0%

Sabiduría

Programa: Reflexión sobre los Libros Azules


Lista de tracks:


Sumar a la lista de reproducción

Reseña:


(Escuchado/descargado 35 veces, 1 visitas hoy)
11+

La sabiduría es la ciencia del espíritu, así como el conocimiento es la ciencia de la materia. El conocimiento es separatista y objetivo, mientras que la sabiduría es sintética y subjetiva. El conocimiento separa, la sabiduría une. El conocimiento hace diferencias, mientras que la sabiduría fusiona.

Concierne al desarrollo de la vida dentro de la forma, al progreso del espíritu a través de los vehículos siempre mutables y a las expansiones de conciencia que se suceden una vida tras otra. Se ocupa del aspecto vida de la evolución. Debido a que se refiere a la esencia de las cosas y no a las cosas mismas, es la captación intuitiva de la verdad, independiente de la facultad razonadora; la innata percepción capaz de diferenciar lo falso de lo verdadero, lo real de lo irreal. Es algo más que eso, constituye la creciente capacidad del Pensador para penetrar cada vez más dentro de la mente del Logos, comprender la verdadera interiorización del gran espectáculo del universo, ver el objetivo y armonizarse progresivamente con la medida superior. Para nuestro propósito (que consiste en estudiar el Sendero de Santidad y sus diversas etapas) puede ser descrito como el conocimiento del “Reino del Dios interno” y la captación del “Reino del Dios externo” en el sistema solar. Quizás podría decirse que es la gradual fusión de los senderos del místico y del ocultista —la construcción del templo de la sabiduría sobre los cimientos del conocimiento.

La sabiduría concierne al Yo uno, el conocimiento corresponde al no-yo, mientras que la comprensión es el punto de vista del Ego o Pensador, o su relación entre ellos.

La sabiduría activada y motivada por el amor, e inteligentemente aplicada a los problemas mundiales, es hoy muy necesaria y no fue aún descubierta excepto por las pocas almas iluminadas de todas las naciones —repito, de todas las naciones, sin excepción. Muchos más deben amar con sabiduría y apreciar la aspiración grupal antes de que veamos la próxima realidad a ser conocida, la cual surgirá de las tinieblas que estamos ahora en proceso de disipar.

Sabiduría implica habilidad en la acción, como resultado del amor desarrollado y de la luz de la comprensión; es ser consciente de los requisitos y de la capacidad para reunir, en una relación fusionada, la necesidad y lo que la satisfará.

Sabiduría es la aplicación iluminada del conocimiento, por medio del amor, a los asuntos de los hombres.

La sabiduría ocupa el lugar del conocimiento cuando en la trasmutación de los fuegos de la lucha, el dolor y el arduo trabajo, el aspirante se trasforma en discípulo activo y es gradualmente absorbido en las filas de la Jerarquía.

Tantos en los años finales de vida viven, piensan y actúan de tal manera que el alma retira su atención. De este modo sólo la personalidad permanece. A todos aquellos de ustedes que pasaron el medio siglo les diría: Enfrenten el futuro con la misma alegría que en la juventud, sin embargo con una utilidad adicional, sabiendo que poseen la sabiduría de la experiencia, poseen el poder para comprender, y que ninguna limitación física puede impedir a un alma útil expresión y servicio.

Les recordaría algo que frecuentemente se olvida: Es mucho más fácil para el alma expresarse por medio de un cuerpo experimentado más viejo que por medio de uno que es joven e inexperto, siempre que no haya ningún orgullo ni deseo egoísta, sino que sólo anhele amar y servir.

Debe recordarse también que más allá de cierto punto no es conveniente ni prudente dar información sobre los hechos del sistema solar. Mucho debe permanecer esotérico y velado. Los riesgos que trae el conocimiento excesivo son mucho más grandes que la amenaza del poco conocimiento. Con el conocimiento viene la responsabilidad y el poder —dos cosas para las cuales la raza no está aún preparada. Por lo tanto, todo lo que podemos hacer es estudiar y correlacionar, aplicando la sabiduría y la discreción que poseamos, utilizando el conocimiento adquirido en bien de quienes tratamos de ayudar y reconociendo que el empleo inteligente del conocimiento acrecienta la capacidad para recibir la sabiduría oculta. Paralelamente y de acuerdo a la inteligente adaptación del conocimiento a las necesidades ambientales, debemos aumentar la capacidad de mantener una discreta reserva y de emplear la facultad discriminadora. Cuando podamos utilizar inteligentemente el conocimiento, retenerlo discretamente y discriminar con sensatez, ofreceremos a los observadores instructores de la raza la mejor garantía de que estamos preparados para una nueva revelación.

Verdadero investigador es aquel que aprovecha la sabiduría de su generación; es el mejor producto de su período particular y sin embargo permanece insatisfecho y con el anhelo interno de adquirir sabiduría. Para él existe algo de mayor importancia que el conocimiento y algo superior a la experiencia acumulada de su propio período y tiempo. Sabe que tiene que dar un paso adelante y lo hace para obtener y agregar algo a lo ya adquirido por sus colegas.

El mejor exponente de la Sabiduría Eterna es aquel que vive cada día la vida del discípulo, esté donde esté, aunque no la vida donde quisiera vivirla. Quizás la cualidad que produce el mayor número de fracasos entre los aspirantes a adeptos, es la cobardía. Los hombres fracasan donde están porque encuentran siempre alguna razón que les hace creer que deberían estar en otra parte. Huyen, casi sin darse cuenta, de las dificultades, de las condiciones inarmónicas, de las ocasiones que presentan problemas, y de las circunstancias que exigen una acción elevada y que están en escena para extraer lo mejor del hombre, siempre que las enfrente. Huyen de sí mismos y de los demás, en lugar de vivir la vida.

Las crisis liberan la luz de la sabiduría dentro del campo del conocimiento y el mundo así se enriquece. En la naturaleza todo progresa lentamente, y los postulantes deben aprender la verdad oculta de las palabras: “Apresúrate despacio”. El proceso de eliminación gradual es generalmente el sendero de la sabiduría…

Nada bajo el cielo puede detener el progreso del alma humana en su largo peregrinaje de la oscuridad a la luz, de lo irreal a lo real, de la muerte a la inmortalidad y de la ignorancia a la sabiduría.

 

Extraído de Iniciación Humana y Solar, Un Tratado sobre Magia Blanca, Discipulado en la Nueva Era Tomos I y II, Los Problemas de la Humanidad, La Exteriorización de la Jerarquía, Psicología Esotérica Tomo I y Astrología Esotérica. Citas contenidas en el libro de recopilación Reflexionen sobre Esto.

(Escuchado/descargado 35 veces, 1 visitas hoy)
Compartir

Detalles:


Descubrir más
Play Imagen Título
Programa