0%

La gran aventura: La muerte

Programa: La voz del silencio


Lista de tracks:


La gran aventura: La muerte

Sumar a la lista de reproducción

Reseña:


(Escuchado/descargado 175 veces, 1 visitas hoy)

Cada muerte, en todos los reinos de la naturaleza, destroza y destruye la forma sustancial y sirve un propósito constructivo; este resultado es mayormente astral o síquico y permite disipar algunos de los espejismos circundantes. La destrucción de las formas en gran escala… ha producido cambios fenoménicos en el plano astral y ha destruído gran parte del espejismo mundial, y esto es muy, pero muy bueno. Tales acontecimientos deberían dar como resultado menor oposición a la afluencia del nuevo tipo de energía; deberían facilitar la aparición de ideas que contengan los necesarios reconocimientos y captar nuevos conceptos; su introducción en el reino del pensamiento humano dependerá de la formulación de los nuevos «sendero o canales de impresión», por los cuales las mentes de los hombres podrán ser sensibles a los planes jerárquicos y a los propósitos de Shamballa.

La mente del hombre está tan poco desarrollada que el temor a lo desconocido, el terror a lo no familiar y el apego a la forma, han provocado una situación en la que uno de los acontecimientos más benéficos en el ciclo de vida de un encarnado Hijo de Dios, es visto como algo que debe ser evitado y postergado…

La muerte es una de las actividades que más hemos practicado. Muerte es, esencialmente, cuestión de conciencia. En cierto momento estamos conscientes en el plano físico; en otro, nos retraemos a otro plano y estamos allí activamente conscientes. Tan pronto nos reconozcamos como almas y hallemos que somos capaces de enfocar a voluntad nuestra conciencia y sentido de percepción en cualquier forma o plano, o en cualquier dirección dentro de la forma de Dios, ya no conoceremos la muerte.

En las horas de sueño, morimos en lo que respecta al plano físico y vivimos y actuamos en otro lugar. Olvidan que han adquirido facilidad de dejar el cuerpo físico, porque aún no pueden conservar en la conciencia del cerebro físico los recuerdos de esa muerte y el consiguiente intervalo de vida activa, y no relacionan la muerte con el sueño. La muerte es sólo un intervalo más extenso en la vida de acción en el plano físico; nos vamos «al exterior» por un período más largo. Pero el proceso del sueño diario y el proceso de la muerte ocasional son idénticos, con la única diferencia que en el sueño el hilo magnético o corriente de energía, a través de la cual corren las fuerzas vitales, se mantiene intacto, y es el camino de retorno al cuerpo. Con la muerte, este hilo de vidas se rompe y la entidad consciente no puede volver al cuerpo físico denso, y al faltarle a ese cuerpo el principio de coherencia, se desintegra.

Muerte, dolores y tristezas, pérdidas y desgracias, alegrías y aflicciones, como lo comprende la conciencia humana, existen porque el hombre todavía se identifica con la vida de la forma y no con la vida y la conciencia del alma, el ángel solar… El momento en que el hombre se identifica con su alma y no con su forma, comprende la Ley del Sacrificio; espontáneamente está regido por ella, y elegirá morir. Pero no hay dolor ni tristeza ni verdadera muerte.

El destino del hombre es morir al requerimiento de su propia alma.

“Ten presente, Oh Chela, que en las esferas conocidas nada sino la luz responde a la palabra. Sabe que esta luz desciende y se concentra; sabe que desde su punto de enfoque escogido ilumina su propia esfera; sabe también que la luz asciende y deja en la oscuridad aquello que, en tiempo y espacio,

iluminó. A este descenso y ascenso los hombres llaman vida, existencia y deceso; a esto Nosotros Quienes hollamos el Camino Iluminado llamamos muerte, experiencia y vida.”

“Que la energía del Yo divino me inspire y la luz del Alma me dirija;

que sea conducido de la oscuridad a la luz, de lo irreal a lo real, de la muerte a la inmortalidad.”

[Bibliografía: Curación Esotérica, Un Tratado sobre Magia Blanca, Sicología Esotérica y La Muerte, la gran aventura (Ed. por Fundación Lucis, Buenos Aires, Argentina)]
(Escuchado/descargado 175 veces, 1 visitas hoy)
2+
Descubrir más
Play Imagen Título
Programa