0%

Sonido

Programa: Reflexión sobre los Libros Azules


Lista de tracks:


Sumar a la lista de reproducción

Reseña:


(Escuchado/descargado 64 veces, 1 visitas hoy)
9+

Ante todo, repitamos el clisé de que los mundos son el efecto del sonido. Primero la vida, después la materia; luego la materia es atraída a la vida a efectos de su manifestación y expresión y la ordenada configuración de esa materia en las formas necesarias. El sonido formó el factor cohesivo, el impulso propulsor y el medio atrayente. El sonido, en sentido oculto y profundamente metafísico, significa lo que llamamos “la relación entre”, siendo el intermediario creador, el tercer factor vinculador en el proceso de manifestación.

Es un clisé decir que el sonido es color y el color es sonido, y así es. El tópico sobre el cual quiero realmente llamarles la atención no es tanto el sonido como sonido sino los efectos de color del sonido. En esta carta trato de resaltar especialmente el aspecto color, rogándoles recordar siempre que todos los sonidos se expresan en color.

Verdadero mago es quien comprende los hechos relativos a la sustancia dévica, al poder del sonido, a la ley de la vibración y a la capacidad de producir formas de acuerdo a la ley. El sonido siempre precede a la visión. Reflexione sobre esto.

El discípulo que busca entrar en los Portales de la Iniciación, no lo conseguirá hasta conocer el poder del lenguaje y del silencio. … Cuando el hombre comprenda la significación de la palabra hablada y utilice el silencio de los altos lugares para producir determinados efectos en algún plano, podrá ser admitido en los reinos donde cada sonido y cada palabra pronunciada generan potentes resultados en algún tipo de materia.

Por la mala dirección de los hombres y su desarrollo desequilibrado, los sonidos de la tierra, como ser los de las grandes ciudades, de las fábricas y de los instrumentos de guerra, han producido una condición muy grave entre los devas gaseosos, que ha de ser contrarrestada en alguna manera; los futuros esfuerzos de la civilización estarán dirigidos a producir una revolución contra los males de la vida hacinada, fomentando el anhelo de volver a la naturaleza y a los espacios abiertos. Una de las cosas principales del futuro será la tendencia a eliminar los ruidos, debido a la acrecentada sensibilidad de la raza. Cuando el hombre controle y utilice la energía del agua y del átomo, se revolucionarán nuestras actuales fábricas, métodos de navegación y trasporte, tales como navíos y ferrocarriles. Esto tendrá un potente efecto no sólo sobre los hombres sino también sobre los devas.

Cuando un hombre habla emite un mantra muy diversificado. La energía así generada pone en actividad una multitud de pequeñas vidas que proceden a construir una forma para su pensamiento, siguiendo etapas análogas a las que acabamos de delinear. En la actualidad el hombre inicia inconscientemente estas vibraciones mántricas ignorando las leyes del sonido y su efecto. El trabajo esotérico que está llevando a cabo es desconocido para él. Más tarde hablará menos, sabrá más y construirá formas más exactas, que producirán poderosos efectos en los niveles físicos.

La significación de lo que ha ocurrido en el mundo durante el último siglo, en el reino del sonido, no es aún valorada ni comprendida. Sin embargo, están produciendo terribles efectos los increíbles e incrementados ruidos y sonidos que emanan del planeta en esta época. El estruendo de la maquinaria, el fragor de los mecanismos de trasporte en todas partes del mundo —trenes, barcos y aviones—, la centralización de los sonidos producidos por los hombres en zonas congestionadas, como las grandes ciudades, y el empleo universal de la radio, que introduce sonidos musicales en todos los hogares y en la calle, están produciendo efectos en los cuerpos de los hombres y en todas las formas de vida, que sólo se evidenciarán a medida que pase el tiempo. Desaparecerán algunas formas de vida en el reino animal, pero principalmente en el reino vegetal, y será muy interesante la respuesta del mecanismo humano a este mundo de sonido, estruendo y música en el que se encuentra cada vez más.

Si tenemos en cuenta que cada uno de los siete rayos emite su propio sonido, y al hacerlo pone en movimiento esas fuerzas que deben actuar al unísono con él, podrá solucionarse toda la cuestión del libre albedrío del hombre, de su eterno destino y de su poder de autoafirmación.

La base de todos los fenómenos manifestados es el sonido enunciado, o la Palabra pronunciada con poder, es decir, con el pleno propósito de la voluntad tras de ella. Aquí radica, como se sabe, el valor de la meditación, que finalmente produce ese propósito interno y recogimiento dinámico, o esa interna ideación que debe preceder invariablemente a la pronunciación de cualquier sonido creador.

El iniciado aprende a emitir sonidos conscientemente; logra los resultados deseados y premeditados, pronuncia palabras, tiene plena conciencia de las consecuencias en todos los planos, crea formas y dirige la energía por medio de sonidos sagrados, impulsando así los fines de la evolución.

Palabras de Poder, antiguos mantras (tales como el Padre Nuestro) y la Gran Invocación, son efectivos sólo si se utilizan en el plano mental y con el poder de una mente controlada —enfocada en su intención y significado detrás del esfuerzo hablado. Entonces se hacen poderosas.

 

Extraído de Iniciación Humana y Solar, Cartas sobre Meditación Ocultista, Un Tratado sobre Fuego Cósmico, Un Tratado sobre Magia Blanca, La Exteriorización de la Jerarquía, Psicología Esotérica Tomo I y Curación Esotérica. Citas contenidas en el libro de recopilación Reflexionen sobre Esto.

(Escuchado/descargado 64 veces, 1 visitas hoy)
Compartir

Detalles:


Descubrir más
Play Imagen Título
Programa