0%

Relaciones del alma

Programa: Reflexión sobre los Libros Azules


Lista de tracks:


Sumar a la lista de reproducción

Reseña:


(Escuchado/descargado 29 veces, 1 visitas hoy)
22+

El Yo superior en su propio plano, no está entorpecido por tiempo y espacio, y (como conoce el futuro, lo mismo que el pasado) trata de lograr el fin deseado y convertirlo rápidamente en una realidad.

El alma es muy poco consciente de la naturaleza de la personalidad, su disposición e ideas. Puede ser consciente de las limitaciones dentro de la personalidad y de las barreras que se oponen a la afluencia de la energía del alma, pero los detalles no le interesan. Se ocupa de reconocer los proyectos jerárquicos, captar la necesidad mundial y responder (tenue, muy tenuemente al principio) a la afluencia monádica que va desarrollándose. Estas actitudes y reacciones del alma (en su propio plano de existencia) afectan profunda y fundamentalmente la vida de la personalidad. Desde el ángulo del Maestro lo interesante es la capacidad del alma para controlar su instrumento, la personalidad, y actuar a través de ella; lo que Él busca es la habilidad del alma, no la reacción de la personalidad.

Los Maestros no tienen personalidades como usted entiende la personalidad. Un Ashrama es una fusión subjetiva de individuos y no de personalidades, reunidos con el propósito de prestar servicio. Es la fusión de la actividad individual en un todo —un todo unido en objetivo y visión, pero que puede aplicar (y frecuentemente aplica) diferentes métodos y técnicas. El trabajo del Ashrama es esencialmente la presentación al mundo de estos propósitos de servicio, llevados a cabo como mejor le parece al discípulo individual, bajo la “impresión del Maestro” y con la cooperación de Su grupo. Un grupo de discípulos no está prometido a hacer el mismo tipo de trabajo de la misma manera y al mismo tiempo. Están prometidos a trabajar bajo la inspiración de sus almas, tal como sus almas pueden dirigir o dictaminar, fortalecidos por el contacto con el Maestro y entre sí. Los relaciona la identidad de visión y de vibración, más un respeto mutuo y plena libertad —particularmente esto último.

Un Ashrama no está restringido a unos pocos que pueden conocerse mutuamente y reunirse como miembros del Ashrama. Un Ashrama es un grupo internacional; está compuesto por almas encarnadas y desencarnadas; es una síntesis de iniciados de diversos grados y de discípulos aceptados. Los Maestros no consideran iniciados a quienes tomaron la primera iniciación. Sobre este punto debe insistirse.

Los Maestros, todos y cada uno, han renunciado a eso que es material; han sido elevados de los tres mundos por Su Propio esfuerzo; Se han desprendido de todos los impedimentos; han dejado atrás el infierno y el término “espíritus que están en prisión” ya no es aplicable a Ellos. Esto no lo han hecho con ningún propósito egoísta. En los primeros días del Sendero de Probación, la aspiración egoísta predomina en la conciencia del aspirante; sin embargo, a medida que huella ese sendero, y asimismo el Sendero del Discipulado, deja atrás todos esos móviles (una renunciación menor) y su única meta, al buscar liberación y estar libre de los tres mundos, es asistir y ayudar a la humanidad. Esta dedicación al servicio es la marca de la Jerarquía.

La vida de un discípulo es un gradual y firme avance hacia el centro, pues los discípulos aceptados son definitivamente parte de la Jerarquía. La Jerarquía es un lugar de fusión de todas las almas en los niveles superiores del plano mental. En la medida en que una persona está bajo impresión del alma, luego control por el alma y final identificación con el alma, justo en esa medida avanza hacia el centro de fusión. A medida que se acreciente vuestro amor por la humanidad y disminuya vuestro interés en ustedes mismos, así avanzarán hacia ese centro de luz y amor donde los Maestros permanecen en el ser espiritual.

El discípulo… se enfrenta con la propuesta de naturalizar su vida de manera que promueva el propósito grupal, aumente la fortaleza grupal, elimine todo eso que podría obstaculizar la utilidad grupal y acerque el objetivo para el cual fue formado el grupo —llevar a cabo los planes del Maestro.

La utilidad de los discípulos para aquellos que están kármicamente vinculados a ellos o de quienes ellos se sienten —correcta o erróneamente— responsables, cambia con el progreso de una etapa a otra. El cuidado físico de nuestros seres queridos podrá y deberá persistir en cierta medida, aunque el cuidado de la madre por el niño no puede persistir en los años adultos. Quizás hayamos aceptado una responsabilidad (correcta o errónea), pero esto no debe contrarrestar o minar cualquier responsabilidad que les corresponda asumir. Nuestra propia ayuda mental debe estar siempre disponible, pero no debe darse cuando nuestra mente está desconcertada por las nieblas del cuestionamiento y la duda ni cuando hay un espíritu de crítica. Curiosamente, la propia responsabilidad espiritual es generalmente la última en ser reconocida, y la acción tomada sobre ese reconocimiento es igualmente lenta. Sin embargo, en último análisis, es por lejos la más importante, porque la propia influencia espiritual puede ser duradera y puede llevar consigo poder liberador a los que amamos, mientras que las otras responsabilidades —siendo las de las relaciones de la personalidad— siempre acarrean glamur y aquello que no es del reino del espíritu.

¿Ignora usted que al añadir la fuerza de su alma a la de ellos (sin tener en cuenta el aspecto forma) puede galvanizar esas almas a una acrecentada actividad espiritual? Hermano mío, al observar estos acontecimientos, no se sienta tentado a ayudar. Deje que las propias almas inteligentes, puras y amorosas, se encarguen de las personalidades.

 

Compilado “El Alma, la cualidad de la Vida”; de los libros azules, los libros de Alice Bailey.

(Escuchado/descargado 29 veces, 1 visitas hoy)
Compartir

Detalles:


Descubrir más
Play Imagen Título
Programa