0%

La Causa de la Crisis Actual

Programa: Reflexión sobre los Libros Azules


Lista de tracks:


La Causa de la Crisis Actual

Reflexión sobre los Libros Azules

Sumar a la lista de reproducción

Reseña:


(Escuchado/descargado 35 veces, 1 visitas hoy)

Ustedes saben bien que la gran Ley de Renacimiento es la ley principal y controladora en todos los procesos de manifestación. Gobierna la expresión exotérica de un Logos solar o de un ser humano, y el objeto de este proceso constantemente recurrente es traer una forma cada vez más perfecta para el expansivo servicio del alma. Por primera vez desde su comienzo, la familia humana está en una posición para notar por sí misma los procesos del renacimiento de una civilización como una expresión de cultura espiritual en un punto particular en evolución. De ahí la magnitud de esta crisis a medida que asume su lugar en la conciencia humana.

Muchas crisis menores, iniciando específicos experimentos tribales, nacionales y raciales en la renovación de la forma, han ocurrido y han sido registrados por algún grupo dentro de una nación o por una nación misma (si es suficientemente avanzada). Tal registro nacional tuvo lugar por primera vez en conexión con la Revolución Francesa. Tales registros de intento evolutivo han tenido lugar con creciente claridad y comprensión durante los últimos doscientos años. Tales crisis han tenido lugar en prácticamente cada nación en tiempos modernos y han sido reconocidas hasta cierto grado, y sobre ellas se han extendido los historiadores y los filósofos han especulado.

Pero la crisis hoy es mucho más vasta, abarcando como lo hace a la mayoría de las naciones en ambos hemisferios. Ninguna nación queda en este momento sin ser afectada y los resultados son y deben ser registrados en algún aspecto de la vida nacional.

* * *

Debido a la interrelación fáctica entre naciones en todas partes y a la rapidez de intercomunicación, la crisis presente es la primera crisis internacional mayor en los asuntos humanos y abarca un período de veintiocho años (desde 1914 hasta 1942). Estos son números interesantes, pues 28 es 4 x 7, que son los años de un ciclo completo de la personalidad. No deseo que por lo anterior infieran que el período de activo combate y conflicto deba necesariamente prolongarse hasta 1942. No es así. La pronta terminación del conflicto o su indefinida extensión, está en manos de la humanidad misma; los hombres deben determinar cada vez más su propio destino al surgir de la etapa de adolescencia a la de madurez, responsabilidad y logro. Este período de veintiocho años es, sin embargo, de principal importancia, y mucho depende de los próximos tres años.

Nuevamente les digo que aun la Jerarquía misma, con todo su conocimiento, visión y comprensión, y con todos sus recursos, no puede ejercer coerción ni puede predecir lo que hará el género humano. Puede estimular y estimula la recta acción; puede indicar e indica posibilidad y responsabilidad; puede enviar y envía sus instructores y discípulos para educar y conducir a la raza; pero en ningún punto ni en ninguna situación da órdenes o asume el control. Puede extraer y extrae el bien del mal, iluminando situaciones e indicando la solución de un problema, pero más allá de esto la Jerarquía no puede ir. Si asumiera control autoritario, se desarrollaría una raza de autómatas y no una raza de hombres responsables, autodirigidos y con aspiraciones. Esto debe ser seguramente evidente para ustedes y puede servir para responder la principal pregunta en las mentes de los irreflexivos estudiantes ocultistas de hoy: ¿Por qué no pudo la Jerarquía haber impedido esta catástrofe?

Indudablemente los Maestros de la Sabiduría con Su conocimiento y Su dominio de fuerzas podrían haber interferido, pero al hacerlo hubieran quebrantado una ley oculta y obstaculizado el verdadero desarrollo del género humano. Esto nunca lo harán. A cualquier precio, el hombre debe aprender a estar de pie y actuar solo. En vez de eso, habiendo hecho todo lo que se Les permitía, Ellos ahora permanecen al lado de la humanidad sufriente y desorientada y —con la más profunda compasión y amor— ayudarán a los hombres a corregir los errores que han iniciado, a aprender las lecciones necesarias y a superar esta crisis (que ellos mismos han precipitado) enriquecidos de esa manera, y purificados en los fuegos de la adversidad. Estas no son trivialidades sino verdades eternas.

Esta crisis mundial, con todo su horror y sufrimiento es —en el último análisis— el resultado de procesos evolutivos exitosos. Estamos dispuestos a reconocer que cuando ha trascurrido el ciclo de vida de un hombre y él ha aprendido las lecciones que la experiencia de cualquier vida particular tuvo como fin enseñarle, su cuerpo físico y los aspectos de la forma interna (suma total de la expresión de su personalidad), empezarán a deteriorarse; agentes destructores dentro de la forma misma devendrán activos y finalmente muerte tendrá lugar, dando por resultado la liberación de la vida que mora en lo interno a fin de que una nueva y mejor forma pueda ser construida. Esto forzosamente lo aceptamos ya sea ciega o inteligentemente, considerándolo como un proceso natural e ineludible, pero normal e inevitable. Sin embargo, somos propensos a olvidar que lo que atañe al individuo atañe a la humanidad. Ciclos de civilización como el que llamamos nuestra civilización moderna son análogos a una encarnación humana particular, individual, con su comienzo, su progreso y crecimiento, su madurez útil y su consiguiente deterioro y subsiguiente muerte o la desaparición de la forma.

Formas están siempre abiertas a ataque. Una fuerte vida subjetiva y un desapego espiritual son las dos salvaguardas. Donde la forma es más potente que la vida, peligro es inminente; donde apego al aspecto u organización material está presente, valores espirituales se pierden.

* * *

A cualquier precio, el hombre debe aprender a estar de pie y actuar solo.

Esta crisis mundial, con todo su horror y sufrimiento es —en el último análisis— el resultado de procesos evolutivos exitosos.

Extraído de: La Exteriorización de la Jerarquía, Alice A. Bailey – Septiembre de 1939

(Escuchado/descargado 35 veces, 1 visitas hoy)
0
Compartir

Detalles:


Descubrir más
Play Imagen Título
Programa