0%

LA GRAN INVOCACION – 1945

Programa: La voz del silencio


Lista de tracks:


LA GRAN INVOCACION – 1945

La Voz del Silencio

Sumar a la lista de reproducción

Reseña:


(Escuchado/descargado 83 veces, 1 visitas hoy)
105+

La humanidad se encuentra en un peculiar y único punto medio, entre un pasado desventurado y un futuro que está lleno de promesa si la reaparición del Cristo es reconocida y se emprende la preparación para Su venida. El presente está lleno de promesa y también lleno de dificultad; en las manos de seres humanos hoy y en el presente inmediato, está el destino del mundo y —si reverentemente se lo puede decir— la actividad inmediata del Cristo.

La agonía de la guerra y la angustia de la entera familia humana condujeron al Cristo, en el año 1945, a llegar a una gran decisión —una decisión que halló expresión en dos declaraciones muy importantes.

• Anunció a la Jerarquía espiritual reunida y a todos Sus servidores y discípulos en la Tierra, que Él había decidido surgir nuevamente al contacto físico con la humanidad si ocasionaban las etapas iniciales de establecer rectas relaciones humanas;

• en segundo lugar, dio al mundo (para uso del “hombre de la calle”) una de las más antiguas plegarias jamás conocidas, pero una que hasta el momento no se había permitido que fuera utilizada excepto por los Seres más excelsos, espirituales. Él Mismo la utilizó por primera vez, se nos dice, en el momento de la Luna Llena de Junio, 1945, que es reconocida como la Luna Llena del Cristo, así como la Luna Llena de Mayo es la del Buda.

No fue fácil traducir estas frases antiguas (tan antiguas que no tienen fecha ni antecedente de ninguna clase) en palabras modernas, pero se ha hecho, y la gran Invocación, que finalmente puede llegar a ser la plegaria mundial, fue pronunciada por Él y trascrita por Sus discípulos. Ha sido traducida como sigue:

Desde el punto de Luz en la Mente de Dios, Que afluya luz a las mentes de los hombres. Que la Luz descienda a la Tierra.

Desde el punto de Amor en el Corazón de Dios, Que afluya amor a los corazones de los hombres. Que Cristo retorne a la Tierra.

Desde el centro donde la Voluntad de Dios es conocida, Que el propósito guíe a las pequeñas voluntades de los hombres— El propósito que los Maestros conocen y sirven.

Desde el centro que llamamos la raza de los hombres Que se realice el Plan de Amor y de Luz. Y selle la puerta donde se halla el mal.

Que la Luz, el Amor y el Poder restablezcan el Plan en la Tierra.

• En las primeras tres líneas tienen la referencia a la Mente de Dios como un punto focal para la luz divina. Esto se refiere al alma de todas las cosas… Esa alma trae luz y difunde esclarecimiento.

• En las segundas tres líneas el corazón de Dios es evocado y el punto focal de amor es considerado. Este “corazón” del mundo manifestado es la Jerarquía —ese gran agente trasmisor de amor hacia toda forma en la manifestación divina. Amor es una energía que debe llegar a los corazones de los hombres y que debe fecundar a la humanidad con la dualidad de amorosa-comprensión.

• En las terceras tres líneas encontramos referencia a Shamballa —“el Centro donde la Voluntad de Dios es conocida”— el centro de donde la Jerarquía extrae su vida, a medida que extrae su impulso hacia el servicio desde la humanidad. Bien saben que en estas líneas hay indicio de que la humanidad misma no puede aún captar el propósito de Sanat Kumara. Sólo Miembros avanzados de la Jerarquía e iniciados por lo menos del tercer grado (el primer grado de la Logia en Sirio) tienen alguna idea con relación a la naturaleza del propósito que subyace al Plan. Reflexionen sobre ese fraseo.

• Habiendo invocado los tres aspectos o potencias de Mente, Amor y Voluntad, en las cuartas tres líneas tenemos indicio del anclaje de todos estos poderes en la humanidad misma, en “el centro que llamamos la raza de los hombres”. Aquí y solo aquí reside la promesa del futuro y su esperanza y oportunidad. Aquí y solo aquí pueden todas las cualidades divinas —en tiempo y espacio— expresarse y encontrar cumplimiento: aquí y solo aquí puede el amor nacer verdaderamente, la inteligencia funcionar correctamente y la Voluntad de Dios demostrar su buena voluntad efectiva. A través de la humanidad, sola y sin ayuda (excepto por el Espíritu divino en todo ser humano), puede la “puerta donde se halla el mal ser sellada”. No es Sanat Kumara quien sella esa puerta; no es la Jerarquía que obliga al mal a retroceder al lugar de donde viene. Es la humanidad que lucha, aspira y sufre, a quien se le confía la tarea y, hermano mío, la humanidad es adecuada para la tarea.

Esta declaración siempre es tenida en mente por Aquellos más potentes en el uso de la Invocación; sirve para enfocar y anclar las energías invocadas en el reino humano. Esa es Su tarea. De ahí en adelante, la humanidad se hace cargo de la empresa.

[Bibliografía: La Reaparición de Cristo, Discipulado en la Nueva Era T° II, Los Rayos y las Iniciaciones y La Exteriorización de la Jerarquía (ediciones en revisión por Fundación Lucis, Buenos Aires, Argentina) escritos de 1939].

(Escuchado/descargado 83 veces, 1 visitas hoy)
Compartir

Detalles:


Descubrir más
Play Imagen Título
Programa