0%

La Reaparición del Cristo: Continuidad de Enseñanza

Programa: Reflexión sobre los Libros Azules


Lista de tracks:


La Reaparición del Cristo: Continuidad de Enseñanza

Sumar a la lista de reproducción

Reseña:


LA REAPARICIÓN DEL CRISTO:
CONTINUIDAD DE ENSEÑANZA

 

Podría ser útil hacer unas pocas observaciones de apertura sobre el tema general de la enseñanza dada (a través de las edades) por los Hijos de Dios que Se han manifestado en la hora de necesidad de la humanidad, para presentar a la conciencia de los hombres de Su tiempo ciertas ideas y conceptos de verdad requeridos. Cuando Ellos vienen, Su objetivo es satisfacer la necesidad inmediata de una manera tal que las ideas presentadas puedan convertirse en ideales a los cuales finalmente la vida del género humano más tarde se conformaría y produciría una civilización mejor. Hubo una gran continuidad de tal enseñanza a través de las edades.

No hay tiempo para escribir o el tiempo para leer un análisis completo o declaración en cuanto a la revelación progresiva de ideas que mentes grandes e iluminadas, autorizadas por la Jerarquía espiritual del planeta, han aportado a la humanidad… El problema de la Jerarquía ha sido (y aún es) cuanto de exacta verdad la humanidad puede comprehender, y hasta qué punto verdad absoluta puede ser presentada a sus mentes que despiertan; Ellos tienen que decidir qué aspecto de verdad universal permitirá al hombre emerger de sus dificultades y de este modo avanzar en el Sendero de Retorno a Dios; tienen que conocer, por lo tanto, en qué punto de la escala de evolución se encuentra la humanidad en cualquier período dado. Esto en sí Les presenta un campo de investigación.

El método seguido hasta ahora ha sido decidir cuál es el principal factor faltante en la percepción humana de la realidad (en cualquier momento dado), y qué reconocida verdad divina contiene las simientes de una actividad viviente para una humanidad en una condición particular, necesitando un cierto tipo de ayuda. Ellos además tienen que determinar cómo esa ayuda puede ser mejor presentada, de manera que sus resultados sean duraderos, culturales y efectivos. Hasta ahora, los conceptos presentados han sido formulados por los Instructores mundiales del período, y presentados a unos pocos selectos y elegidos cuya tarea ha sido tomar la idea recientemente presentada y promulgarla entre esos hombres que están suficientemente esclarecidos como para aceptarla, divulgarla, vivirla y popularizarla. Esto lo han hecho durante edades con más o menos éxito.

Tampoco es posible dar aquí las relativamente pocas verdades que guiaron el desarrollo de la humanidad en la antigua Atlántida; estas, sin embargo, forman la base firme de toda enseñanza posterior. Podemos estudiar (como un trasfondo al considerar las enseñanzas que Cristo dará después de Su reaparición) varios conceptos menores que hoy subyacen en la enseñanza de todas las religiones mundiales, y que los modernos instructores religiosos debieran estar presentando a la mente pública.

A la luz del pasado, por lo tanto, y de la necesidad actual de la humanidad, que Cristo y la Jerarquía deben satisfacer, ¿cuál será la enseñanza que Él dará esta vez? Tal es la pregunta que Sus discípulos están haciendo ahora. La probabilidad es que Su enseñanza se dividirá en cuatro partes; haríamos bien en considerar cada una de ellas y hacer todo lo posible por comprender y preparar la mente humana para la recepción de lo que Él tiene que dar.

I. El Establecimiento de Rectas Relaciones Humanas: Establecer rectas relaciones humanas es un aspecto de la voluntad divina para la humanidad y la siguiente faceta de la expresión divina a manifestarse en los asuntos humanos —individuales, comunales, nacionales e internacionales. Nada jamás ha impedido finalmente esta expresión divina, excepto el factor tiempo, y ese factor tiempo es determinado por la humanidad y es una expresión de libre albedrío divino. La expresión divina prevista puede moverse rápida o lentamente a la manifestación, según que el hombre decida; hasta ahora, el hombre se ha decidido por una lenta —una muy lenta— manifestación. Aquí es que se muestra la libertad de la voluntad humana. Porque la divinidad es inmanente o está presente en todas las formas y, por lo tanto, en todos los seres humanos, esa voluntad debe finalmente ser cumplida; debido a la intención tremendamente material (esotéricamente hablando) de todas las formas en la actualidad, esa Voluntad hasta ahora ha sido demorada en su expresión; no ha sido la voluntad del hombre establecer rectas relaciones humanas. De ahí la disciplina de la guerra, la tortura de las formas y la miseria en el vivir humano hoy en día. Cristo, sin embargo, no está viniendo simplemente a enseñar a los hombres la necesidad de rectas relaciones humanas; Él está viniendo a enseñarles cómo establecerlas exitosamente ellos mismos.

II. Cristo Enseñará la Ley de Renacimiento: Esta vez, Él enseñará a los hombres el método por el cual esta posibilidad puede convertirse en un hecho consumado —por el constante retorno del alma encarnante a la escuela de la vida en la Tierra, a fin de someterse allí al proceso perfeccionador del cual Él fue el ejemplo sobresaliente. Ese es el significado y la enseñanza de la reencarnación. Dane Rudhyar, en su libro “Nuevas Mansiones para Nuevos Hombres”, da una satisfactoria definición de este misterioso proceso cósmico y humano. Dice que “la estructura individual de la nueva manifestación está necesariamente condicionada por el incumplimiento del pasado; por los restos, los fracasos del pasado —conservados en los registros de la naturaleza en la memoria de la sustancia universal”. Toda la historia —la de ustedes, la mía y la de todos— está incluida en esas pocas palabras.

III. Revelación de los Misterios de Iniciación: Estos antiguos Misterios fueron originalmente dados a la humanidad por la Jerarquía y contienen toda la clave del proceso evolutivo, oculto en números, en ritual, en palabras y en simbología; estos velan el secreto del origen y destino del hombre, presentándole, en rito y ritual, el largo, largo sendero que debe hollar, de vuelta a la luz. Le proporcionan también (cuando son rectamente interpretados y correctamente representados) la enseñanza que la humanidad necesita para pasar de la oscuridad a la Luz, de lo irreal a lo Real y de la muerte a la Inmortalidad. Los Misterios son, en el último análisis, la verdadera fuente de revelación…

IV. Desvanecer el Glamur.Los hombres están siendo rápidamente desilusionados y en consecuencia verán las cosas más claramente. El glamur mundial está siendo constantemente removido de los caminos de los hombres. . Todo lo que podemos prever o predecir referente a esta revelación es que se lograrán ciertos resultados poderosos y de largo alcance por la fusión de la luz y el amor, y por la reacción de la “sustancia iluminada” al “poder atractivo del amor”. He dado aquí una clave para la verdadera comprensión del trabajo de estos Avatares —algo hasta ahora bastante irrealizado.

Extraído de: “La Reaparición del Cristo” (edición en revisión), Alice Ann Bailey.

COMPARTIR

Detalles:


Descubrir más
JugarCubiertaEl Título De La Pista
La Pista De Los Autores