0%

LGI 3 – Estanza 3 Parte IX

Programa: Reflexión sobre los Libros Azules


Lista de tracks:


LGI 3 - Estanza 3 Parte IX

Reflexión sobre los Libros Azules

Sumar a la lista de reproducción

Reseña:


La Gran Invocación

Estanza Tres

Parte IX

 

Cuando los hombres sienten que han agotado todos sus recursos, que han llegado al término de todas sus posibilidades innatas y que no pueden resolver ni manejar los problemas y condiciones que enfrentan, suelen buscar a un Intermediario divino y al [i6] Mediador que abogará por su causa ante Dios y traerá consigo un salvamento. Buscan un Salvador. A esta doctrina de Mediadores, de Mesías, de Cristos y de Avatares puede hallársela corriendo como un hilo dorado a través de todos los credos y Escrituras mundiales y, relacionando estas Escrituras mundiales con alguna fuente central de emanación, se los encuentra en rica abundancia por todas partes. Incluso el alma humana es considerada como un intermediario entre el hombre y Dios; incontables millones creen en Cristo para actuar como el divino mediador entre la humanidad y la divinidad.

La venida del Avatar, el advenimiento de Uno Que Viene y, en términos de hoy, la reaparición del Cristo, son las notas clave de la expectativa prevalente. Cuando los tiempos están maduros, la invocación de las masas es suficientemente estridente y la fe de quienes conocen es suficientemente entusiasta, entonces siempre Él ha venido y hoy no será una excepción a esta antigua regla o a esta ley universal. Durante décadas, la reaparición del Cristo, el Avatar, ha sido prevista por los fieles en ambos hemisferios —no sólo por los fieles cristianos, sino también por quienes esperan a Maitreya y al Boddhisattva además de quienes aguardan al Imán Mahdi.

La Reaparición del Cristo

Como he señalado anteriormente, el retorno de Cristo será expresado, en primer lugar, por un considerable aumento de la conciencia de Cristo en los corazones de los hombres en todas partes; su primera expresión será buena voluntad.

 

En segundo lugar, los discípulos en todas partes se hallarán cada vez más sensitivos a Su cualidad, Su voz y Su enseñanza; serán “sobreumbrados” por Él en muchos casos, así como antes sobreumbró a Su discípulo Jesús; por medio de este sobreumbrar de discípulos en todas las tierras, Se duplicará a Sí Mismo repetidamente. La efectividad y la potencia del discípulo sobreumbrado serán asombrosas.

 

Uno de los primeros experimentos que Cristo hizo mientras Se preparaba para esta forma de actividad fue en conexión con Krishnamurti. Fue sólo parcialmente exitoso. El poder usado por el Cristo [e157] fue distorsionado y mal aplicado por el tipo de devoto del cual la Sociedad Teosófica está mayormente constituida, y se puso fin al experimento: no obstante, sirvió a un propósito muy útil. Como resultado de la guerra, el género humando ha sido desilusionado; la devoción ya no es considerada adecuada o necesaria para la vida espiritual o su efectividad. La guerra fue ganada no mediante devoción o el apego de millones [i172] de hombres a algún ideal preciado, sino por el simple cumplimiento del deber y el deseo de salvaguardar derechos humanos…

 

Silencio Breve

 

Cuando Cristo venga, habrá un florecimiento en gran actividad de Su tipo de conciencia entre los hombres; cuando discípulos estén trabajando bajo el reconocimiento del Cristo, vendrá entonces el tiempo en que Él pueda nuevamente moverse entre los hombres de una manera pública; Él puede ser públicamente reconocido y de ese modo hacer Su trabajo en los niveles externos del vivir así como también en los internos. Para estos tres eventos, que están conectados con la divinidad inherente al hombre, la Jerarquía está trabajando y preparándoSe, y registrará esencialmente otro de los resultados del uso exitoso de la nueva Invocación a fin de ayudar en esta tarea de preparación.

 

Aquellos de ustedes que son discípulos verán fácilmente la significación de la tercera estanza. El significado de la misma es que la Invocación como es usada por la Jerarquía (nótese esto) ayudará a ocasionar la evocación de la voluntad espiritual en la humanidad y el reconocimiento de la voluntad divina por la Jerarquía. Hay poco que pueda decirse al gran público sobre esta tercera estanza. La interpretarán en toda su sencillez como una plegaria para que la voluntad humana pueda ser llevada a conformarse a la voluntad divina, aunque eso puede que no se comprenda. Aun desde el ángulo de la Jerarquía, la voluntad divina como es esencialmente sigue siendo el gran misterio, pero a pesar de eso Ellos pueden y en verdad “conocen y sirven” el propósito; el propósito es ese aspecto de la voluntad divina que busca expresión inmediata en la Tierra. La Jerarquía es el distribuidor de energía —la energía de amor. Por lo tanto, dado que el propósito de la voluntad de Dios (conocida y comprendida en la Cámara del Concilio de Shamballa) procura influir a la voluntad humana, es una expresión en términos jerárquicos como la voluntad-al-bien, y en términos humanos como [i173] buena [e158] voluntad, como amorosa determinación o como una fija intención de ocasionar rectas relaciones humanas.

 

Hasta el Cristo Mismo luchó con el problema de la voluntad divina y Se dirigió a la Mónada en el momento en que conciencializó por primera vez el alcance y la complejidad de Su misión como Salvador del Mundo. Entonces exclamó: “Padre, no Mi voluntad sino la Tuya sea hecha”. Esas palabras marcaron la renuncia a los vehículos mediante los cuales había intentado salvar a la humanidad; ello Le indicó lo que en ese momento podría haber parecido un evidente fracaso y que  Su misión no estaba cumplida. Durante casi dos mil años Él ha esperado realizar esa misión; ello ha marcado además para Él la entrada en un nuevo ciclo de actividad; este ciclo culminará durante los próximos trescientos años con éxito si esta Invocación —como es utilizada por todos ustedes por y la Jerarquía — prueba su efectividad. El Cristo no puede proseguir con Su misión asignada sin acción recíproca de la humanidad.

 

Este mantra es peculiar y esencialmente el Propio mantra de Cristo, y su “sonido ha surgido”[1] al mundo entero por medio de Su enunciación del mismo y a través de su uso por la Jerarquía. Ahora sus palabras deben emitirse en el mundo entero mediante su enunciación por los hombres en todas partes, y su significado debe ser expresado por las masas a su debido tiempo. Entonces Cristo puede nuevamente “retornar a la Tierra” y “ver el trabajo de Su alma y quedar satisfecho”.

Discipulado en la Nueva Era II

 

Un Avatar, o un Cristo, vienen cuando el mal es rampante. Por esta razón, si por ninguna otra, un Avatar puede ser esperado hoy en día. Está creado el marco necesario para la reaparición del Cristo.

 

La Reaparición del Cristo

[1]      go forth

COMPARTIR

Detalles:


Jugar Cubierta El Título De La Pista
La Pista De Los Autores