0%

Libertad y responsabilidad

Programa: La voz del silencio


Lista de tracks:


Libertad y responsabilidad

La Voz del Silencio

Sumar a la lista de reproducción

Reseña:


(Escuchado/descargado 50 veces, 1 visitas hoy)

La libertad de espíritu es esa habilidad interior y subjetiva (que todos poseemos) de liberar la conciencia de los efectos del control y la limitación de la vida cotidiana; es una capacidad inherente y puede ser nutrida y liberada en la forma de una expresión activa, para convertirnos en agentes de una nueva forma de vida.

Se ha dicho que “la libertad trae sus propias responsabilidades”, por lo tanto, los verdaderos “luchadores por la libertad” en este mundo son aquellos en quienes está firmemente presente y activo el principio de responsabilidad; aquellos que alcanzaron en sí mismos la libertad. La libertad de todas las limitadas actitudes de la mente y el corazón que encierran la inteligencia y enceguecen el ojo de la visión.

A través de una desarrollada y sensible aceptación de las responsabilidades personales, los hombres y las mujeres de libre pensamiento y acción, elegirán actuar dentro de los pormenores de cualquier situación que enfrenten y bajo las circunstancias existentes. No se desvían frente a los fanáticos idealismos, que aún teniendo una meta fracasan en los pasos intermedios que deben ser dados. Estamos viviendo en un período de transición entre la vieja era de Piscis y la nueva era de Acuario. Una idea de la nueva era aplicada con el idealismo de la era pasada, que generalmente lleva a extremos de fanatismo, es algo difícil y peligroso.

Mucha gente está respondiendo a la idea de la nueva era pero ésta puede ser mal conducida y confundida con los métodos de la vieja era. También puede suceder que sea presentada una fuerza de la era pasada en el “ropaje” de la nueva era con resultados destructivos y retrógrados. Estas fuerzas en conflicto pueden ser reconocidas claramente en el presente, por ejemplo en un fino idealismo como el de una comunidad mundial de naciones y las muchas actividades irreales que resultan de ello, y la idea misma de la libertad de la cual también han resultado formas de adhesión fanáticas que socavan el principio implicado.

Las cuatro libertades de Franklin D. Roosevelt son aún una meta para una amplia franja de la familia humana. La libertad de temor, la libertad de expresión, la libertad de necesidades y la libertad de creencias, van al corazón de las necesidades físicas, emocionales e intelectuales de muchos millones de personas en el mundo de hoy. Estas libertades dependen en gran medida de la disposición de aquellos que están en una posición de poder y de autoridad, en el gobierno, en la religión y en otros estamentos de la sociedad institucional, por un lado, y por otro dependen del resto de la sociedad civil.

La libertad de espíritu es esa habilidad interior y subjetiva (que todos poseemos) de liberar la conciencia de los efectos del control y la limitación de la vida cotidiana…

La verdadera libertad, la libertad espiritual, trabaja de adentro hacia afuera, afectando no sólo la vida personal del “alma libre”, sino alcanzando con fuerza liberadora la conciencia de todo aquel que lucha contra los límites que lo restringen. En un mundo interdependiente como el actual, ningún individuo puede liberarse por sí mismo de sus propias cadenas y limitados estados de conciencia sin que al mismo tiempo afecte a la conciencia de toda la familia humana.

Debemos situar en la perspectiva de la humanidad una, de la humanidad como un reino de la naturaleza, una parte de la totalidad espiritual, los problemas mundiales que nos ocupan y tratamos de solucionar. El hambre, la violencia de la pobreza, la ignorancia y la superstición deben ser enfrentadas.

Un “hombre libre” es en realidad aquel cuya vida está basada en el Plan de la evolución y es controlada por el alma; es una vida responsable y comprometida, sabia e iluminada, plena de amor y de inteligencia completamente comprometida en el proceso de evolución dentro de nuestro planeta; es un cooperador en la meta acuariana de fraternidad, unidad, paz y progreso para la totalidad de la humanidad.

En esta época mundial de transición hacia nuevos significados vitales, el destino de los hombres y las naciones está determinado por los valores que gobiernan sus decisiones. Uno de tales valores es el de la responsabilidad individual.

En el futuro los educadores pondrán el énfasis sobre: 1. El desarrollo del control mental de la naturaleza emocional. 2. La visión o la capacidad de ver, más allá de lo que es, lo que podría ser. 3. El conocimiento fáctico heredado sobre el cual será posible superponer la sabiduría del futuro. 4. La capacidad de manejar inteligentemente las relaciones y reconocer y asumir responsabilidad. 5. El poder para utilizar la mente de dos maneras: a. Como el “sentido común” (usando esta palabra en su antiguo significado), analizando y sintetizando la información trasmitida por los cinco sentidos. b. Como un faro, penetrando en el mundo de las ideas y de la verdad abstracta.

Karma es lo que el Hombre —el Hombre celestial en el cual vivimos toda la humanidad, el género humano como grupo de naciones y el hombre individual— ha instituido, llevado a cabo, fomentado, realizado o no, en el trascurso de las épocas hasta el momento actual. Hoy el fruto está maduro, y el género humano está cosechando lo que ha sembrado, en preparación para arar nuevamente en la primavera de la nueva era, sembrando nuevas simientes que producirán una mejor cosecha (roguemos y esperemos que así sea).

[Bibliografía: Los Problemas de la Humanidad, Curación Esotérica (de los libros de Alice A. Bailey por Fundación Lucis)] y Secuencia 2 de Buena Voluntad. www.lucis.org

(Escuchado/descargado 50 veces, 1 visitas hoy)
2+
Descubrir más
Play Imagen Título
Programa