0%

La Codependencia: Un modo mejor para desapegarse

Programa: Hemos estado ahí


Lista de tracks:


La Codependencia: Un modo mejor para desapegarse

Hemos estado ahi

Sumar a la lista de reproducción

Reseña:


(Escuchado/descargado 130 veces, 1 visitas hoy)

Continuamos leyendo el libro «Libérate de la codependencia» de Melody Beatty

Creemos que no existe otra alternativa que la de reaccionar a esta persona o problema de esta manera obsesiva. A menudo, cuando le sugiero a la gente que se aparte de esta persona o de este problema, me responden con horror. “¡Oh, no!”, dicen, “nunca podría hacer eso. Yo lo amo, o la amo, demasiado. Me importa demasiado para hacerle eso. Este problema o esta persona es demasiado importante para mí. Tengo que permanecer apegado a ella (o a esto)”. Mi respuesta es: “¿QUIEN DICE QUE TIENES QUE HACERLO?” Les tengo noticias, buenas noticias. No “tenemos” que hacerlo así. Existe una forma mejor. Se llama “separación”. Al principio puede darnos miedo, pero a fin de cuentas funcionará mejor para todas las personas involucradas.

Un modo mejor

¿Qué es exactamente el desapego? ¿Qué les estoy pidiendo que hagan? (El término, como habrán adivinado, es también parte de la jerga.)

Primero, aclaremos lo que no es desapego. El desapego no es un alejamiento frío, hostil; no es una aceptación resignada y desesperante de todo aquello que la vida y la gente nos tire en el camino; no es una manera robótica de ir por la vida, absortos, y totalmente indiferente a la gente y a los problemas; no es una actitud de inocente dicha infantil; ni un desentendimiento de lo que son nuestras verdaderas responsabilidades hacia nosotros mismos y hacia los demás; ni una ruptura en nuestras relaciones. Tampoco es que retiremos nuestro amor y nuestra solicitud, aunque a veces estas formas de desapegarnos pueden ser las mejores a seguir, por el momento.

De una manera ideal, desapegarnos es liberarnos o apartarnos de una persona o problema con amor.

Mental, emocional y a veces físicamente nos desembarazamos de nuestro involucramiento insano (y a menudo doloroso) con la vida y responsabilidades de otra persona, y de los problemas que no podemos resolver, de acuerdo con un manual titulado Desapego que ha circulado durante muchos años en los grupos de Al-Anón.

El desapego se basa en las premisas de que cada persona es responsable de sí misma, en que no podemos resolver problemas que no nos corresponde solucionar, y que preocuparnos no sirve de nada.

Adoptamos una política de no meter las manos en las responsabilidades de otras personas y en vez de ello, de atender a las nuestras. Si la gente se ha fabricado desastres a sí misma, le permitimos enfrentar las consecuencias. Le permitimos a la gente ser como es en realidad. Le damos la libertad de ser responsable y

de madurar. Y nos damos nosotros mismos la misma libertad. Vivimos nuestra propia vida al máximo de nuestra capacidad. Luchamos para discernir qué es lo que podemos cambiar y qué es lo que no podemos cambiar. Luego dejamos de tratar de cambiar aquello que no podemos. Hacemos lo que podemos para resolver un problema, y luego dejamos de hacernos la vida de cuadritos. Si no podemos solucionar un problema después de intentarlo seriamente, aprendemos a vivir con ese problema o a pesar de él. Y tratamos de vivir felices, concentrándonos heroicamente en lo que de bueno tiene la vida hoy, y sintiéndonos agradecidos por ello. Aprendemos la mágica lección de que sacarle el máximo provecho a lo que tenemos multiplica lo bueno de nuestras vidas.

El desapego implica “vivir en el momento presente” –vivir en el aquí y en el ahora–-. Permitirnos que en la vida las cosas se den por sí solas en lugar de forzarlas y tratar de controlarlas. Renunciamos a los remordimientos por el pasado y a los miedos por el futuro. Sacamos el mayor provecho de cada día.

El desapego también implica aceptar la realidad, los hechos. Requiere fe en nosotros mismos, en Dios, en otras personas, en el orden natural y en el destino de las cosas en este mundo. Nos liberamos de nuestros pesares y preocupaciones y nos damos a nosotros mismos la libertad para disfrutar de la vida a pesar de nuestros problemas no resueltos. Confiamos en que todo está bien a pesar de los conflictos. Confiamos en que Alguien más grande que nosotros sabe, ha ordenado y se preocupa de lo que está sucediendo.

