0%

Problema Económico – El Dinero

Programa: La voz del silencio


Lista de tracks:


Problema Económico - El Dinero

La Voz del Silencio

Sumar a la lista de reproducción

Reseña:


(Escuchado/descargado 94 veces, 1 visitas hoy)
67+

 

“La clave del problema de la humanidad (enfocándose como lo ha hecho en las dificultades económicas de los últimos doscientos años y en el impasse teológico de las iglesias ortodoxas) ha sido tomar y no dar, aceptar y no compartir, agarrar y no distribuir. Esto implicó el quebrantamiento de una ley que ha colocado a la humanidad en una posición de culpa positiva. Las impresiones desde la Jerarquía han sido recibidas, distorsionadas, mal aplicadas y malinterpretadas, y la tarea del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo es contrarrestar este mal.”

Ciertos hechos son evidentes. El viejo orden ha fallado. Los recursos del mundo cayeron en manos de los egoístas y no hubo una justa distribución. Algunas naciones tuvieron demasiado y explotaron sus excedentes; otras naciones tuvieron muy poco, y por ello su vida nacional y su situación económica fueron perjudicadas. Al final de esta guerra todas las naciones estarán en dificultades financieras, todas necesitarán ser reconstruidas y todas tendrán que dedicarse activamente a llegar a un acuerdo sobre la futura vida económica del planeta y ajustarla sobre líneas más sólidas. Este período de ajuste ofrece la oportunidad de efectuar cambios drásticos y profundamente necesarios y establecer un nuevo orden económico basado en la contribución de cada nación al todo, en la participación de los artículos de primera necesidad y en el inteligente acopio de todos los recursos para beneficio de la totalidad, además de un sensato sistema de distribución. Un plan así es factible.

Básicamente este problema es mucho menos difícil de resolver. Con sano sentido común puede lograrse. Hay recursos adecuados para el mantenimiento de la vida humana, y la ciencia puede acrecentarlos y desarrollarlos. Los bienes minerales del mundo, el petróleo, el producto del campo, la contribución del reino animal, las riquezas del mar y los frutos y las flores, se ofrecen a la humanidad. El hombre los controla y pertenecen a todos; no es propiedad de un grupo, nación o raza. Se debe exclusivamente al egoísmo del hombre que (en estos días de rápida movilidad) millares de personas perezcan de hambre mientras que los alimentos se pudren o se los destruye; debido a los planes codiciosos y a las injusticias financieras de los hombres, los recursos del planeta no están universalmente disponibles de acuerdo a un inteligente sistema de distribución. No hay excusa que justifique que en alguna parte del mundo se carezca de las cosas esenciales para vivir. Tal carencia acusa una política miope y el bloqueo del libre traslado de los artículos de primera necesidad, por una u otra razón. Todas estas condiciones deplorables se basan en algún egoísmo nacional o grupal y en que no se ha preparado un proyecto imparcial inteligente para satisfacer la necesidad humana en todo el mundo.

¿Qué debe hacerse entonces, además de educar a las generaciones venideras sobre la necesidad de compartir, para que circulen libremente los esenciales artículos de primera necesidad? La causa de este erróneo modo de vivir es muy simple. Es producto de antiguos métodos educativos erróneos, de la competencia y de la facilidad con que pueden ser explotados los indefensos y los débiles. Ningún grupo en particular es responsable, como hacen suponer a los ignorantes ciertos ideólogos fanáticos. En nuestro período simplemente se ha llegado a la culminación del egoísmo humano al que, o se le pone fin inteligentemente, o destruirá a la humanidad.

La solución ofrecida aquí es tan sencilla que, por esa misma razón, quizá no llame la atención. La cualidad que deben poseer quienes preparan este cambio del enfoque económico es también tan simple —la voluntad al bien— que además puede ser pasada por alto, pero sin sencillez y buena voluntad poco podrá efectuarse después de la guerra mundial. Se necesitarán hombres de visión, muy comprensivos, con conocimiento técnico e interés cosmopolita, los cuales deben tener también la confianza del pueblo, deben reunirse y establecer las reglas por las cuales el mundo se alimente adecuadamente; deben determinar la naturaleza y extensión de la contribución que cada nación debe hacer; deben establecer la naturaleza y extensión de las provisiones que deberán entregarse a cada nación, y así crear esas condiciones que mantendrán circulando equitativamente los recursos del mundo e ingeniar esas medidas preventivas que contrarrestarán el egoísmo y la codicia humanos.

