0%

La Reaparición del Cristo: Una Mirada Diferente

Programa: Reflexión sobre los Libros Azules


Lista de tracks:


La Reaparición del Cristo: Una Mirada Diferente

Reflexión sobre los Libros Azules

Sumar a la lista de reproducción

Reseña:


LA REAPARICIÓN DEL CRISTO:

UNA MIRADA DIFERENTE

 

 

Hay un aspecto de este retorno de Cristo al que nunca se alude y al cual jamás se hace referencia alguna. Es el factor de lo que este surgimiento de nuevo entre los hombres, este retorno a la actividad externa cotidiana, significará para el Cristo a medida que lo enfrenta. ¿Cómo Se sentirá cuando llegue la hora de Su aparición?

 

En El Nuevo Testamento se habla de una gran iniciación a la cual hemos dado el nombre de la Ascensión. De ello nada sabemos. Sólo unos pocos ítems de información se nos aportan en el relato del Evangelio; el hecho de la cima de la montaña, de observadores concomitantes, y de las palabras de Cristo, asegurándoles que no los estaba dejando… A los observadores se les aseguró, por parte de dos de los Conocedores de Dios que estaban también presentes, que Él volvería nuevamente de la misma manera. Él ascendió. La nube Lo recibió; hoy las nubes que cubren nuestro planeta están esperando para revelarLo.

 

Él ahora está esperando para descender. Este descenso a nuestro desdichado mundo de hombres no puede obsequiarLe ningún cuadro atrayente. Desde el tranquilo retiro en la montaña donde Él ha esperado, guiado y vigilado a la humanidad, y donde ha entrenado a Sus discípulos, iniciados y al Nuevo Grupo de Servidores del Mundo, Él debe presentarse y ocupar Su lugar prominentemente en el escenario mundial; tomar Su parte en el gran drama que allí se está representando. Esta vez, Él desempeñará Su parte, no en la oscuridad como lo hizo previamente sino ante los ojos del mundo entero. … Él no viene como el Dios omnipotente de ignorante creación del hombre, sino como el Cristo, el Fundador del Reino de Dios en la Tierra, para completar el trabajo que Él inició, y nuevamente demostrar divinidad en circunstancias mucho más difíciles.

 

Él viene a corregir los errores y las tergiversaciones de aquellos que han osado interpretar Sus sencillas palabras en términos de su propia ignorancia, y a reconocer a aquellos cuyo fiel servicio ha hecho Su retorno posible. Él además está enfrentando una prueba mayor, preparatoria para una gran iniciación, y cuando haya pasado la prueba y cumplido Su tarea, pasará a un puesto aún más eminente en el Hogar del Padre o a algún distante lugar de servicio donde sólo lo más eminente puede seguirLo. Su puesto actual será entonces ocupado por Aquel a Quien Él ha preparado y entrenado.

 

Pero antes de que todo esto pueda suceder, Él debe nuevamente entrar a la arena pública, desempeñar Su parte en los asuntos mundiales y probar el alcance de Su misión. Reunirá a Su alrededor, en persona, a Sus asociados y asesores elegidos; estos no serán los que se congregaron en esos primeros días más simples, sino esos miembros de nuestra familia humana que hoy Lo reconocen y se están preparando para trabajar con Él en la medida que radica en ellos. Es un mundo diferente al que ahora Él está planeando retornar y esto se debe en gran parte al desarrollo intelectual de la masa de hombres. Esto Le presenta estupendas dificultades, ya que ahora debe llegarse a los intelectos de los hombres y no sólo a sus corazones (como en los primeros días) si la Voluntad de Dios ha de ser inteligentemente llevada a cabo en la Tierra. Su tarea mayor es seguramente el establecimiento de rectas relaciones humanas en cada departamento del vivir humano. Les pediría que usen vuestra imaginación y traten de meditar a fondo cuáles deben ser las implicaciones de la tarea que Él afronta; les pediría que reflexionen sobre las dificultades que Él debe enfrentar inevitablemente —la dificultad, sobre todo, del erróneo énfasis intelectual masivo.