Entendemos que este Alguien puede hacer mucho más por resolver el problema que nosotros. De modo que tratamos de no estorbar su camino y dejar que Él lo haga. A su tiempo, sabremos que todo está bien porque vemos cómo las cosas más extrañas (y a veces, las más dolorosas) se solucionan de la mejor manera y en beneficio de todos.

Judi Hollis escribió acerca del desapego en una parte de su libro La obesidad es un problema familiar.

Ahí ella describe el desapego como “una saludable neutralidad”.

Desapegarnos no quiere decir que nada nos importe. Significa que aprendemos a amar, a preocuparnos y a involucrarnos in volvernos locos. Dejamos de crear un caos en nuestra mente y en nuestro medio ambiente. Cuando no nos hallamos reaccionando de un modo ansioso compulsivo, nos volvemos capaces de tomar buenas decisiones acerca de cómo amar a la gente y de cómo solucionar nuestros problemas. Nos liberamos para comprometernos y para amar de modo que podamos ayudar a los demás sin lastimarnos a nosotros mismos.

Las recompensas que el desapego nos brinda son muchas: serenidad, una profunda sensación de paz interior, la capacidad de dar y de recibir amor de una manera que nos enaltece y nos llena de energía, y la libertad para encontrar soluciones reales a nuestros problemas. Encontramos la libertad para vivir nuestra propia vida sin sentimientos excesivos de culpa o de responsabilidad hacia los demás.

En ocasiones el desapego llega a motivar y a liberar a la gente que se encuentra a nuestro alrededor para empezar a solucionar sus problemas. Dejamos de mortificarnos por ellos y lo perciben, de modo que finalmente comienzan a preocuparse por ellos. ¡Qué gran plan! Cada quien atiende sus propios asuntos.

Anteriormente describí a una persona atrapada en el enredo de la obsesión y la preocupación. He conocido a muchas personas que han tenido que vivir (o han elegido hacerlo) con problemas serios tales como un cónyuge alcohólico que nunca estaba sobrio, un hijo severamente incapacitado, o el infierno de un adolescente que se está autodestruyendo por medio de las drogas y de una conducta criminal. Estas personas aprendieron a vivir con sus problemas y a pesar de ellos. Sufrían por sus pérdidas y luego encontraron una

manera de vivir sus vidas no en resignación, en la desesperanza y en el martirio, sino con entusiasmo, paz y con un verdadero sentido de gratitud por lo que tenían de bueno. Se ocupaban de sus responsabilidades reales. Daban de sí mismas, ayudaban a la gente y amaban a la gente. Pero también se daban y se amaban a sí mismas. Se tenían a sí mismas en alta estima. No hacían estas cosas a la perfección, o sin esfuerzo, o instantáneamente. Pero luchaban por hacerlas y aprendieron a hacerlas bien. Tengo una deuda de gratitud con estas personas. Me enseñaron que es posible desapegarse. Me mostraron que el desapego podía funcionar. Me gustaría transmitirles a ustedes esa misma esperanza. Es mi deseo que ustedes encuentres a otras personas a quienes puedan transmitir esa esperanza, pues el desapego es real y crece y se nutre con el reforzamiento.

El desapego es una acción y un arte. Es un modo de vida. Creo que también es un regalo. Y que le será dado a aquellos que lo buscan.

¿Cómo nos desapegamos? ¿Cómo separamos nuestras emociones, nuestra mente, espíritu y cuerpo de la agonía del involucramiento? Lo mejor que podamos. Y, probablemente, un poco torpemente al principio.

Un antiguo dicho de AA y de Al-Anón sugiere una fórmula de tres partes llamada “HOW”: honestamente, abiertamente y con voluntad de intentarlo.

En los capítulos subsiguientes, expondré algunos conceptos específicos para desprendernos de ciertas formas de apego. Muchos de los conceptos que discutiré más tarde conducirán al desapego. Ustedes tendrán que decidir cómo se aplican estas ideas a ustedes y a su caso particular y luego encontrarán su propio camino.