¿Puede encontrarse un grupo de hombres así? Creo que sí. En todas partes hay quienes estudian profundamente la naturaleza humana, hay investigadores científicos de gran comprensión humana y hombres y mujeres conscientes que durante largo tiempo —bajo el antiguo y cruel sistema— lucharon con el problema del dolor y la necesidad humanos.

Los Maestros de tercer rayo están trabajando enérgicamente en el mundo de los negocios y de las finanzas por medio de aquellos que están animados por un espíritu de servicio altruista —y hay muchos así. Es un nuevo campo para esfuerzo espiritual. No es posible explayarse en un breve espacio sobre los métodos y los planes de la Jerarquía en este momento de crisis y emergencia en conexión con el campo del dinero y su significación y uso correcto. El método general empleado es de inspiración y de la presentación de momentos de crisis. Estos momentos ofrecen oportunidad para la actividad de algún discípulo, y de este modo el aprendizaje de una lección necesaria por los grupos o naciones implicadas deviene posible. La técnica empleada por estos Maestros de tercer rayo es desarrollar las mentes de aspirantes y pensadores en el campo de negocios específico de manera que ellos puedan pensar en términos mayores que los de sus propios intereses comerciales egoístas. También se arreglan momentos de contacto entre miembros del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo y estas personas prominentes que trabajan en el campo de la empresa económica, y de este modo se proporcionan oportunidades para ciertos reconocimientos y cierta cooperación definitiva. Estos son los métodos que nos conciernen. Se emplean otros métodos subjetivos y espirituales que no nos conciernen. Si se nos describieran en detalle, sólo servirían para desconcertar.

NOTA CLAVE

“Así como en el pasado el dinero ha sido el instrumento del egoísmo del hombre, ahora tendrá que ser el instrumento de su buena voluntad.”

En un nuevo y único sentido, hoy estamos en los albores de una era económica totalmente nueva. Esto es cada vez más obvio para todas las personas que piensan. Debido al más reciente triunfo de la ciencia —la liberación de la energía del átomo— el futuro del género humano y el tipo de civilización venidera es impredecible. Los cambios inminentes son de tan largo alcance que es evidente que los viejos valores económicos y las conocidas normas de vida están destinadas a desaparecer; nadie sabe qué los reemplazará.

Mientras haya muy ricos y muy pobres, los hombres estarán por debajo de su elevado destino. El Reino de Dios puede aparecer en la tierra, y en un futuro inmediato, pero los miembros de este reino no reconocen ni ricos ni pobres, ni alto ni bajo, ni capital ni trabajo, sino sólo los hijos del único Padre, y el hecho —natural y aún espiritual— de que todos los hombres son hermanos. Aquí reside la solución del problema que estamos tratando. La Jerarquía espiritual de nuestro planeta no reconoce grupo de capital o trabajo; reconoce únicamente hombres y hermanos. Por lo tanto, la solución es educación y todavía más educación

y la adaptación de las reconocidas tendencias de los tiempos a la visión percibida por los de mente espiritual y por quienes aman a sus semejantes.

[Bibliografía: Los Problemas de la Humanidad, La Exteriorización de la Jerarquía y Sicología Esotérica T° II y Discipulado en la Nueva Era (Alice A. Bailey, editados por Fundación Lucis, Buenos Aires, Argentina)]. Liks: LECTURAS SUGERIDAS, EL PROBLEMA ECONÓMICO y MEDITACIONES, en el sitio www.lucis.org.

(Escuchado/descargado 94 veces, 1 visitas hoy)
Descubrir más
Play Imagen Título
Programa