0%

Síntesis

Programa: Reflexión sobre los Libros Azules


Lista de tracks:


Sumar a la lista de reproducción

Reseña:


(Escuchado/descargado 35 veces, 1 visitas hoy)
12+

El primero de los factores que revela la naturaleza divina y el primero de los grandes aspectos sicológicos de Dios es la tendencia a la síntesis. Esta tendencia existe en toda naturaleza, en toda conciencia, y es la vida misma. El impulso motivador de Dios, Su deseo sobresaliente, es hacia la unión y el aunamiento. Esta fue la tendencia o cualidad que el Cristo trató de revelar y dramatizar para la humanidad.

Esto nos indica la síntesis de alma y espíritu, y también subraya la síntesis del alma con la materia, completando de esta manera la fusión y la deseada unificación.

Pero la síntesis de la Deidad, Su tendencia a mezclar y fusionar, es mucho más incluyente y universal que cualquier posible expresión del reino humano que, después de todo, sólo es una pequeña parte del todo mayor. El hombre no es todo lo que puede llegar a ser, ni la consumación del pensamiento de Dios. El alcance de este instinto a la síntesis subyace en todos los universos, constelaciones, sistemas solares, planetas y reinos de la naturaleza, así como también en el aspecto actividad y la realización del hombre, el individuo.

La tendencia a la síntesis es un instinto inherente a todo el universo, y sólo ahora el hombre está despertando a su inmediatez y potencia.

Este atributo divino del hombre hace que su cuerpo físico sea parte integrante del mundo físico; lo hace psíquicamente gregario y está dispuesto a vivir en grupos (por elección u obligación). Este principio, actuando o funcionando por medio de la conciencia humana, ha conducido a la formación de nuestras enormes y modernas ciudades, símbolos de una futura civilización más elevada denominada Reino de Dios, donde la relación entre los hombres será en extremo estrecha psíquicamente. El instinto de unificar subyace en el misticismo y en todas las religiones, pues el hombre busca siempre una relación más estrecha con Dios y nada puede detener esta unificación (en la conciencia) con la Deidad. El instinto es la base de su sentido de inmortalidad y garantiza la unión con el polo opuesto de la personalidad, el alma.

Mucho se nos ha enseñado respecto a la gran herejía de la separatividad, la cual es contrarrestada cuando el hombre permite que la “tendencia hacia la síntesis” fluya a través de él como una potencia divina y condicione su conducta. Dichas tendencias divinas han constituido los impulsos básicos y subconscientes desde los albores de la evolución. La humanidad puede adaptarse hoy conscientemente a ellos y así apresurar el momento en que reinará la verdad, la belleza y la bondad.

Los discípulos mundiales y el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo, como también todos los aspirantes inteligentes y activos, tienen hoy la responsabilidad de reconocer estas tendencias y particularmente la de unificación. El trabajo de la Jerarquía está en la actualidad peculiarmente conectado con esto, y Ella y todos nosotros debemos fomentar y nutrir esta tendencia, dondequiera la observemos. La estandarización y regimentación de las naciones sólo son un aspecto de este movimiento para lograr la síntesis, pero está siendo mal aplicado y prematuramente puesto en vigencia. Todos los movimientos hacia la síntesis nacional y mundial son buenos y correctos, pero deben ser consciente y voluntariamente emprendidos por hombres y mujeres inteligentes; los métodos empleados para llevar a cabo esta fusión no deben infringir la ley del amor. El impulso actual hacia la unidad religiosa es también parte de la belleza que emerge y, aunque las formas deben desaparecer (porque son el origen de la separatividad), debe ser desarrollada la síntesis espiritual interna. Se mencionan aquí estos dos destacados ejemplos de esta divina tendencia, como emergen en la conciencia humana, porque deben ser reconocidos. Todas las almas que están en proceso de despertar tienen que trabajar para tales fines. Desde el momento que hay un conocimiento y destello de comprensión, allí comienza la responsabilidad del hombre.

La síntesis dicta hoy la tendencia de todos los procesos evolutivos; todo tiende hacia más grandes bloques unificados: hacia fusiones, relaciones internacionales, planificación global, hermandad, fusión económica, la libre circulación de mercancías en todas partes, interdependencia, comunidad de credos, movimientos basados en el bienestar de la humanidad como un todo y conceptos ideológicos que se ocupan de totalidades y que militan en contra de la división, la separación y el aislamiento.

Quienes conocen y sienten la mano guiadora interna de la Jerarquía, son conscientes del sano corazón de la humanidad y de que, fuera del caos actual y quizás a causa de esto, emergerán quienes serán competentes para resolver la situación y adecuarse a la tarea de unificación y síntesis.

¿Cuáles son las lecciones que deben aprender todos los verdaderos dirigentes?

La primera es la lección de la visión. La segunda es el desarrollo de un correcto sentido de proporción. La tercera lección es el desarrollo del espíritu de síntesis. Esto le permite incluir todo lo que está al alcance de su influencia y ser incluido dentro del alcance de la influencia de aquellos mayores que usted mismo. Así se establece la cadena jerárquica.

En la síntesis de las enseñanzas de Oriente y Occidente y en la fusión de estas dos grandes escuelas de pensamiento, algo de este superlativo Todo puede ser detectado —simplemente detectado— no conocido.

Grupos, grandes totalidades y síntesis mayores serán visualizados también, y esto conducirá a una definitiva expansión de conciencia. Así se desenvolverá el sentido de síntesis. El desenvolvimiento del sentido de visión y del sentido de síntesis conducirá a un sentido de vivencia en la forma.

El discipulado es una síntesis de arduo trabajo, desenvolvimiento intelectual, constante aspiración y orientación espiritual, además de cualidades poco comunes de positiva inofensividad y el ojo abierto que vea voluntad en el mundo de la realidad.

 

Extraído de Un Tratado sobre Magia Blanca, Discipulado en la Nueva Era Tomo II, Psicología Esotérica Tomo II y Los Rayos y las Iniciaciones. Citas contenidas en el libro de recopilación Reflexionen sobre Esto.

(Escuchado/descargado 35 veces, 1 visitas hoy)
Compartir

Detalles:


Descubrir más
Play Imagen Título
Programa