Con un poco de humildad, sometimiento y esfuerzo de su parte, creo que pueden hacerlo. Siento que el desapego puede volverse una respuesta habitual, de la misma manera que obsesionarse, preocuparse y ser controladores se han vuelto respuestas habituales en la práctica. Podremos no hacerlo perfectamente. Sin

embargo, y al ritmo que sea, podemos practicar el desapego en nuestras vidas, y creo que eso es bueno para nosotros. Espero que puedan ser capaces de desapegarse con amor de la persona o de las personas de quienes se están desapegando. Creo que es mejor hacerlo todo con una actitud de amor. Sin embargo, por una multitud de razones, no siempre podemos hacerlo así. Si no puedes desapegarte con amor, en mi opinión es preferible desapegarse con enojo que permanecer apegados. Si nos desapegamos, estamos en una mejor posición para trabajar sobre (o a través) de nuestras resentidas emociones. Si estamos apegados, probablemente no hagamos nada más que estar siempre irritados.

¿Cuándo debemos desapegarnos? Cuando no podamos dejar de pensar, de hablar acerca de o de preocuparnos por alguien o por algo; cuando nuestras emociones estén en constante ebullición; cuando sintamos que tenemos que hacer algo acerca de alguien porque ya no podemos soportar la situación ni un minuto más; cuando estamos colgando de un hilo y sentimos que tal hebra está a punto de romperse; y cuando creemos que ya no podemos seguir viviendo con el problema con el que hemos estado tratando de vivir. ¡Es tiempo de desapegarnos! Aprenderán a reconocer cuándo es aconsejable desapegarse. Una buena regla a seguir es esta: cuando más necesitas desapegarte es cuando esto parece ser lo más lejano o lo menos posible de hacer.

Cerraré este capítulo con una historia verdadera. Una noche sonó mi teléfono cerca de la medianoche.

Yo estaba en cama y pensé, mientras descolgaba, quién estaría llamando a esas horas. Creí que se trataba de una emergencia.

En cierto modo era una emergencia. Era una extraña. Ella había llamado a varias personas esa noche, tratando de hallar algún tipo de consuelo. Aparentemente, no lo había encontrado. Alguien le había dado el teléfono de otra persona, y la última persona a quien llamó le sugirió que me hablara a mí.

Inmediatamente después de presentarse, la mujer explotó y se lanzó en su narración: su esposo solía acudir a Alcohólicos Anónimos. Se había separado de ella y ahora frecuentaba a otra mujer porque quería “encontrarse a sí mismo”. Y lo que es más, antes de dejarla, él había actuado en forma realmente sorprendente y había dejado de asistir a las reuniones. Ella pensaba, ¿no estará actuando en forma alocada ahora al frecuentar la compañía de una mujer que es mucho más joven que él?

Al principio me quedé sin habla, luego me fue difícil encontrar una oportunidad para hablar. Ella seguía y seguía. Finalmente me pregunto: “¿No crees que está enfermo? ¿No crees que esté actuando como un loco? ¿No crees que se debería de hacer algo con él?”

“Podría ser”, le respondí. “Pero obviamente, yo no puedo hacerlo y tú tampoco. Me preocupas más tú.

¿Qué estás sintiendo tú? ¿Qué piensas tú? ¿Qué necesitas tú para ocuparte de ti misma?”

Te diré lo mismo a ti, querido lector. Sé que tienes problemas. Entiendo que muchos de ustedes están profundamente apenados y preocupados por ciertas personas en sus vidas. Muchas de ellas pueden estarse destruyendo a sí mismas, a ustedes, a sus familias, frente a sus propios ojos. Pero yo no puedo hacer nada para controlar a esas personas; y quizá ustedes tampoco pueden hacer nada. Si pudieran, probablemente a estas alturas ya lo hubieran hecho.

Desapégate. Desapégate con amor o desapégate con enojo, pero lucha por desapegarte.

Sé que es difícil, pero se vuelve más fácil con la práctica. Si no puedes hacerlo completamente, trata de hacerlo poco a poco. Relájate. Descansa. Respira profundamente. Concéntrate en ti mismo. Lo importante eres tú.

(Escuchado/descargado 130 veces, 1 visitas hoy)
1+
Descubrir más
Play Imagen Título
Programa