0%

Shamballa

Programa: Reflexión sobre los Libros Azules


Lista de tracks:


Sumar a la lista de reproducción

Reseña:


(Escuchado/descargado 22 veces, 1 visitas hoy)
3+

El advenimiento de la Jerarquía y la fundación de Shamballa tuvo lugar hace dieciocho millones y medio de años. Hace alrededor de diecisiete millones de años se decidió tener en el plano físico denso una organización y sede de los misterios, y un grupo de Adeptos y Chohanes que actuarían en cuerpos físicos densos, y así satisfarían la  necesidad de la humanidad que rápidamente estaba despertando. Si bien se habla de Shamballa como que existe en materia física y ocupa una localidad definida en el espacio, la materia física a que se refiere es etérica.

El primer puesto de avanzada para la Fraternidad de Shamballa fue el templo original de Íbez, situado en el centro de Sudamérica, y una de sus ramas, en un período muy posterior, se encontraba en las antiguas instituciones mayas y en la adoración fundamental del Sol, como fuente de vida en los corazones de todos los hombres. Una segunda rama se estableció posteriormente en Asia, y de esta rama los adeptos del Himalaya y del sur de la India son los representantes, aunque el trabajo ha cambiado materialmente. En el futuro se harán descubrimientos que revelarán la realidad del antiguo tipo de trabajo jerárquico; antiguos archivos y monumentos serán revelados, algunos a flor de tierra y muchos en refugios subterráneos.

La fuerza más evidente y poderosa del mundo es hoy la de primer Rayo de Voluntad y Poder. Esta es la fuerza que afluye al mundo desde el principal centro mundial, Shamballa. Muy poco se sabe sobre Shamballa. Mucho más se sabrá a medida que ustedes estudien este texto y observen cómo los acontecimientos mundiales están tomando forma ante sus ojos de acuerdo a mi previsión (como se presenta a la limitada visión de ustedes) y a las posibilidades obvias. Son necesariamente los igualmente obvios efectos de las causas predisponentes.

Sólo dos veces antes en la historia del género humano esta energía de Shamballa ha hecho su aparición y su presencia se hizo sentir por los enormes cambios producidos: [en] la primera gran crisis humana en la época de la individualización del hombre [y] en la época de la gran lucha en el período atlante, entre “los Señores de la Luz y los Señores de la Expresión Material”.

Esta energía divina poco conocida, ahora sale a raudales del Centro Sagrado. Personifica en sí la energía que está detrás de la crisis mundial del momento. La Voluntad de Dios es producir ciertos cambios radicales y trascendentales en la conciencia de la raza, que alterarán completamente la actitud del hombre hacia la vida y su captación de las esencialidades espirituales, esotéricas y subjetivas del vivir. Es esta fuerza la que provocará  esa tremenda crisis —inminente en la conciencia humana— que llamamos la segunda crisis, la iniciación de la raza en el Misterio de las Edades, en eso que ha estado oculto desde el principio.

El Señor de Shamballa, en esta época de urgencia, por amor al aspecto vida y por comprensión al Plan, así como también por amor a la humanidad, envía continuamente esta energía dinámica. Destruye la forma y acarrea la muerte de esas formas materiales y de los grupos organizados que coartan la libre expresión de la vida de Dios, porque niegan la nueva cultura, haciendo estériles las simientes de la civilización futura.

Debido a este despliegue de energía, la humanidad irreflexiva se sobrecoge de temor y desagrado. Llenos del odio y la tenacidad de la personalidad, los seres humanos frecuentemente tratan de recurrir a esta energía para sus propios fines egoístas. Si los seres humanos (aun los mejores) no fueran tan embrionarios ni tan superficiales en sus razonamientos y visiones, podrían penetrar detrás de lo que acontece en los países clave del mundo y verían el surgimiento gradual de nuevas y mejores condiciones y la desaparición de las apreciadas, aunque lentamente decadentes formas. No obstante, la energía de Shamballa, es tan nueva y extraña que a los humanos les resulta difícil conocerla por lo que es: la demostración de la Voluntad de Dios en una nueva y potente vivencia.

 El problema de la Jerarquía en esta época es producir una sabia y adecuada fusión de las energías de Shamballa y jerárquica, para atemperar así la destrucción y provocar el afloramiento del espíritu constructivo, poniendo en acción las fuerzas de construcción y rehabilitación de la energía de segundo rayo. La energía de Shamballa prepara el camino para la energía proveniente de la Jerarquía. Siempre ha sido así desde el comienzo de los tiempos, aunque los ciclos de la Jerarquía, relativamente frecuentes, no han coincidido con los de Shamballa, que son poco frecuentes y raros.

A medida que el tiempo avanza, el impacto de la fuerza de Shamballa será más continuo, porque los hombres habrán desarrollado el poder de hacerle frente y resistirlo. Hasta ahora ha sido demasiado peligroso aplicar esta energía al género humano, porque los resultados fueron destructivos. Actualmente se está intentando el experimento de permitir al hombre recibir esta energía y su impacto, libres de toda mediación de la Jerarquía. La humanidad va respondiendo inesperadamente bien. Se ha logrado un gran éxito en esta línea, pero los resultados no aparecen claros a los seres humanos inteligentes, porque no ven otra cosa que el aspecto destructivo y la desaparición de las formas, a las cuales han entregado sus emociones, deseos y percepciones mentales. Hasta ahora no han podido ver la evidencia irrefutable de la actividad constructiva y del verdadero trabajo creador. El templo de la humanidad de la nueva era se está erigiendo rápidamente, pero sus lineamientos no pueden verse, porque los hombres se ocupan únicamente de su egoísta punto de vista individual o nacional, y de sus instintos e impulsos personales o nacionales. Quisiera llamar la atención de que la vida instintiva de las naciones es algo que debe estudiarse científicamente…

Gran parte de la respuesta a la actividad de Shamballa se caracteriza por el terror y el temor, por la sensibilidad y las reacciones penosamente desarrolladas hacia las fuerzas del odio y la separación. Sólo unos pocos, aquí y allá, captan realmente la visión del futuro y comprenden lo que sucede, contemplando en toda su belleza el emergente plan. Con estos pocos, los Miembros de la Jerarquía pueden trabajar, pues (aunque carezcan de comprensión) no manifiestan mala voluntad u odio hacia los demás. El amor es el gran unificador e intérprete.

 

Extraído de Un Tratado sobre Magia Blanca y El Destino de las Naciones.

(Escuchado/descargado 22 veces, 1 visitas hoy)
Compartir

Detalles:


Descubrir más
Play Imagen Título
Programa