0%

Magia: Blanca y Negra

Programa: Reflexión sobre los Libros Azules


Lista de tracks:


Magia: Blanca y Negra

Reflexión sobre los Libros Azules

Sumar a la lista de reproducción

Reseña:


(Escuchado/descargado 33 veces, 1 visitas hoy)
13+

En estos días se habla mucho entre los estudiantes ocultistas sobre la magia blanca y negra y mucho de lo que se dice no tiene fundamento o veracidad. Se ha expresado con toda exactitud que la línea de demarcación existente entre los dos tipos de trabajadores es tan tenue que difícilmente pueden reconocerla quienes aún no merecen ser llamados “conocedores”. La diferencia entre ambos existe en el método y en el móvil, pudiendo resumirse de la siguiente manera:

El móvil del mago blanco consiste en beneficiar al grupo para el cual emplea su energía y tiempo. El mago del sendero izquierdo siempre trabaja solo, y si alguna vez colabora con otros lo hace con un propósito egoísta oculto. El exponente de la magia blanca se interesa en el trabajo constructivo a fin de colaborar en los planes jerárquicos y llevar adelante los deseos del Logos planetario. El Hermano de la Oscuridad se ocupa de lo que está fuera de los planes de la Jerarquía y de lo que no está dentro del propósito del Señor del Rayo planetario.

El mago blanco, como ya se dijo, trabaja totalmente por medio de los Devas Constructores mayores; valiéndose del sonido y de los números, fusiona su trabajo, influenciando así a los Constructores menores que forman la sustancia de sus cuerpos y, por consiguiente, de todo lo que existe. Actúa por medio de centros grupales y puntos vitales de energía, y desde allí produce en la sustancia los resultados deseados. El Hermano de la Oscuridad trabaja directamente con la sustancia y con los Constructores menores, no colabora con las fuerzas que emanan de niveles egoicos. Las legiones menores de la “Hueste de la Voz” son sus sirvientes, no las Inteligencias rectoras de los tres mundos; trabaja principalmente en los planos astral y físico, sólo raras veces lo hace con las fuerzas mentales, y únicamente en casos muy especiales, un mago negro oculto en el karma cósmico actúa en los niveles mentales superiores. Sin embargo los casos que allí pueden observarse constituyen las causas principales que contribuyen a la manifestación de toda magia negra.

El mago blanco trabaja siempre en cooperación con otros, y él mismo está bajo la dirección de ciertos guías de grupo. Por ejemplo, los Hermanos de la Logia Blanca trabajan dirigidos por los tres grandes Señores y se conforman a los planes establecidos, subordinando Sus propósitos e ideas individuales al gran esquema general. El mago negro por lo general trabaja de una manera intensamente individualista, llevando a cabo solo sus proyectos o ayudado por sus subordinados. Por lo común no acepta ninguna autoridad superior, pero con frecuencia es víctima de agentes en niveles superiores del mal cósmico, que lo utilizan como él utiliza a sus cooperadores inferiores.

El mago blanco trabaja con el aspecto evolutivo en conexión con el Sendero de Retorno. El hermano negro se ocupa de las fuerzas involutivas o del Sendero de Ida.

 Por último, podría decirse brevemente en conexión con las diferencias que existen entre ambos, que el mago de la Buena Ley trabaja con el alma de las cosas. Su hermano de la oscuridad trabaja con el aspecto materia.

El hermano blanco trabaja dirigido por la Jerarquía o el gran Rey, llevando a cabo Sus propósitos planetarios. El hermano de la oscuridad trabaja dirigido por ciertas Entidades separadas, desconocidas para él, vinculadas con las fuerzas de la materia misma. Mucho más podría decirse a este respecto, pero lo que se ha impartido basta para nuestro propósito.

Los Hermanos Oscuros son —recuerden siempre esto— hermanos, descarriados y equivocados, sin embargo aún hijos del mismo Padre aunque vagando lejos, muy lejos, en la tierra de las distancias. El camino de vuelta para ellos será largo, pero la misericordia de la evolución inevitablemente los obligará a volver por el sendero de retorno en ciclos que están muy por delante. Cualquiera que exalta en demasía la mente concreta y continuamente le permite excluir lo superior, está en peligro de desviarse al sendero de la izquierda. Muchos son los que se desvían así… pero regresan,y entonces en el futuro evitan semejantes errores. El hombre que persiste a pesar de la advertencia y del dolor, es quien finalmente se convierte en un hermano de la oscuridad.

 El hermano oscuro no se siente unido a su especie; sólo ve personas que han de ser explotadas para sus propios fines. Esta es entonces, en pequeña escala, la marca de aquellos que están siendo usados por ellos a sabiendas o no. No respetan a persona alguna, consideran a todos los hombres como presa legítima, usan a cualquiera para salirse con la suya, y por las buenas o por las malas procuran destruir toda oposición y para que el yo personal obtenga eso que ellos desean.

 El hermano oscuro no tiene en cuenta el sufrimiento que pueda ocasionar; no le importa qué agonía mental induce en un oponente; persiste en su intención y no desiste de dañar a cualquier hombre, mujer o niño, siempre que mientras tanto se promuevan sus propios fines. No hay que esperar en absoluto compasión alguna de quienes se oponen a la Hermandad de la Luz.

En el plano físico y en el plano emocional, el hermano oscuro tiene más poder que el Hermano de la Luz —no más poder per se sino más poder aparente, porque los Hermanos Blancos eligen no ejercer Su poder en esos dos planos, como hacen los Hermanos Oscuros. Podrían ejercer Su autoridad pero eligen abstenerse, trabajando con los poderes de evolución y no de involución.

¿Y ahora qué métodos pueden emplearse para salvaguardar al trabajador en el campo del mundo? ¿Qué se puede hacer para asegurar su seguridad en los conflictos actuales y en los mayores conflictos de los siglos venideros? 

  • Una comprensión de que la pureza de todos los vehículos es la necesidad primordial.
  • La eliminación de todo temor. El temor causa debilidad; la debilidad causa una desintegración; el punto débil cede y aparece una brecha, y a través de esa brecha la fuerza maligna puede entrar. El factor de entrada es el temor del hombre mismo, quien de este modo abre la puerta.
  • Permanecer firme e impasible, no importa lo que suceda.
  • Un reconocimiento del uso del sentido común y la aplicación de este sentido común a la materia entre manos.

 

Extraído de Cartas sobre Meditación Ocultista, Un Tratado sobre Fuego Cósmico, Un Tratado sobre Magia Blanca, La Exteriorización de la Jerarquía, Psicología Esotérica Tomo I y Curación Esotérica. Citas contenidas en el libro de recopilación Reflexionen sobre Esto.

(Escuchado/descargado 33 veces, 1 visitas hoy)
Compartir

Detalles:


Descubrir más
Play Imagen Título
Programa