0%

Meditacion

Programa: Reflexión sobre los Libros Azules


Lista de tracks:


Sumar a la lista de reproducción

Reseña:


(Escuchado/descargado 40 veces, 1 visitas hoy)
24+

Dije que “la meditación del alma es de naturaleza rítmica y cíclica…”

La base de todo crecimiento oculto es la meditación, o esos períodos de gestación silenciosa en los cuales el alma crece en el silencio.

¿Qué ocurre en la meditación? Gracias al decidido empeño y a la atención que presta a las reglas establecidas, el aspirante consigue ponerse en contacto con materia más sutil que aquella con que lo hace comúnmente. Hace contacto con su cuerpo causal, y con el tiempo hará contacto con la materia del plano búdico. Debido a este contacto su propia vibración se acelera momentánea y brevemente.

Por la meditación un hombre puede liberarse de la ilusión de los sentidos y de su atracción vibratoria; encuentra su propio centro de energía positiva y es conscientemente capaz de utilizarlo; por lo tanto se da cuenta que su verdadero Yo actúa libre y conscientemente más allá de los planos sensorios; penetra en los planes de esa Entidad mayor dentro de cuya capacidad irradiatoria tiene su lugar; entonces puede llevar a cabo conscientemente esos planes, a medida que llega a captarlos en las diversas etapas de realización y a ser consciente de la unidad esencial.

La principal función de la meditación es llevar al instrumento inferior a tal condición de receptividad y respuesta vibratoria que el Ego o Ángel solar pueda utilizarlo y producir resultados específicos. Esto implica, por lo tanto, un descenso de fuerza desde los niveles superiores del plano mental (donde mora el Hombre real) y una vibración recíproca que emana del Hombre, el Reflejo. Cuando estas dos vibraciones se sintonizan y la interacción es rítmica, entonces las dos meditaciones prosiguen sincrónicamente y la tarea de magia y creación puede continuar libremente.

Uno de los objetivos de la meditación diaria es permitir que el cerebro y la mente vibren al unísono con el alma a medida que ella procura “en profunda meditación” comunicarse con su reflejo.

Procuren hacer cualquier esfuerzo por llevar la mente y el cerebro a una condición de actividad tal, que el hombre salga de su propia meditación y (perdiendo de vista sus propios pensamientos) se convierta en el alma, el pensador en el reino del alma.

La meditación a menudo es considerada el medio para establecer contacto con el alma. Sin embargo, la gente olvida que este contacto se produce con frecuencia por una actitud reflexiva interna de la mente, por una vida dedicada al servicio y al altruismo y por una determinación de disciplinar la naturaleza inferior, para que llegue a ser un verdadero canal para el alma. Cuando estos tres métodos de desarrollo son plenamente expresados y se convierten en tendencia de la vida o en hábitos permanentes, entonces la meditación puede ser llevada a otro nivel de utilidad y a servir como técnica para el desarrollo de la intuición y la solución de los problemas grupales. Sobre este uso de la meditación quiero llamarle la atención…

 

La Ciencia de la Meditación. Actualmente se la asocia en la mente de los hombres con los asuntos religiosos, pero aquí se refiere únicamente al tema aludido. Esta ciencia puede ser aplicada a todos los procesos de la vida. En realidad es una rama subsidiaria, preparatoria para la Ciencia del Antakarana, y constituye la verdadera ciencia de la construcción consciente o esotérica del puente. Por este medio se facilita el proceso de construcción, especialmente en las primeras etapas. Es uno de los principales modos de funcionamiento espiritual; es uno de los principales caminos a Dios; relaciona a la mente individual finalmente con la mente superior y luego con la Mente Universal. Es una de las principales técnicas de construcción y finalmente dominará a los nuevos métodos educativos en escuelas primarias y superiores. Está principalmente destinada a:

a. Producir sensitividad a las impresiones superiores.

b. Construir la primera mitad del antakarana, entre la personalidad y el alma.

c. Producir una final continuidad de conciencia.

Los estudiantes de meditación estarían pasmados y quizás desalentados si pudieran darse cuenta de cuán rara vez proporcionan las condiciones correctas por medio de meditación, las cuales permitirán al Instructor que los observa ocasionar ciertos efectos. Por la frecuencia de la capacidad del estudiante para hacer esto, llega el indicio de progreso y la posibilidad de llevarlo otro paso adelante. Enfatícese este punto en la enseñanza, pues conlleva un incentivo para mayor diligencia y aplicación. Si el discípulo mismo por su parte no proporciona las condiciones justas, las manos del Maestro están atadas y sólo puede hacer poco. Propio esfuerzo es la clave del progreso, junto con consciente aplicación comprehensiva al trabajo previsto. Cuando se hace ese esfuerzo con perseverancia, llega entonces la oportunidad del Maestro para llevar a cabo Su parte del trabajo.

No olviden que la meditación clarifica la mente sobre la realidad y la naturaleza del Plan, que la comprensión trae ese Plan al mundo del deseo y que el amor libera la forma que materializará el Plan en el plano físico. Les pido que manifiesten estas tres expresiones de sus almas. Todos, sin excepción, si lo desean, pueden servir de estas tres maneras.

 

 

Compilado “El Alma, la cualidad de la Vida”; de los libros azules, los libros de Alice Bailey editados por Fundación Lucis.

(Escuchado/descargado 40 veces, 1 visitas hoy)
Compartir

Detalles:


Descubrir más
Play Imagen Título
Programa