0%

La Era Moderna – Cuarta parte

Programa: Reflexión sobre los Libros Azules


Lista de tracks:


La Era Moderna - Cuarta parte

Reflexión sobre los Libros Azules

Sumar a la lista de reproducción

Reseña:


(Escuchado/descargado 10 veces, 1 visitas hoy)

Señalaría aquí también que así como en todas las familias, negocios y organizaciones están aquellos que son los puntos focales de autoridad y los diseñadores de las actividades planificadas, también dentro de ese grupo o cuerpo organizado conocido como humanidad hay puntos focales similares o aquellos que planifican, dirigen y producen los acontecimientos y eventos externos. Ellos están en el período de realización de la personalidad —ese momento en que los seres humanos, habiendo alcanzado integración y una fusionada expresión de sentimiento, percepción y mente, están trabajando activa y efectivamente sobre el plano físico. Estos puntos focales son usados para ocasionar dos grandes cambios en el mundo; el primero es la fusión y mezcla de pueblos y minorías de manera que imperios coordinados y naciones cultas están empezando a aparecer en todas partes y, en segundo lugar, el cambio de fronteras y la alteración de límites para dar lugar a un completo reajuste del mapa del mundo en Asia, Europa y África.

Será evidente para ustedes que hay tres principales métodos o modos de producir estas fusiones. Gran Bretaña, los Estados Unidos de América y la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (la U.R.S.S.) están desarrollando el principio de federación, de relación y de fusión de cuerpos en conjuntos concentrados, respondiendo a la misma inspiración pero empleando sus propios métodos especializados para ocasionar los fines deseados. No se sorprendan de que incluya a Rusia en esta triplicidad. Su ideología es fundamentalmente tan sana como la de los demás grupos, pero la diferencia reside en los factores de la personalidad y en el modo de aplicar la ideología. El control ejercido por personalidades poderosas y peligrosas y el uso de métodos de fuerza y crueldad fueron evitados en los primeros dos grupos de naciones, y la razón se basa en la distinta fuente de la inspiración que produce los efectos. Otra razón reside en que se ha ubicado el poder en manos de quienes históricamente no están preparados para gobernar y en la de aquellos cuyo pasado desenvolvimiento hasta ahora los condujo sólo a la etapa infantil de evolución.

Sin embargo en estos tres grupos hay mucho de interés a ser observado. Uno de ellos, Gran Bretaña, representa una fusión, cuyos cimientos fueron establecidos en un largo pasado histórico de preparación para gobernar; otro, el de los EE.UU., representa una fusión que está en desenvolvimiento y desarrollo en el presente, cuyos experimentos son nuevos, aunque empleando factores de cada nación de Europa; la U.R.S.S., a su vez, representa una fusión venidera o síntesis futura. En los tres, tenemos una expresión interesante e inmediata de los tres aspectos divinos; cada uno inspira y colora la civilización embrionaria. Gran Bretaña expresa la voluntad-al-poder, pero a causa de la edad y la experiencia, adquirida a alto precio, está hoy suavizada por la justicia y una creciente comprensión de la necesidad humana, siendo a su vez resultado del control, durante muchos siglos en el pasado, por la aristocracia, con su paternalismo, conservadurismo y método de lento ajuste. Los EE.UU. expresan la voluntad-a-amar, que se demuestra como capacidad para absorber elementos enormemente divergentes y sin embargo presentar igual oportunidad a todos. Esto se produce mayormente debido a que el control está, en esta federación de estados, en manos de la burguesía, con sus metas financieras, su poder de determinar las condiciones de vida y su veloz y comprensivo contacto con la vida. Su método no es el de un ajuste lento, sino de rápida asimilación. En ese país la gente también es muy sensible a la influencia de la Jerarquía. La U.R.S.S. expresa la voluntad-a-crear y producir nuevas condiciones y un nuevo orden —planificado, determinado y previsto. Se ha tratado de lograr frecuentemente mediante la crueldad, mediante una

disposición a comprometer y cambiar o rebajar el ideal original. Esto a su vez es llevado a cabo por la actividad de el proletariado, con su incapacidad para gobernar, su deseo de tomar represalias y su ignorancia de la tradición y de los procedimientos heredados.

Por lo tanto, un experimento muy interesante se está elaborando en estos tres grupos de elementos interrelacionados e ideales nacionales que difieren. La U.R.S.S. finalmente pondrá su énfasis y dirigirá su interés mayor sobre Asia, ocasionando grandes cambios en ese continente, hasta el Pacífico. El otro, Gran Bretaña, a través su exitosa demostración del principio de federación, puede afectar cambios mayores en Europa si hay un insight despierto, una verdadera y compasiva justicia y sabia paciencia. Los EE.UU. tienen una similar tarea que desempeñar para las Américas, exigiendo capacidad para gobernar de orden elevado y un espíritu de comprensión.

También será evidente para ustedes si han comprendido bien las sugerencias que anteceden, que la fuerza de Shamballa está obrando a través de esa comunidad de naciones federadas llamada Imperio Británico y está expresando la voluntad-hacia-síntesis y la voluntad de un procedimiento justo y legal. Es la fuerza de la Jerarquía la que puede expresarse cada vez más a través de los Estados Unidos de América, pues un reconocimiento intuitivo de realidades subjetivas y un sentido real de los valores superiores pueden controlar y frecuentemente controlan los impulsos que gobiernan a este grupo de estados federados. La voluntad-a-ser de la Humanidad con su casi extravagante énfasis sobre valores humanos y la voluntad-a-regir creativamente es la contribución de la U.R.S.S., esa gran federación de repúblicas. De esta manera la influencia de los tres grandes centros mundiales acerca de los cuales antes escribí puede ser vista expresándose mediante estos tres grupos de naciones. Al mismo tiempo, la fuerza de Shamballa está activa en todos ellos, pues produce federación y síntesis. Su primera gran expresión o demostración del espíritu de fusión tuvo lugar en los siglos 18 y 19, y condujo a la formación de países tales como Italia y Alemania, los cuales fueron creados a partir de muchos pequeños estados, ducados y reinados. Una historia de la tendencia hacia la fusión en el mundo moderno resultaría un estudio muy iluminador. Se descubriría que los primeros débiles indicios fueron percibidos alrededor de 1575 D.C. Esto se debió al hecho de que el permiso para la afluencia de esta fuerza fue dado cuando se lo demandó en la Conferencia Centenaria de la Jerarquía, celebrada en 1425. Me referí a esta conferencia en mis escritos anteriores.

Extraído de: La Exteriorización de la Jerarquía, Alice A. Bailey – Septiembre de 1939

(Escuchado/descargado 10 veces, 1 visitas hoy)
0
Compartir

Detalles:


Descubrir más
Play Imagen Título
Programa