0%

El templo del Alma: el cuerpo causal

Programa: Reflexión sobre los Libros Azules


Lista de tracks:


El templo del Alma: el cuerpo causal

Reflexión sobre los Libros Azules

Sumar a la lista de reproducción

Reseña:


(Escuchado/descargado 26 veces, 1 visitas hoy)
20+

¿Qué se quiere dar a entender cuando se habla del cuerpo causal? No digan superficialmente el cuerpo de las causas, porque las palabras así expresadas son a menudo confusas y ambiguas. Vamos a considerar al cuerpo causal y averiguar cuáles son sus partes componentes.

El cuerpo causal es una colección de átomos permanentes, tres en total, encerrados en una envoltura de esencia mental…

Por lo tanto el trabajo de la Personalidad —pues hemos de mirar todo desde este ángulo hasta alcanzar la visión egoica— consiste primero en embellecer, construir y expandir el cuerpo causal; segundo, retirar la vida de la Personalidad dentro de éste, absorbiendo lo bueno de la vida personal y almacenándolo en el cuerpo del Ego. Podemos denominarlo Vampirismo Divino, porque siempre el mal no es sino el otro lado del bien. Después de realizar esto, viene la aplicación de la llama al cuerpo causal mismo y el gozoso compás de espera mientras el trabajo de destrucción prosigue, y la Llama —el hombre interno viviente y el espíritu de vida divina— es liberada y asciende hasta su fuente.

El contenido del cuerpo causal es la acumulación por el lento y gradual proceso del bien en cada vida. La construcción avanza despacio al principio, pero hacia el fin de la encarnación —en el Sendero de Probación y en el Sendero de Iniciación— el trabajo avanza rápidamente. La estructura ha sido erigida y cada piedra fue extraída de la cantera de la vida personal. En el Sendero, en cada una de sus dos divisiones, la tarea de completar y embellecer el Templo prosigue con mayor rapidez…

(El Cuerpo Causal), desde el punto de vista del plano físico, no es un cuerpo subjetivo ni objetivo. Sin embargo es el centro de la conciencia egoica, y está formado por la conjunción de budi y manas. Es relativamente permanente y subsiste durante el largo ciclo de encarnaciones, y sólo se disipa después de la cuarta iniciación, cuando ya no existe la necesidad de renacimiento de parte de un ser humano.

En la debida comprensión del tema del Ego funcionando en el cuerpo causal, llega la capacidad de trabajar científicamente con el problema de la propia evolución…

Debe recordarse que al considerar el cuerpo causal tratamos específicamente con el vehículo de manifestación de un Ángel solar, que es la vida que le da forma y lo construye, perfecciona y expande, reflejando así en pequeñísima escala el trabajo del Logos en Su propio plano. El cuerpo causal es sólo la envoltura del Ego.

(El cuerpo causal) es el vehículo de la conciencia superior, el templo del Dios Inmanente, que es de una belleza tan rara y de una estabilidad tan firme, que cuando tiene lugar la destrucción final de esa obra maestra de muchas vidas, en verdad la copa a apurar es bien amarga, pues la unidad de conciencia parece quedar totalmente despojada. Consciente entonces únicamente del inherente Espíritu Divino, consciente sólo de la Verdad de la Deidad, consciente hasta las profundidades de su ser, de la naturaleza efímera de la forma y de todas las formas, permaneciendo solo en el vórtice de los ritos iniciáticos, despojado de todo sostén (amigo, Maestro, doctrina o entorno), bien puede el Iniciado exclamar: “Yo soy ese Yo soy y no hay nada más”. Bien puede simbólicamente poner su mano en la de Su Padre en el Cielo, y tender la otra en bendición al mundo de los hombres, pues sólo las manos que han dejado deslizar todo lo que existe en los tres mundos, están libres para impartir la final bendición a la humanidad que lucha. Entonces construye para sí una forma tal como la desea —una forma nueva que no está sujeta a la destrucción, sino suficiente para sus necesidades, para ser desechada o utilizada según lo justifiquen las circunstancias.

Cuando los hombres en todas partes se reconozcan a sí mismos y entre sí, como unidades divinas autoconscientes, funcionando principalmente en el cuerpo causal pero utilizando los tres vehículos inferiores sólo como un medio de contacto con los tres planos inferiores, tendremos gobierno, política, economía y orden social reajustados sobre líneas sólidas, sanas y divinas.

 

Compilado “El Alma, la cualidad de la Vida”; de los libros azules, los libros de Alice Bailey.

(Escuchado/descargado 26 veces, 1 visitas hoy)
Compartir

Detalles:


Descubrir más
Play Imagen Título
Programa