0%

El uso de la Voluntad

Programa: La voz del silencio


Lista de tracks:


El uso de la Voluntad

La Voz del Silencio

Sumar a la lista de reproducción

Reseña:


(Escuchado/descargado 59 veces, 1 visitas hoy)

Los hombres en todas partes están, si sólo lo supieran, siempre en un estado de meditación inconsciente, soñando cosas mejores, luchando por beneficios materiales deseados, anhelando eso que está más allá de su posesión actual y su consecución actual y, en muchos casos, incluso su visión. Todos estos deseos, anhelos, ansias, visiones y sueños son los “ingredientes” de la meditación enfocada que algún día conocerán; son los primeros resultados que producen éxito en los tres mundos y que al fin conducen a una personalidad integrada, lista para apreciar los aspectos superiores de meditación cuando concentración sobre el éxito y los beneficios materiales mundanos haya demostrado que ya no es atractiva. Eso que ellos, a través de concentración meditativa, han logrado crear (y todos los hombres, bajo la Ley de Karma, crean su propio mundo) ya no satisface; su meditación se desplaza entonces a la creación de cosas superiores, al mundo de valores espirituales y de eso que cubrimos con el término fallido e inadecuado de “cielo”.

Cada expresión de buena voluntad depende, tanto como podamos comprenderlo, de su potencia para corresponderse con la Voluntad Divina. La afluencia y la estimulación de la voluntad, contactada en el plano mental de la conciencia, potenciará inevitablemente a los seres de voluntad egoísta tanto como a los de buena voluntad. Es obvia la urgente necesidad de que los hombres y mujeres de buena voluntad concentren sus esfuerzos en utilizar la creciente afluencia de la energía de la voluntad en el pensamiento positivo y dinámico. Con esta energía podemos sintetizar las diversas fases de la crisis planetaria, pensar en términos globales y trabajar para el bien de la totalidad. ¿Cómo puede lograrse esto?

Sabemos que la canalización subjetiva y el trabajo de radiación en la meditación tienen un efecto constructivo y curativo porque la buena voluntad es una expresión de la energía del Amor. El amor es la cualidad y la característica universal de la vida divina en nuestro sistema solar y por lo tanto en este planeta. Utilizando el principio de que “la energía sigue al pensamiento” la mente puede invocar y dirigir todo tipo de energías, incluyendo la de buena voluntad, cuando sea necesario. Cuando un grupo tiene una comunión de pensamiento, el poder del pensamiento se incrementa geométricamente.

Nosotros utilizamos nuestro sistema horizontal de relaciones con la familia, la nación y la humanidad para distribuir la energía que contactamos en los niveles espirituales o verticales de conciencia. Es desde estas fuentes espirituales que la afluencia de la energía de la voluntad penetra en la conciencia humana. Esta energía puede inspirar el pensamiento en línea con la más elevada fuente del bien planetario y proveer el poder de implementar soluciones inclusivas.

Nuestra capacidad para expresar correctamente la voluntad se acrecienta en la medida en que nos vemos a nosotros mismos como una parte del grupo mundial de hombres y mujeres de buena voluntad. Manteniendo al grupo de servidores planetarios en el círculo del amor divino podemos crear en la conciencia humana las necesarias ideas de compartir, cooperar, fraternizar y unir, las cuales pueden inspirar a la humanidad a dirigirse hacia nuevas metas de evolución. Por medio de nuestra intensificada voluntad al bien servimos como un poderoso estímulo para la expresión de buena voluntad alrededor del mundo.

La liberación de la energía atómica es la primera de muchas grandes liberaciones en todos los reinos de la naturaleza; la gran liberación que la humanidad tiene por delante traerá a la expresión poderes creadores en masa, potencias espirituales y desarrollos síquicos que probarán y demostrarán la divinidad y la inmortalidad del hombre.

Las causas iniciadas por el hombre, vida tras vida, constituyen el factor importante; estas resultan en la aparición de enfermedad, en el surgimiento de alguna consecuencia desastrosa en circunstancia y en acontecimiento… El hombre debe aprender a tratar estas causas, reconocerlas y descubrir cuál es la energía condicionante que produce el efecto correspondiente, ocupándose primeramente de la tarea de contrarrestar la causa oponiéndole una voluntad entrenada.

Es obvia la urgente necesidad de que los hombres y mujeres de buena voluntad concentren sus esfuerzos en utilizar la creciente afluencia de la energía de la voluntad en el pensamiento positivo y dinámico.

No olviden que todo éxito (tanto bueno como malo) depende del mantenimiento del punto de tensión. Este punto de tensión involucra el enfoque dinámico de todas las energías mentales, emocionales y físicas en un punto central de actividad planificada. Dicho sea de paso, tal es el objetivo de todo verdadero trabajo de meditación.

[Bibliografía: Discipulado en la Nueva Era II, Los Problemas de la Humanidad, Curación Esotérica, La Exteriorización de la Jerarquía (de los libros de Alice A. Bailey por Fundación Lucis)] y Secuencia 2 de Buena Voluntad. www.lucis.org

(Escuchado/descargado 59 veces, 1 visitas hoy)
3+
Descubrir más
Play Imagen Título
Programa