0%

Algunos problemas involucrados

Programa: Reflexión sobre los Libros Azules


Lista de tracks:


Algunos problemas involucrados

Reflexión sobre los Libros Azules

Sumar a la lista de reproducción

Reseña:


(Escuchado/descargado 28 veces, 1 visitas hoy)

El nuevo orden mundial se enfrentará con muchos problemas. Estos problemas no serán solucionados imponiendo una solución por medio de fuerza, como en el orden mundial del Eje. Serán solucionados por correctos procesos educativos y por comprensión de los objetivos del verdadero orden mundial. En general se dividen en cuatro categorías: el problema racial, el problema económico, el problema de gobierno y el problema religioso.

El Problema Racial

No hay manera alguna de solucionar el problema racial por legislación, segregación o el esfuerzo para producir bloques nacionales, como sucede hoy en Alemania cuando se proclama a sí misma como la súper-raza. Tales esfuerzos sólo producen barreras insuperables. Con muy pocas excepciones, no hay razas puras. Alemania en particular, por su lugar en la encrucijada de Europa, es definidamente la fusión de muchos tipos raciales. Corrientes emigratorias, ejércitos en marcha a través de los siglos y viajes modernos, han mezclado y fusionado inextricablemente todas las razas. Por lo tanto puede suponerse que cualquier intento de aislar una raza o de forzar la denominada “pureza racial” está condenado al fracaso. La única solución de este problema es el reconocimiento básico de que todos los hombres son hermanos; que una sola sangre corre por venas humanas; que todos somos los hijos del único Padre, y que no logremos reconocer este hecho es simplemente un indicio de la estupidez del hombre. Trasfondos históricos, condiciones climáticas y matrimonios mixtos ampliamente difundidos, han hecho de las diferentes razas lo que son hoy. Esencialmente, sin embargo, la humanidad es una —la heredera de las edades, el producto de muchas fusiones, condicionada por circunstancias y enriquecida por los procesos de desarrollo evolutivo. Esta unidad básica debe ahora ser reconocida.

El problema racial principal, durante muchos siglos, ha sido el judío, lo cual ha sido llevado a un punto crítico por Alemania. Este problema es también susceptible de solución si se lo reconoce debidamente por lo que es, y si va acompañado por un esfuerzo de los judíos mismos para solucionarlo y cooperar en los esfuerzos mundiales para ajustar el problema de ellos. Esto aún no lo han hecho porque el judío término medio es solitario e inquieto, capaz de hacer poco para enderezarse ante el mundo. Instintiva e intelectualmente, el judío es separativo; intuitivamente tiene visión, pero al mismo tiempo no posee sentido alguno de fusión con otros pueblos.

No hay modo científico de solucionar problemas raciales y hasta ahora es desconocido. Es finalmente una cuestión de recto pensar, comportamiento decente y simple bondad. La cuestión no se solucionará por medio de matrimonios mixtos, o por aislamiento de grupos para la ocupación de zonas especiales, o por ideas de superioridad o inferioridad hechas por el hombre. Rectas relaciones humanas llegarán por un mutuo reconocimiento de errores, por apenarse de acción errónea en el pasado y por restitución, si es posible. Vendrá cuando naciones puedan ser educadas para apreciar las buenas cualidades de otras naciones y para comprehender el rol que desempeñan en el cuadro total. Se lo desarrollará cuando el sentido de superioridad racial sea eliminado; cuando diferencias raciales y querellas raciales sean relegadas al pasado impío y sólo un futuro de cooperación y de comprensión sea activamente desarrollado; hará sentir su presencia cuando los estándares vivientes de relación correcta (buscados por las personas esclarecidas de toda raza) lleguen a ser la actitud habitual de las masas y cuando sea considerado contrario a los mejores intereses de cualquier nación difundir esas ideas que tiendan a erigir barreras raciales o nacionales, susciten odios o fomenten diferencias y separación. Ese momento seguramente llegará. Humanidad dominará el problema de rectas relaciones y actitudes humanas.

Es inevitable que existan diferencias raciales, querellas nacionales y distinción de casta, pero es igualmente imperativo que desaparezcan. El mundo es un solo mundo. Humanidad es una sola unidad en el proceso evolutivo. Diferencias son hechas por el hombre y engendran odios y separación. Cuando a los niños de las diversas razas se les enseñe desde sus primerísimos años que no hay diferencias, que todos los hombres son hermanos y que las aparentes distinciones son esencialmente superficiales, entonces futuras generaciones abordarán el problema de inter-relaciones mundiales sin verse obstaculizadas por prejuicio, por orgullo de raza o por resentimientos históricos instilados. Mediante educación correcta, actitudes correctas pueden ser enseñadas a los niños y responderán, pues un niño no ve ni reconoce diferencias, y la verdad de la promesa bíblica de que “un niño pequeño los guiará” resultará ser científicamente verdadera. En el nuevo orden mundial este proceso educativo será puesto en marcha.

(Escuchado/descargado 28 veces, 1 visitas hoy)
0
Compartir

Detalles:


Descubrir más
Play Imagen Título
Programa