0%

¿Hay una manera totalmente diferente de vivir?

Programa: Reto al cambio


Lista de tracks:


¿Hay una manera totalmente diferente de vivir?

Reto al cambio

Sumar a la lista de reproducción

Reseña:


(Escuchado/descargado 90 veces, 1 visitas hoy)

Ha tomado el camino equivocado [… ]

Después de haber andado mucho, después de· un largo camino, descubre que ese camino, esa carretera, no conduce al lugar adonde quiere llegar.
Hemos utilizado el pensamiento como herramienta para producir un cambio en uno mismo; el pensamiento como deseo, el pensamiento como voluntad, el pensamiento como una idea que debemos aceptar, el pensamiento como tiempo. Ese pensamiento que dice: «Soy esto» o «Soy esto pero seré aquello»; ese pensamiento que es la respuesta de la memoria, la acumulación de siglos de experiencia de la humanidad y del individuo en particular; ese mismo pensamiento se ha convertido en el instrumento que espera producir una revolución interna.
Eso es lo que somos, ese trasfondo está en nosotros, y ante cualquier reto, ante cualquier pregunta, ante cualquier acontecimiento nuevo, respondemos de acuerdo con ese trasfondo, de acuerdo con nuestro condicionamiento. ¿Puede el pensamiento como voluntad, como deseo, como ganancia o pérdida, producir una revolución interna? Si el pensamiento no puede, ¿quién lo hará, entonces? Sabemos lo que hace el pensamiento para generar esa revolución, ese cambio; me digo a mí mismo: «Soy esto», sea lo que sea, temeroso, envidioso, codicioso; busco mi propia satisfacción personal, actúo de forma egoísta, y al ver esto digo: «Debo cambiar, porque es demasiado doloroso, demasiado absurdo, demasiado inmaduro; me hace sufrir». Así, empiezo a utilizar la voluntad, la represión, el control, la disciplina, que son las actividades del pensamiento; pero me doy cuenta de que no se produce ningún cambio, que simplemente me muevo a un lugar diferente dentro del mismo campo. Puede que sea menos irritable, un poco más esto o aquello, pero el pensamiento no ha revolucionado toda mi psique, todo mi ser. Sin lugar a dudas, deben reconocer ese hecho: el pensamiento sólo crea más conflicto, más sufrimiento, más placer, más lucha; entonces, ¿qué puede producir un cambio, una revolución dentro de este campo?
Si se hace esa pregunta a sí mismo, ¿cuál es la respuesta? ¿Cómo la responde? Se ha esforzado toda su vida. Si tiene dinero, acude al psicoanalista; si no lo tiene, acude a un sacer- dote, o si no hace ninguna de esas cosas, se vigila a sí mismo, se controla, se disciplina, hace esto o aquel hace diez cosas diferentes. A pesar de todos sus esfuerzos, no hay florecer, belleza, libertad, paz; se encuentra en un callejón sin salida. Los que lo han investigado saben que es así. Por tanto, ¿qué puede producir un cambio? ¿Cómo responde esa pregunta? Sería muy valioso que cada uno respondiera a esa pregunta por sí mismo, que la contestara y no esperara a que otro lo hiciese. Si esperan a que otro la conteste no aprenderán. Como dije, estamos haciendo el viaje juntos; no hay ni maestro ni discípulo no hay ninguna autoridad, lo único que existe es la interioridad, la soledad de su propia indagación y descubrimiento. Si uno lo descubre por sí mismo, entonces, de ese descubrimiento nace una nueva energía, un nuevo resurgir. Pero si uno espera simplemente a que otro la responda, estará de vuelta en la vieja rutina que tan poco valor tiene. ·
Y bien, ¿cómo responderá esa pregunta? Camina por una carretera para llegar a cierto lugar a su casa. Pregunta a alguien y esa persona le dice que ha tomado el camino equivocado. Después de haber andado mucho, después de un largo camino, descubre que ese camino, que esa carretera, no conduce al lugar adonde quiere llegar; después de hacer una serie de averiguaciones y descubrir por sí mismo que ese camino no conduce a ningún lugar, ¿qué hace? Se detiene, regresa y toma otro camino. Primero se detiene, vacía su mente o, más bien, la mente se vacía a sí misma de todos los patrones de todas las fórmulas; se vacía a sí misma de todas las fuertes resistencias de la memoria, y ese proceso de vacío total de la mente es, en sí mismo, el proceso de revolución. Pero no es posible vaciar una mente comprometida, una mente que está siempre ocupada. La mente se vacía cuando escucha, cuando observa, cuando está atenta a todo su movimiento al movimiento total, lo cual puede hacerse en un instante. Si uno observa ese movimiento y se da cuenta de la futilidad de utilizar constantemente el pensamiento como instrumento para producir una revolución, si se da cuenta de eso, en ese momento y de forma natural da media vuelta y deja de caminar por el viejo camino. Eso tan sólo sucede cuando la mente, cuando toda la psique, se vacía por completo; ese vacío es madurez y de esa madurez surge una dimensión una acción y un vivir totalmente diferentes.
Saanen, Suiza conferencia, 19 de julio de 1966.

J.Krishnamurti

EL INDIVIDUO, LA SOCIEDAD Y LA PAZ

Editorial Alfaomega

(Escuchado/descargado 90 veces, 1 visitas hoy)
0
Descubrir más
Play Imagen Título
Programa