el año 1500 ha producido. Además ahora tienen que contrarrestar algunos de los efectos que están tendiendo hacia una mayor diferenciación. Esto inevitablemente debe ser así cuando la fuerza es puesta en contacto con el mundo material. Impulsos iniciales contienen potencia tanto para el bien como para el mal. Mientras la forma sigue siendo de importancia secundaria y relativamente insignificante, la llamamos bien. Entonces la idea y no su expresión controla. A medida que pasa el tiempo y la energía del pensamiento hace su impacto en la materia y las mentes menores se apoderan del tipo particular de energía o son vitalizadas por ella, entonces el mal comienza a hacer sentir su presencia. Esto finalmente se demuestra como egoísmo, separatidad, orgullo y esas características que han producido tanto daño en el mundo.

De ahí que estemos pasando por una etapa intermedia de cambio y de cuestionamiento, de rebelión y consiguiente libertinaje aparente. Los métodos de la ciencia —investigación y análisis, comparación y deducción— están siendo aplicados a la creencia religiosa. La historia de las religiones, las bases de la doctrina, el origen de las ideas y el acrecentamiento de la idea de Dios, están siendo sometidos a investigación y estudio. Esto conduce a mucha disputa; al rechazo de viejas ideas establecidas respecto a Dios, al alma, al hombre y su destino.

De la miscelánea de ideas, teorías, especulaciones, religiones, iglesias, cultos, sectas y organizaciones, surgen dos líneas principales de pensamiento —una condenada finalmente a desaparecer, la otra a fortalecerse y crecer, hasta que dé nacimiento (para nosotros) a la última formulación de la verdad que será suficiente para la próxima era y llevará al hombre a un más elevado pináculo del Templo y al Monte de la Iniciación.

Estas dos líneas son:

• Aquellos que miran hacia el pasado, que se aferran a las viejas formas, las antiguas teologías y los métodos reaccionarios de rechazo para encontrar la verdad. Ellos son las personas que reconocen autoridad, sea la de un profeta, una biblia o una teología. Son los que prefieren obedecer a la autoridad impuesta, en vez de la guía autoimpuesta de un alma esclarecida. Pertenecen en su mayoría a la vieja generación, y la esperanza para ellos está en su devoción y en el hecho de que la evolución misma los llevará adelante hacia el segundo grupo.

• El segundo grupo es hasta ahora una muy pequeña minoría, pero aumenta constantemente. Es ese grupo interno de los que aman a Dios, los místicos intelectuales, los conocedores de la realidad que no pertenecen a religión u organización alguna, pero que se consideran miembros de la Iglesia universal y “miembros los unos de los otros”. Son extraídos de toda nación, raza y pueblo; son de todo color y escuela de pensamiento, sin embargo hablan el mismo idioma, aprenden mediante los mismos símbolos, huellan el mismo sendero, han rechazado las mismas cosas no esenciales y han aislado el mismo cuerpo de creencias esenciales. Se reconocen entre sí; otorgan igual devoción a los líderes espirituales de todas las razas y utilizan con igual libertad la biblia de los demás. Forman el trasfondo subjetivo del nuevo mundo; constituyen el núcleo espiritual de la venidera religión mundial; son el principio unificador que finalmente salvará al mundo.

Tal cuerpo ahora existe con sus miembros en todas las tierras. Relativamente son contados, pero constantemente sus números están aumentando y cada vez más su mensaje será percibido. Están investidos de un espíritu de construcción, pues son los constructores de la nueva era; se les ha encomendado el trabajo de preservar el espíritu de la verdad y de reorganizar los pensamientos de los hombres, a fin de que la mente racial sea controlada y llevada a esa condición meditativa y reflexiva que le permitirá reconocer el próximo desenvolvimiento de la divinidad.

Si es verdad que en el trasfondo de nuestro actual estado mundial se está reuniendo un grupo de místicos que se caracterizan por conocimiento, visión y un poder para trabajar en niveles mentales, invisibles y no reconocidos por los hombres, también podría notarse que este grupo no está limitado a los tipos estrictamente religiosos. Hombres y mujeres en todas las ramas de pensamiento humano se encuentran dentro de este grupo, inclusive científicos y filósofos.

Si pudiéramos observar como pueden Aquellos en el lado interno y si estuviéramos en posición de contrastar la “luz” de la humanidad como es hoy con lo que era hace doscientos o trescientos años, reconoceríamos que se han hecho enormes avances. Esto está evidenciado por el hecho de que el surgimiento de una banda de “almas condicionantes”, bajo el nombre de el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo, ha sido posible desde 1925.

 

Compilado “El Nuevo Grupo de Servidores del Mundo”; de los libros azules, los libros de Alice Bailey.

(Escuchado/descargado 12 veces, 1 visitas hoy)
Compartir

Detalles:


Descubrir más
Play Imagen Título
Programa