0%

La meditación es el movimiento del amor

Programa: Reto al cambio


Lista de tracks:


La meditación es el movimiento del amor

Reto al cambio

Sumar a la lista de reproducción

Reseña:


(Escuchado/descargado 125 veces, 1 visitas hoy)

La meditación es una de las cosas más extraordinarias, y si uno no sabe lo que es la meditación, es como un ciego en un mundo de colores brillantes, de sombras y luz en movimiento. No es un asunto intelectual, sino que cuando el corazón penetra en la mente, la mente posee una cualidad muy distinta, entonces es realmente ilimitada, no sólo en su capacidad de pensar, de actuar eficazmente, sino también en el sentido de vivir en un vasto espacio en el que uno forma parte de todas las cosas.
La meditación es el movimiento del amor, pero no es el amor a uno o a muchos, es como el agua que uno puede beber de cualquier jarra, ya sea de oro o de barro, es inagotable. Y sucede algo peculiar que ninguna droga o autohipnosis puede producir, es como si la mente se adentrara en sí misma, empezando por la superficie y profundizando cada vez más hondo, hasta que “profundidad” y “altura” pierden su sentido y toda forma de medición cesa. En este estado hay completa paz, no el contento que se produce a través de la gratificación, sino una paz que posee orden, belleza e intensidad. Todo eso puede ser destruido, como se puede destruir una flor, y, no obstante, a causa de su misma vulnerabilidad es indestructible. Esta meditación no puede ser aprendida de otro, uno debe empezar sin saber nada al respecto y avanzar de inocencia en inocencia.
El terreno en el que la mente meditativa puede empezar es el de la lucha, el dolor y la dicha pasajera de la vida diaria, ahí debe empezar, estableciendo orden, y, a partir de ahí, moverse sin fin. Pero si lo único que le preocupa es producir orden, entonces ese mismo orden generará su propia limitación y la mente será su prisionera. De alguna manera, en todo este movimiento uno debe comenzar por el otro extremo, por la otra orilla, y no estar siempre preocupado por esta orilla o el modo de cruzar el río. Uno debe tirarse al agua sin saber nadar y la belleza de la meditación es que uno nunca sabe dónde se encuentra, adonde va o cuál es el fin.

J.Krishnamurti
Extractos, 1969 Meditaciones, págs. 22 y 23

(Escuchado/descargado 125 veces, 1 visitas hoy)
1+
Descubrir más
Play Imagen Título
Programa