0%

Reconocimiento del Alma

Programa: Reflexión sobre los Libros Azules


Lista de tracks:


Reconocimiento del Alma

Reflexión sobre los Libros Azules

Sumar a la lista de reproducción

Reseña:


(Escuchado/descargado 337 veces, 3 visitas hoy)
30+

Una vez que la entidad central dentro de cada forma humana sea reconocida y conocida por lo que esencialmente es, y una vez que su divina persistencia sea establecida, entonces necesariamente veremos el comienzo del reinado de la ley divina en la tierra —una ley impuesta sin fricción y sin rebelión. Esta reacción benéfica se producirá porque los pensadores de la raza estarán fusionados en una concienciación general del alma y una consiguiente conciencia grupal que les permitirá ver el propósito subyacente tras el obrar de la ley.

Trato de trasmitir de diversas maneras, mediante el simbolismo de las palabras, la significación del alma… El alma es una expresión de la mente de Dios, porque mente e intelecto son términos que expresan el principio cósmico de amor inteligente —amor que produce una apariencia a través de la naturaleza de la mente y por lo tanto es el constructor de las formas separadas o apariencias. El alma mediante la cualidad de amor también produce la fusión de apariencia y de cualidad, de percepción y de forma.

El primer paso para sustanciar la realidad del alma es establecer la supervivencia, aunque esto no necesariamente pruebe la inmortalidad. Sin embargo puede considerarse como un paso dado en la correcta dirección. Se está comprobando constantemente que algo sobrevive al proceso de la muerte y persiste después de la desintegración del cuerpo físico. Si esto no es verdad, entonces somos víctimas de una alucinación colectiva, y engañan y mienten y están enfermos y pervertidos los cerebros y las mentes de miles de personas. Tal gigantesca locura colectiva es más difícil de creer que la alternativa de una expansión de conciencia. Sin embargo, el desarrollo que sigue la línea psíquica no probará la existencia del alma. Sólo sirve para destruir la posición materialista.

En la Biblia encontramos las palabras: “En Él vivimos, nos movemos y tenemos nuestro ser”. Esta es la afirmación de una fundamental ley de la naturaleza y la base enunciada de la relación que existe entre la unidad alma, funcionando en un cuerpo humano, y Dios. Determina también, en la medida en que es conciencializada, la relación entre alma y alma. Vivimos en un océano de energías. Nosotros mismos somos diversidad de energías, y todas estas energías están estrechamente interrelacionadas y constituyen el único y sintético cuerpo de energía de nuestro planeta.

 Aceptaremos, desde el principio, el hecho del alma. No consideraremos los argumentos a favor o en contra de la hipótesis de que haya un alma —universal, cósmica y divina, o individual y humana. Para nuestros propósitos de discusión, el alma existe, y se supone su realidad intrínseca como un principio fundamental y probado. Sin embargo, quienes no admiten esta suposición pueden estudiar el libro desde el ángulo de una hipótesis temporalmente aceptada, y de este modo tratar de reunir esas analogías e indicaciones que puedan sustanciar el punto de vista. Para el aspirante, y para aquellos que están tratando de demostrar la existencia del alma porque creen en su existencia, esta expresión de sus leyes y tradición, su naturaleza, origen y potencialidades se convertirá en un fenómeno gradualmente más profundo y experimentado.

Procuraré expresar estas verdades abstractas en tal forma que el público en general, con su profundo interés en el alma, pueda ser inspirado con viva curiosidad y ganado para una consideración más profunda de lo que es todavía una velada suposición. La Era Acuariana verá demostrado el hecho del alma. Este es un intento, llevado adelante en las dificultades de un período de transición que carece incluso de la terminología necesaria, de ayudar a esa demostración.

El primer reconocimiento comprobado del alma llegará de entre los pensadores de la raza; acontecimiento que será resultado del estudio y el análisis que harán los sicólogos del mundo sobre la naturaleza del genio y la significación del trabajo creador.

Los hombres sabrán, y sabrán pronto, que el alma no es una ficción imaginaria, que no es sólo una forma simbólica de expresar una esperanza profundamente arraigada, y que no es el método del hombre para construir un mecanismo de defensa; ni tampoco una forma ilusoria de evadirse de un presente angustioso. Sabrán que el alma es un Ser, un Ser que es responsable de todo lo que aparece en el plano fenoménico.

 

Compilado “El Alma, la cualidad de la Vida”; de los libros azules, los libros de Alice Bailey.

(Escuchado/descargado 337 veces, 3 visitas hoy)
Compartir

Detalles:


Descubrir más
Play Imagen Título
Programa