0%

Encarnación, Reencarnación, Renacimiento

Programa: Reflexión sobre los Libros Azules


Lista de tracks:


Encarnación, Reencarnación, Renacimiento

Reflexión sobre los Libros Azules

Sumar a la lista de reproducción

Reseña:


(Escuchado/descargado 57 veces, 1 visitas hoy)
12+

Una encarnación es un período definido (desde el ángulo del alma) donde el experimento, la experiencia y la expresión, constituyen la nota clave de cada encarnación. Cada encarnación sucesiva continúa el experimento, profundiza la experiencia y relaciona más estrechamente la expresión con la latente divinidad en desarrollo.

El sendero de encarnación no se recorre rápidamente, sino que el Ego desciende muy lentamente y toma posesión gradual de sus vehículos; cuanto menos evolucionado es el hombre, más lento es el proceso. Consideramos aquí el período que trascurre después que el Ego ha dado el primer paso hacia el descenso y no el tiempo trascurrido entre dos encarnaciones.

Los intervalos de la vida, o esos períodos en que el hombre espiritual está fuera de encarnación y se ha retirado dentro de la conciencia egoica, prácticamente no existen para el que está poco evolucionado; pasan cíclicamente y con asombrosa rapidez dentro y fuera de encarnación. La analogía en el plano físico de esta rápida actividad se encuentra en el intenso ir y venir del hombre común a medida que enfrenta las exigencias de la existencia, y también en la dificultad que evidencia para la paciencia, para la espera y para obtener el equilibrio meditativo. Durante el progreso, se alargan constantemente los períodos fuera de la encarnación, hasta el punto en que son mucho más extensos que los pasados en expresión externa.

Durante épocas los hombres también han traído demasiado rápido a la encarnación miríadas de seres humanos que aún no estaban listos para experimentar esta encarnación, y que necesitaban intervalos más extensos entre nacimientos para asimilar experiencia. Aquellas almas que no han evolucionado vienen a la encarnación con rapidez; pero las almas más maduras necesitan períodos más extensos para cosechar los frutos de la experiencia. Sin embargo están abiertas al poder magnético atractivo de quienes viven en el plano físico, y estas almas son las que pueden ser traídas prematuramente a la encarnación. El proceso está de acuerdo a la ley; los no evolucionados progresan bajo la ley grupal como lo hacen los animales, mientras que los más evolucionados son susceptibles al tirón de las unidades humanas, y los evolucionados vienen a la encarnación de acuerdo a la Ley de Servicio, y por deliberada elección de sus almas conscientes.

El hombre reencarna sin apremio de tiempo. Encarna de acuerdo a las exigencias de las deudas kármicas, a la atracción de lo que él inició como alma, y porque ha sentido la necesidad de cumplir obligaciones instituidas; también encarna por un sentido de responsabilidad y para cumplir con los requisitos impuestos por un anterior quebrantamiento de leyes que rigen las correctas relaciones humanas.

Cuando la vida de la personalidad ha sido plena y rica, pero no ha alcanzado la etapa en que el yo personal puede colaborar conscientemente con el Ego, la personalidad atraviesa por períodos nirvánicos cuya duración depende del interés en la vida y de la capacidad del hombre para reflexionar sobre sus experiencias. Más tarde, cuando el Ego domina la vida de la personalidad, el hombre se interesa en cosas más elevadas, y el nirvana del alma se convierte en su meta. Empero, aquellos que están en el Sendero (ya sea el de probación o el de Iniciación) por regla general encarnan inmediatamente al girar la rueda de la vida, lo cual ahora sucede por la colaboración consciente entre el yo personal y el Yo divino o Ego.

El cristiano común confunde la Ley de Renacimiento con lo que él denomina “la trasmigración de las almas”, y frecuentemente cree que la Ley de Renacimiento significa el pasaje de seres humanos a cuerpos de animales o de formas inferiores de vida, lo cual es absolutamente erróneo.

 Es el alma en todas las formas quien reencarna, eligiendo y construyendo adecuados vehículos físicos, emocionales y mentales mediante los cuales aprender las siguientes lecciones necesarias. La encarnación es motivada y dirigida desde el nivel del alma, en el plano mental.

La Ley de Renacimiento oculta en sí el secreto de la crisis actual. Los egos se reúnen en grupos para agotar cierto karma acumulado en el pasado…

Todas las almas encarnan y reencarnan bajo la Ley de Renacimiento. De allí que cada vida no sólo es una recapitulación de la experiencia sino un reasumir antiguas obligaciones, restablecer viejas relaciones, una oportunidad de pagar antiguas deudas, una posibilidad de restitución y progreso, un despertar de cualidades hondamente arraigadas, el reconocimiento de antiguos amigos y enemigos, la solución de repugnantes injusticias y la explicación de aquello que condiciona al hombre y hace que sea lo que es. Tal es la ley que ahora reclama el reconocimiento universal…

La estructura de la nueva psicología debe inevitablemente ser construida sobre la premisa de que esta sola vida no es la única oportunidad del hombre para lograr la integración y final perfección. La gran Ley de Renacimiento debe ser aceptada, entonces se hallará que es en sí misma un agente liberador en cualquier momento de crisis o en cualquier caso-problema psicológico. El reconocimiento de que existen otras oportunidades y un principal extenso sentido de tiempo son tranquilizadores y de gran ayuda para muchos tipos de mente…

Todo el tema del renacimiento es en la actualidad muy poco comprendido. Su moderna presentación y el énfasis puesto tan fuertemente en los pequeños e insignificantes detalles han tergiversado y desviado el amplio alcance del tema, ignorando la verdadera importancia del proceso. Los grandes rasgos del proceso de encarnación han sido mayormente pasados por alto. En la discusión sobre la longitud del tiempo en que un hombre está desencarnado y en la consideración de la necia información sobre lo no comprobable y lo probable, y en la pueril reconstrucción de vidas pasadas, se pierde de vista la real verdad y belleza del tema.

 

Extraído de Un Tratado sobre Fuego Cósmico, Un Tratado sobre Magia Blanca, La Reaparición del Cristo, Psicología Esotérica Tomos I y II, Astrología Esotérica, Curación Esotérica y Los Rayos y las Iniciaciones. Citas contenidas en el libro de recopilación Reflexionen sobre Esto.

(Escuchado/descargado 57 veces, 1 visitas hoy)
Compartir

Detalles:


Descubrir más
Play Imagen Título
Programa