0%

EL NUEVO ORDEN MUNDIAL

Programa: La voz del silencio


Lista de tracks:


EL NUEVO ORDEN MUNDIAL

La Voz del Silencio

Sumar a la lista de reproducción

Reseña:


(Escuchado/descargado 172 veces, 1 visitas hoy)
111+

Alrededor del comienzo del siglo xviii, después de un encuentro de la Jerarquía en su gran reunión centenaria en 1725, se determinó realizar un esfuerzo que ejerciera una influencia más definida sobre el grupo de almas que aguardaba encarnar, y en consecuencia inducirlas a apresurar su entrada en la vida del plano físico. Así se hizo, y la civilización de tiempos modernos vino a la existencia, con resultados tanto buenos como malos. La era de cultura que fue la característica sobresaliente de la edad Victoriana, los grandes movimientos que despertaron la conciencia humana a un reconocimiento de su libertad esencial, la reacción contra el dogmatismo de la Iglesia, los grandes y maravillosos desarrollos científicos del pasado inmediato y las actuales revoluciones sexuales y proletarias que ahora están en marcha, son el resultado de los “impulsivos” apresuramientos a la encarnación de almas cuyo tiempo verdaderamente no había llegado pero cuya influencia condicionante era necesaria si ciertas dificultades (presentes desde 1525) habían de ser desviadas. Los malos efectos mencionados más arriba son indicativos de las dificultades incidentes a desarrollo prematuro y a los indeseables desenvolvimientos de lo que podría denominarse (imprudentemente sin embargo) mal.

Estas almas entrantes, a través de su comprensión altamente desarrollada y por medio de su “poder pertinaz”, frecuentemente han hecho estragos en varias direcciones. Sin embargo, si pudiéramos observar como pueden Aquellos en el lado interno y si estuviéramos en posición de contrastar la “luz” de la humanidad como es hoy con lo que era hace doscientos o trescientos años, reconoceríamos que se han hecho enormes avances. Esto está evidenciado por el hecho de que el surgimiento de una banda de “almas condicionantes”, bajo el nombre de el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo, ha sido posible desde 1925. Ellas pueden ahora ingresar gracias al trabajo ya realizado por el grupo de almas que apresuraron su entrada a encarnación, bajo el impulso de la Jerarquía.

… puede ser resumido así: el nuevo orden mundial facilitará el establecimiento de rectas relaciones humanas, basadas en justicia, en el reconocimiento de derechos heredados, en oportunidad para todos —sin distinción de raza, color o credo—, en la supresión de la delincuencia y del egoísmo a través de correcta educación, y en el reconocimiento de potencialidades divinas en el hombre así como también el reconocimiento de una Inteligencia divina que dirige, en Quien el hombre vive, se mueve y tiene su ser.

Es igualmente esencial que el nuevo orden mundial desarrolle en la humanidad un sentido de divinidad y de relación con Dios, sin embargo sin énfasis alguno en teologías raciales y credos separativos. Debe enseñarse lo esencial de las creencias religiosas y políticas e inculcarse una nueva simplicidad de vida. Hoy, estos se han perdido en el énfasis puesto en posesión material, en cosas y en dinero. El problema del dinero tendrá que ser encarado; el problema de la distribución de riqueza —sea natural o humana— necesitará cuidadoso manejo y un compromiso alcanzado entre esas naciones que poseen recursos ilimitados y esas que tienen pocos o ninguno; el problema de las variables formas de gobierno nacional debe ser encarada con valor e insight; la restauración —sicológica, espiritual y física— del género humano debe constituir una responsabilidad primaria. El sentido de seguridad debe estar cimentado en una base firme —la base de recta relación, y no la base de fuerza. Los hombres deben sentirse seguros porque están intentando

desarrollar buena voluntad internacional y se tienen confianza mutua, y por lo tanto no dependen de los efectivos de sus ejércitos y flotas.

El reconocimiento de una Jerarquía espiritual que está obrando a través del nuevo grupo de servidores del mundo debe crecer constantemente en alguna forma u otra.

¿qué debería planificar el resto del mundo? ¿Para qué objetivos mundiales deberían trabajar las democracias? Esquemas utópicos, formas idealistas de gobierno y procesos culturales de vida siempre han sido los juguetes de la mente humana a través de los siglos. Pero estas utopías han estado tan lejos de ser posibles que su presentación parece inútil. La mayoría son completamente imprácticas.

Ciertas posibilidades inmediatas y objetivos alcanzables pueden ser elaborados, sin embargo, dada una definida voluntad-al-bien y paciencia de parte de la humanidad.

Ciertas premisas mayores y espirituales deberían respaldar todos los esfuerzos para formular el nuevo orden mundial. Permítanme declarar algunas de ellas:

1. El nuevo orden mundial debe satisfacer la necesidad inmediata y no ser un intento para satisfacer alguna visión distante, idealista.

2. El nuevo orden mundial debe ser apropiado para un mundo que ha pasado por una crisis destructiva y para una humanidad que está muy destrozada por la experiencia.

3. El nuevo orden mundial debe sentar la base para un futuro orden mundial que será posible sólo después de un período de recuperación, de reconstrucción y de reedificación.

4. El nuevo orden mundial estará fundado en el reconocimiento de que todos los hombres son iguales en origen y meta pero que todos están en etapas de desarrollo evolutivo que difieren; que integridad personal, inteligencia, visión y experiencia, así como una marcada buena voluntad, deberían indicar liderazgo. El dominio del proletariado sobre la aristocracia y la burguesía, como en Rusia, o el dominio de una aristocracia entronizada sobre el proletariado y las clases medias, como hasta hace poco en Gran Bretaña, deben desaparecer. El control del trabajo por el capital o el control del capital por el trabajo, también deben acabarse.

