El Séptimo Rayo Revelador de la Nueva Era: Declaraciones de Introducción

Programa: Reflexión sobre los Libros Azules


Lista de tracks:


El Séptimo Rayo Revelador de la Nueva Era: Declaraciones de Introducción

Sumar a la lista de reproducción

Reseña:


 

Declaraciones Generales de Introducción

 

El alma humana es una síntesis de energía material, cualificada por conciencia inteligente, además de la energía espiritual que, a su vez, está cualificada por uno de los siete tipos de rayo.

 

De este modo el ser humano emerge, un hijo de Dios, encarnado en la forma, con una mano (como dice el Antiguo Comentario) sujeta firmemente a la roca de la materia y con la otra mano sumergida en un mar de amor. Una antigua escritura lo expresa de este modo:

 

“Cuando la mano derecha del hombre de materia agarra la flor de la vida y la arranca para él, la mano izquierda permanece vacía.

“Cuando la mano derecha del hombre de materia agarra el loto dorado del alma, la izquierda desciende buscando la flor de la vida, aunque no la pide para fines egoístas.

“Cuando la mano derecha sostiene el loto dorado firme y la mano izquierda agarra la flor de la vida, el hombre descubre que él es la planta de siete hojas que florece en la tierra y florece ante el Trono de Dios.”

 

… Espacio de Silencio…

 

El propósito de la Deidad, como lo conoce el Creador, es totalmente desconocido para todos excepto los iniciados superiores. Pero el propósito de cada Vida de rayo puede ser sentido y definido, sujeto por supuesto a las limitaciones de la mente humana y a lo inadecuado de las palabras. La actividad planeada de cada rayo cualifica toda forma que se halla dentro de su cuerpo de manifestación.

 

Llegamos ahora a una declaración técnica que debe ser aceptada para bien del argumento, no pudiendo probarse. Todos los Señores de los rayos crean un cuerpo de expresión, [i4] y de este modo los siete planetas han venido al ser. Estas son sus expresiones principales:

 

El Sol (Velando a Vulcano)

Júpiter

Saturno

Mercurio

Venus

Marte

La Luna

 

Las energías de estas siete Vidas sin embargo no están confinadas a sus expresiones planetarias, sino que se extienden alrededor de los confines del sistema solar así como los impulsos de vida de un ser humano —sus fuerzas vitales, sus impulsos de deseo y sus energías mentales— se extienden por todo su cuerpo, activando los diversos órganos y permitiéndole llevar a cabo su intención, vivir su vida y cumplir el objetivo para el cual creó su cuerpo de manifestación.

 

Cada uno de los siete reinos en la naturaleza reacciona a la energía de alguna particular Vida de rayo. Cada uno de los siete planos reacciona similarmente; cada septenario en la naturaleza responde a la vibración de uno u otro de los septenarios iniciales, pues los siete rayos establecen ese proceso que asigna los límites de influencia de todas las formas. Son eso que determina todas las cosas, y cuando uso estas palabras indico la necesidad de Ley. Ley es la voluntad de las siete Deidades, haciendo su impresión en la sustancia en orden a producir una intención específica mediante el método del proceso evolutivo.

 

… Espacio de Silencio…

 

Para comprender lo que hoy está teniendo lugar, debemos reconocer que estas energías son siete. Se las llama por muchos nombres en muchas tierras diferentes, pero para nuestros propósitos se utilizarán los siete nombres siguientes:

 

  1. La energía de Voluntad, Propósito o Poder, llamada en tierras cristianas la energía de la Voluntad de Dios.
  2. La energía de Amor-Sabiduría, llamada frecuentemente el Amor de Dios.
  3. La energía de Inteligencia Activa, llamada la Mente de Dios.
  4. La energía de Armonía a través del Conflicto, que afecta grandemente a la familia humana.
  5. La energía de Conocimiento Concreto o Ciencia, tan poderosa en esta época.
  6. La energía de Devoción o Idealismo, produciendo las ideologías actuales.
  7. La energía de Orden Ceremonial, produciendo las nuevas formas de civilización.

 

Estas energías están incesantemente aprovechando la humanidad, produciendo cambios, expresándose mediante sucesivas civilizaciones y culturas, dando forma a las muchas razas y naciones.

 

Esto de ninguna manera infringe el libre albedrío del hombre; estas fuerzas tienen su aspecto superior y su aspecto inferior y el hombre responde a ellas de acuerdo a su desarrollo mental y espiritual, como lo hacen naciones y razas como un todo. La humanidad hoy ha llegado a un punto donde hay una respuesta muy sensible a lo superior y mejor.

 

Esta enseñanza referente a los siete rayos sigue siendo una especulación infructuosa a menos que sea susceptible de investigación, de comprobación final y de utilidad general además de particular. Mucho de lo que hoy se escribe tendrá que ser descartado como inútil, como que no merece aceptación como una hipótesis posible y como no demostrando una verdad que puede ser probada.

 

Aunque trato de… proporcionar cierta medida de información técnica desde el punto de vista de la Jerarquía, mi motivo fundamental es siempre el mismo: indicar el camino del proceso viviente y estimular esa curiosidad divina y ese sentido de aventura espiritual saliente y aspiración entusiasta de progreso que está latente en todos los discípulos y que, cuando es estimulado, les permitirá continuar más serena y sensatamente en el Sendero de Retorno.

 

 

Extraído de: “Sicología Esotérica, Tomo I”, “Astrología Esotérica” y “El Destino de las Naciones”. Alice Ann Bailey.

COMPARTIR

Detalles:


Descubrir más
JugarCubiertaEl Título De La Pista
La Pista De Los Autores