0%

La Gran Aventura – Parte V

Programa: Reflexión sobre los Libros Azules


Lista de tracks:


La Gran Aventura - Parte V

Reflexión sobre los Libros Azules

Sumar a la lista de reproducción

Reseña:


MUERTE: LA GRAN AVENTURA

PARTE V

 

 Existe una técnica de morir, así como existe una de vivir…

 

[1] Actualmente existe una gran diferencia entre el método científico de traer una persona a la encarnación y la forma completamente ciega, frecuentemente atemorizada y seguramente ignorante con que la despedimos al salir de la encarnación. Trato hoy de mostrar a Occidente un método nuevo y más científico para dirigir el proceso de morir y permítanme dejar bien aclarado que lo que tengo que decir, de ninguna manera abroga a la ciencia médica moderna, con sus paliativos y pericia. Todo lo que suplico es un acercamiento sensato a la muerte; sólo procuro sugerir que cuando el dolor se ha desgastado y sobreviene el debilitamiento, se permita a la persona moribunda prepararse, aunque esté aparentemente inconsciente, para la gran transición. No olviden que producir dolor requiere fuerza y una constante presión sobre el sistema nervioso.

 

¿Les resulta imposible concebir el momento en que el acto de morir sea el triunfo final de la vida? ¿Es imposible visualizar el tiempo en que las horas trascurridas en el lecho de muerte sea sólo el preludio glorioso de un retiro consciente? ¿O cuando el hecho de que el hombre esté por desechar el obstáculo de la envoltura física sea para él y quienes lo rodean la tan esperada y feliz consumación? ¿No pueden visualizar el momento en que en vez de lágrimas y temores y rehusarse a reconocer lo inevitable, la persona moribunda y sus amigos se pongan de acuerdo respecto a la hora y sólo la felicidad caracterice el tránsito? ¿Que las mentes de los que quedan estén libres de ideas funestas y

los lechos de muerte sean considerados como ocasiones más felices que los nacimientos y casamientos? Les digo que dentro de poco tiempo esto será ciertamente así para los inteligentes de la raza, y poco a poco para todos.

 

Quizás digan que estas son sólo hipótesis respecto a la inmortalidad y no evidencias seguras. En la acumulación de testimonios, en las afirmaciones internas del corazón humano y en el hecho de la

creencia en la perduración eterna, como una idea en las mentes de los hombres, reside la segura indicación. Pero la indicación dará lugar a la convicción y al conocimiento antes que hayan pasado otros cien años, porque tendrá lugar un acontecimiento y será dada a la raza una revelación que tornará la esperanza en certeza y la creencia en conocimiento. Mientras tanto se debe cultivar una nueva actitud y establecer una nueva ciencia respecto a la muerte.

 

Que la muerte deje de ser lo único que no podemos controlar y que nos vence inevitablemente, y comencemos a controlar nuestro tránsito al más allá y a comprender algo de la técnica de transición.

 

… Espacio de Silencio…

 

[5] Volviendo a su instrucción, si quiere acrecentar la capacidad de las tres actividades —contacto, impresión, relación— puede practicar un ejercicio simple al ir a dormir por la noche.

 

Después de lograr completa comodidad, hasta donde sea posible, trate de asumir una actitud interna de que planificada y suavemente se deshace del cuerpo físico, manteniendo todo el concepto

en el plano mental, comprendiendo sin embargo que es una simple actividad cerebral. De ninguna manera ha de involucrarse al corazón. El objetivo es preservar la conciencia a medida que usted la

retira del cerebro y pierde el conocimiento pasando a los niveles sutiles de concienciación. Usted no se está deshaciendo del cuerpo físico permanentemente, por lo tanto no está involucrado el hilo de vida arraigado en el corazón.

El propósito es que durante unas pocas horas y mientras se está revestido con los vehículos astral y mental, estar conscientemente consciente en otra parte. Con determinación usted se convierte en un punto de conciencia enfocado, interesado, decidido a salir de la camisa del cuerpo físico.

 

Sostiene ese punto, negándose a mirar atrás al vehículo físico, o a las preocupaciones, los intereses y las circunstancias de la vida diaria, esperando fijamente el momento en que su negativa actitud

hacia el plano físico y su positiva actitud hacia los planos internos traigan un momento de liberación, quizás un destello de luz, la percepción de una abertura de escape o el reconocimiento de lo que lo circunda, más la eliminación de toda sorpresa o la expectativa de cualquier fenómeno.

 

Cuando practica este ejercicio de retiro, sólo está pasando por un proceso cotidiano corriente. Si se logra hacerlo con facilidad, la hora de la muerte lo encontrará automática y fácilmente —debido

a que el cuerpo físico no está ofreciendo resistencia alguna sino que permanece quiescente y negativo— capaz de hacer la Gran Transición sin preocupación ni temor por lo desconocido. Este es

un ejercicio que quisiera ver emprender a todo el grupo. Sólo involucra la constante preservación de una actitud, una fija determinación de asirse al punto de conciencia que es su persistente Yo, más una viva expectación. Elegí estas palabras con cuidado y les pediría estudiarlas con igual cuidado.

 

… Espacio de Silencio…

 

[3] El reinado del temor a la muerte casi ha terminado, y entraremos pronto en un período de conocimiento y seguridad, que socavará la base de todos nuestros temores. Respecto al temor a

la muerte, poco puede hacerse, excepto elevar el tema a un nivel más científico y, en este sentido, enseñar a las personas a morir.

 

Existe una técnica de morir, así como existe una de vivir, pero se ha perdido en gran parte en Occidente y casi en Oriente, excepto en algunos centros en Oriente formados por Conocedores.

 

[4] … puede haber una técnica de morir y un entrenamiento durante la vida que conducirá a emplear esa técnica. Respecto al entrenamiento a que puede someterse el hombre, daré algunas sugerencias que impartirán un nuevo significado a la mayor parte del trabajo que realizan los

aspirantes.

 

Los Hermanos Mayores de la raza que han guiado a la humanidad durante siglos, están preparando personas para el próximo gran paso a dar, lo cual traerá una continuidad de conciencia que eliminará todo temor a la muerte y vinculará los planos físicos y astral en tan íntima relación que en realidad constituirán un solo plano.

 

Así como tiene que producirse un aunamiento entre los diversos aspectos del hombre, así también debe efectuarse una unificación en conexión con los diferentes aspectos de la vida planetaria. Los planos deben ser aunados al igual que el alma y el

cuerpo. Esto ya se ha realizado en gran parte entre el plano etérico y el plano físico denso. Ahora se está efectuando rápidamente entre el físico y el astral.

 

¿Les resulta imposible concebir el momento en que el acto de morir sea el triunfo final de la vida?  ¿No pueden visualizar el momento en que en vez de lágrimas y temores y rehusarse a reconocer lo inevitable, la persona moribunda y sus amigos se pongan de acuerdo respecto a la hora y sólo la felicidad caracterice el tránsito? ¿Que los lechos de muerte sean considerados como ocasiones más felices que los nacimientos y casamientos? Les digo que dentro de poco tiempo esto será ciertamente así para los inteligentes de la raza, y poco a poco para todos.

 

Extraído de: La Muerte, La Gran Aventura (recopilación de los Libros Azules, Alice Ann Bailey)

COMPARTIR

Detalles:


Descubrir más
JugarCubiertaEl Título De La Pista
La Pista De Los Autores