5. En el nuevo orden mundial, el cuerpo gobernante en cualquier nación debería estar compuesto por quienes trabajan para el mayor bien del mayor número y quienes al mismo tiempo ofrecen oportunidad a todos, procurando que al individuo se lo deje libre. Hoy los hombres de visión están logrando reconocimiento, posibilitando así una correcta elección de líderes. Ello no fue posible hasta este siglo.

6. El nuevo orden mundial estará fundado en un activo sentido de responsabilidad. La regla será “todos para uno y uno para todos”. Esta actitud entre naciones tendrá que ser desarrollada. Aún no está presente.

7. El nuevo orden mundial no impondrá un tipo uniforme de gobierno, una religión sintética y un sistema de estandarización a las naciones. Los derechos soberanos de cada nación serán reconocidos y se permitirá plena expresión a su genio peculiar, tendencias individuales y cualidades raciales. En un caso particular solamente debería hacerse un intento de producir unidad y eso será en el campo de educación.

8. El nuevo orden mundial reconocerá que los productos del mundo, los recursos naturales del planeta y sus riquezas, no pertenecen a ninguna nación sino que deberían ser compartidos por todas. No habrá naciones bajo la categoría “tienen” y otras bajo la categoría opuesta. Se desarrollará una equitativa y adecuadamente organizada distribución del trigo, del petróleo y de la riqueza mineral del mundo, basada en

las necesidades de cada nación, en sus propios recursos internos y los requerimientos de su pueblo. Todo esto será elaborado en relación con el todo.

9. En el período preparatorio para el nuevo orden mundial habrá un desarme constante y regulado. No será optativo. No se permitirá que nación alguna produzca ni organice cualquier equipamiento para propósitos destructivos o para infringir la seguridad de cualquier otra nación. Una de las primeras tareas de cualquier conferencia de paz futura será regular esta materia y gradualmente procurar el desarme de las naciones.

Estas son las premisas simples y generales sobre las cuales el nuevo orden mundial debe comenzar su trabajo. Estas etapas preliminares deben ser mantenidas fluidas y experimentales; nunca debe perderse la visión de posibilidad y los fundamentos deben ser preservados intactos, pero los procesos intermedios y las experimentaciones deben ser llevados adelante por hombres que, teniendo presente el interés del todo, puedan cambiar los detalles de organización mientras preservan la vida del organismo.

La guerra asestó un golpe mortal al mal material, y su asimiento sobre la humanidad está grandemente debilitado.

No debe confundirse el mal con las actividades que despliegan los maleantes y delincuentes, éstos son el resultado de masivas imperfecciones emergentes, siendo víctimas de la ignorancia, la mala educación en la infancia y la incomprensión de correctas relaciones humanas durante edades. La Ley de Renacimiento finalmente los conducirá al camino del bien.

Verdaderamente malos son quienes tratan de forzar el retorno a los antiguos y malos métodos, quienes se esfuerzan por mantener en algún tipo de esclavitud a sus semejantes, quienes obstaculizan la expresión de una o las Cuatro Libertades, quienes adquieren riquezas materiales a expensas de los explotados o quienes procuran retener para sí y acaparar y lucrar con el producto de la tierra y hacen prohibitivo el costo de las necesidades de la vida para quienes no poseen riquezas. En todas las naciones, quienes así actúan, piensan y planean, son generalmente personas prominentes debido a sus riquezas e influencia; sin embargo, no por ignorancia, pecan contra el bien, pues sus metas son materiales y no espirituales. Son relativamente pocos en comparación con los incontables millones de hombres, pero son extremadamente poderosos; son muy inteligentes pero inescrupulosos, y por medio de ellos trabajan las Fuerzas del Mal, retardando el progreso, promoviendo la pobreza, engendrando el odio y las diferencias de clase, fomentando diferencias raciales para sus propios fines, y manteniendo la ignorancia en el poder. Su pecado es grave y será difícil que cambien, porque el poder y la voluntad-al-poder (que milita contra la voluntad-al-bien) es un factor predominante que controla completamente sus vidas; ellos trabajan hoy contra la unidad de las Naciones Unidas, mediante su codicia y su determinación de adueñarse de los recursos de la tierra (tales como el petróleo, la riqueza mineral y alimentaria), manteniendo al pueblo anémico debido a la alimentación inadecuada. Estos hombres que se hallan en cada nación, se entienden recíprocamente y trabajan juntos en grandes asociaciones para la explotación de las riquezas de la tierra a expensas de la humanidad.

El surgimiento de la imperfección y el planificado esfuerzo del mal han sido paralelos a la aparición del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo y a la preparación que está haciendo la Jerarquía para exteriorizarse en el plano físico. La Jerarquía es ahora extremadamente poderosa; sus Ashramas están colmados de iniciados y discípulos, y su periferia o campo magnético está atrayendo incontables millares de aspirantes hacia ella.

[Bibliografía: Sicología Esotérica II, Curación Esotérica y La Exteriorización de la Jerarquía (ediciones en revisión por Fundación Lucis, Buenos Aires, Argentina) escritos de 1939]
(Escuchado/descargado 172 veces, 1 visitas hoy)
Compartir

Detalles:


Descubrir más
Play Imagen Título
Programa