0%

Luz

Programa: Reflexión sobre los Libros Azules


Lista de tracks:


Sumar a la lista de reproducción

Reseña:


(Escuchado/descargado 25 veces, 1 visitas hoy)
22+

El objeto para el cual la vida toma forma y el propósito del ser manifestado es el desenvolvimiento de la conciencia, o la revelación del alma. Esto podría ser denominado la Teoría de la Evolución de la Luz. Cuando se conciencializa que incluso el científico moderno está diciendo que luz y materia son términos sinónimos, de este modo haciéndose eco de las enseñanzas de Oriente, se vuelve evidente que mediante la interacción de los polos y mediante la fricción de los pares de opuestos, la luz destella. La meta de la evolución resulta ser una serie gradual de demostraciones de luz. Velada y oculta por cada forma, se halla la luz. A medida que la evolución avanza, la materia deviene cada vez más un mejor conductor de la luz, demostrando así la exactitud de la declaración del Cristo, “Yo Soy la Luz del Mundo”.

Cuando un hombre literalmente camina en la luz de su alma y la clara luz del sol fluye a través de él —revelando el Sendero— eso revela al mismo tiempo el Plan. Sin embargo, simultáneamente llega a ser consciente de que el Plan aún está muy lejos de ser consumado. Lo oscuro, en verdad, se hace más evidente; el caos, la miseria y el fracaso de los grupos mundiales, quedan revelados; se observa la impureza y el polvo de las fuerzas que guerrean, y todo el sufrimiento del mundo pesa sobre el asombrado, pero iluminado, aspirante. ¿Podrá resistir esta presión? ¿Podrá conocer en realidad el dolor y sin embargo regocijarse eternamente en la conciencia divina? ¿Es capaz de enfrentar lo que revela la luz y no obstante continuar su camino con serenidad, seguro del triunfo final del bien? ¿Será abrumado por el mal superficial y olvidará el corazón de Amor que late detrás de todas las apariencias externas? El discípulo debe recordar siempre esta situación, o será destruido por lo que haya descubierto.

Pero con el advenimiento de la luz, se hace consciente de una, para él, nueva forma de energía. Aprende a trabajar en un nuevo campo de oportunidad. El reino de la mente se abre ante él, y descubre que puede diferenciar entre la naturaleza emocional y la mental; también descubre que se puede obligar a la mente a asumir la posición del controlador, y que las fuerzas sensorias responden obedeciendo a las energías mentales. “La luz de la razón” produce esto —luz siempre presente en el hombre, pero sólo significativa y poderosa cuando es vista y conocida, sea fenoménica o intuitivamente.

En la luz del Todo, la luz del pequeño yo se desvanece, así como la luz inherente a todo átomo del cuerpo se une y queda anulada en la luz del alma, cuando esta resplandece en toda su gloria.

Cuando esta etapa de altruismo, servicio y subordinación al Yo uno y de sacrificio al grupo llega a ser el objetivo, el hombre ha alcanzado la etapa en que puede ser aceptado en ese grupo de místicos, conocedores mundiales y trabajadores grupales que es el reflejo de la Jerarquía planetaria en el plano físico.

Podría declararse que este proceso de llevar luz a lugares oscuros comprende naturalmente tres etapas:

• La etapa en la que el principiante y el aspirante se esfuerzan por erradicar el glamur de su propia vida por el uso de la luz de la mente. La luz del conocimiento es un principal agente desvanecedor en las primeras etapas de la tarea y elimina efectivamente los diversos glamures que velan la verdad al aspirante.
• La etapa en la que el aspirante y el discípulo trabajan con la luz del alma. Esta es la luz de la sabiduría que es el interpretado resultado de una larga experiencia, y afluye mezclándose con la luz del conocimiento.
• La etapa en la que el discípulo y el iniciado trabajan con la luz de la intuición. Mediante la fusión de la luz del conocimiento (luz de la personalidad) y la luz de la sabiduría (luz del alma), la Luz es vista, conocida y captada. Esta luz apaga las luces menores por medio de la radiancia pura de su poder.

Tienen por lo tanto la luz del conocimiento, la luz de la sabiduría y la luz de la intuición, siendo tres definidas etapas o aspectos de la Luz Una.

El alma es ese factor en la materia (o más bien aquello que emerge del contacto entre el espíritu y la materia) que produce respuesta sensible y lo que denominamos conciencia en sus diferentes formas; es también esa latente o subjetiva cualidad esencial que se hace sentir como luz o radiación luminosa. Es el “yo-brillante desde adentro” que es la característica de todas las formas.

Podría declararse que sólo cuando predomina el aspecto alma, el mecanismo de respuesta (la naturaleza forma del hombre) cumple totalmente su destino, y sólo entonces es posible la verdadera radiación magnética y el puro resplandor de luz.

Todo el tema de la revelación es la revelación de la luz, y eso implica muchas diferentes interpretaciones de la palabra “luz”; concierne al descubrimiento de las zonas iluminadas del ser que de otra manera permanecen desconocidas y, por lo tanto, ocultas. Creamos luz; empleamos luz; descubrimos luces mayores que sirven para revelarnos al Dios Desconocido. Es la luz guiadora dentro de nosotros que finalmente revela esas luces más brillantes que introducen el proceso de la revelación. Estoy, hermano mío, hablando simbólicamente como bien puede comprender.

Están en proceso de encarnación; están siguiendo el camino que han elegido. ¿Ya está iluminada la casa que están construyendo? ¿Es una morada iluminada? ¿o es una oscura prisión? Si es una morada iluminada, atraerán a su luz y calor a quienes están a su alrededor y el tirón magnético de vuestra alma, cuya naturaleza es luz y amor, salvará a muchos. Si todavía son un alma aislada, tendrán que pasar por los horrores de un más completo aislamiento y soledad, recorriendo solos el oscuro camino del alma. Sin embargo este aislamiento, esta soledad y esta separación en la oscura noche son parte de la Gran Ilusión. Es no obstante una ilusión en la cual toda la humanidad está sumergida como preparación para la unidad, libertad y liberación. Algunos están perdidos en la ilusión y no saben qué es la realidad y la verdad. Otros caminan libres en el mundo de la ilusión con el propósito de salvar y elevar a sus hermanos, y si ustedes no pueden hacer esto, tendrán que aprender a caminar así.

 

Compilado “El Alma, la cualidad de la Vida”; de los libros azules, los libros de Alice Bailey.

(Escuchado/descargado 25 veces, 1 visitas hoy)
Compartir

Detalles:


Descubrir más
Play Imagen Título
Programa