0%

Los principales factores del deterioro de la mente

Programa: Reto al cambio


Lista de tracks:


Los principales factores del deterioro de la mente

Reto al cambio

Sumar a la lista de reproducción

Reseña:


(Escuchado/descargado 92 veces, 1 visitas hoy)

CREO QUE valdría la pena que examináramos el problema de la rapidez con que la mente se deteriora y cuáles son los principales factores que tornan a la mente torpe, insensible y pronta a responder. Creo que sería importante si pudiésemos investigar la razón por la que la mente se deteriora, porque si comprendiéramos eso, tal vez podríamos descubrir qué es realmente una vida sencilla.

A medida que vamos avanzando en años, advertimos que la mente -el instrumento de comprensión, el instrumento con el que sondeamos cualquier problema a fin de adquirir, cuestionar, descubrir se deteriora y desintegra por el mal uso; y a mí me parece que uno de los principales factores de este deterioro de la mente es el proceso de opción.

Toda nuestra vida se basa en la opción. Optamos en diferentes niveles de nuestra existencia. Optamos entre el color blanco y el azul, entre una flor y otra flor, entre ciertos impulsos psicológicos de agrado y desagrado, entre ciertas ideas y creencias, aceptando unas y descartando otras. Así, toda nuestra estructura mental se basa en este proceso de opción, en este esfuerzo continuo de optar, distinguir, descartar, aceptar, rechazar. Y en ese proceso hay lucha y esfuerzo constante. Jamás hay una comprensión directa, sino siempre el tedioso proceso acumulativo de la capacidad de distinguir, el cual se basa de hecho en la memoria, en la acumulación de conocimientos; por lo tanto, existe este constante esfuerzo generado por la opción.

Ahora bien, ¿no es ambición la opción? Nuestra vida es ambición. Queremos ser alguien, queremos que se piense bien de nosotros, queremos obtener un resultado. Si no soy sabio, deseo volverme sabio. Si soy violento, deseo llegar a ser no violento. El «llegar a ser» es el proceso de la ambición. Si deseo llegar a ser el más grande político o el santo más perfecto, la aspiración, el empuje, el impulso para llegar a serlo es el proceso de la ambición, el cual se basa esencialmente en la opción.

Así, nuestra vida es una serie de luchas, un movimiento que va de un concepto ideológico a otro, de una fórmula a otra, de un deseo a otro, y en este proceso de devenir, en este proceso de lucha, la mente se deteriora. La naturaleza misma de este deterioro es la opción; y pensamos que la opción es necesaria, opción de la que surge la ambición.

Ahora bien, ¿podemos encontrar una norma de vida que no se base en la ambición, en la opción, que sea un florecimiento cuyo resultado no provenga de una búsqueda? Todo lo que conocernos de la vida es una serie de luchas que terminan en un resultado, y esos resultados se descartan en procura de resultados mayores. Eso es todo lo que conocemos.

En el caso del hombre que permanece solo en una cueva, en el proceso mismo de llegar a ser perfecto hay opción, y esa opción es ambición. El hombre violento trata de llegar a ser no violento; ese mismo «llegar a ser» es ambición. No estamos tratando de averiguar si la ambición es correcta o incorrecta, si es esencial para la vida, sino si es conducente a una vida de sencillez. No me refiero a la sencillez de unas pocas ropas, ésa no es una vida sencilla. El hecho de vestir un taparrabo no indica que un hombre sea sencillo; por el contrario, puede ocurrir que, al renunciar a las cosas exteriores, la se vuelva más ambiciosa porque trata de aferrarse a su propio ideal, ideal que ella misma ha creado y proyectado.

Si observamos, pues, nuestros propios modos de pensar, ¿no deberíamos investigar este problema de la ambición? ¿Qué entendemos por ambición? Y ¿es posible vivir sin ella? Vemos que la ambición engendra competencia, ya sea de los niños en la escuela, o entre los grandes políticos, etc., todos tratando de mejorar el récord. Esta ambición rinde ciertos beneficios industria- les pero, como secuela de ello, se produce el oscurecimiento de la mente, el condicionamiento tecnológico, de modo tal que la mente pierde su flexibilidad, su sencillez y, en consecuencia, es incapaz de experimentar directamente. ¿No deberíamos investigar, no como grupo sino como individuos -ustedes y yo-, no deberíamos averiguar qué significa la ambición, si es que de algún modo somos conscientes de esta ambición en nuestra vida?

JKrishnamurti

Sobre La Ética y Los Medios de Vida

(Escuchado/descargado 92 veces, 1 visitas hoy)
0
Descubrir más
Play Imagen Título
Programa