 

A Él, el Representante del Amor de Dios, se le pide trabajar nuevamente en la arena mundial donde Su mensaje ha sido invalidado, olvidado o malinterpretado durante dos mil años, y donde odio y separatividad han distinguido a todos los hombres en todas partes. Esto Lo precipitará a una atmósfera extraña y a una situación donde todos Sus recursos divinos serán necesarios, y tendrán que ser probados hasta el extremo. La idea generalmente aceptada de que Él retornará como un guerrero triunfante, omnipotente e irresistible, sin duda no tiene base real. Que él por último conducirá a Su pueblo, la humanidad, a Jerusalén, es un hecho, basado en un fundamento seguro, pero ello no será a una ciudad judía llamada Jerusalén sino al “lugar de paz” (como significa la palabra “Jerusalén”). Una consideración cuidadosa de la situación mundial hoy día y un dedicado uso de la imaginación revelarán al pensador sincero cuán horrorosa es la tarea que Él ha emprendido. Pero Él nuevamente “Se dirige a Jerusalén”. Reaparecerá y guiará al género humano hacia el interior de una civilización y un estado de conciencia en que rectas relaciones humanas y cooperación mundial para el bien de todos, será la nota clave universal. A través del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo y los hombres de buena voluntad, Él completará Su asociación con la Voluntad de Dios (los asuntos de Su Padre) de una manera tal que la eterna voluntad-al-bien será traducida por la humanidad en buena voluntad y rectas relaciones.

 

Surge ahora el interrogante: ¿De qué manera podemos servir? ¿Cómo podemos ayudar durante esta etapa preparatoria? … Podemos libremente ayudar en el trabajo de reconstrucción que el Cristo propone, si nos familiarizamos, nosotros y todos aquellos con quienes podamos entrar en contacto, con los siguientes hechos:

 

  1. Que la reaparición de Cristo es inminente.
  2. Que el Cristo, inmanente en todo corazón humano, puede ser evocado en reconocimiento de Su aparición.
  3. Que las circunstancias de Su retorno están sólo simbólicamente relatadas en las Escrituras mundiales; esto quizás produzca un cambio vital en las preconcebidas ideas de la humanidad.
  4. Que la principal preparación requerida es un mundo en paz; sin embargo, esa paz debe estar basada en una buena voluntad educada, que conducirá inevitablemente a rectas relaciones humanas y, por lo tanto, al establecimiento (hablando figuradamente) de líneas de luz entre nación y nación, religión y religión, grupo y grupo y hombre y hombre.

 

Si logramos presentar estas cuatro ideas al mundo en general, y de este modo superar la crítica inteligente de que todo lo que se dice es demasiado vago, profético y visionario, habremos hecho mucho. Es posible sin duda que el viejo truismo: “la mente es el matador de lo real” pueda ser fundamentalmente cierto en lo que a la masa de la humanidad concierne y que el acercamiento puramente intelectual (que rechaza la visión y rehúsa aceptar lo indemostrable) pueda estar mucho más en falta que la previsión de los Conocedores de Dios y la multitud expectante.

 

La inteligencia de la divinidad es conferida a la Jerarquía Espiritual, y esa Jerarquía hoy está compuesta por Aquellos Quienes han unido en Sí Mismos el intelecto y la intuición, lo práctico y lo aparentemente impráctico, el camino de vida fáctico y el camino del hombre que ve una visión. También debe hallarse a la gente en el mercado de la vida cotidiana; esta es la gente que debe ser entrenada en los reconocimientos divinos que son esencialmente respuestas del plano físico a las más nuevas expansiones de conciencia. El Cristo que retornará no será como el Cristo que (aparentemente) partió. No será un “varón de dolores”; no será una silenciosa figura pensativa; será el enunciador de declaraciones espirituales que no necesitarán interpretación ni recibirán la interpretación errónea, porque Él estará presente para indicar el verdadero significado.

 

El Hijo de Dios está en camino y no viene solo. Su avanzada ya está aquí y el Plan que deben seguir ya es claro y de éxito seguro. Que el reconocimiento sea el objetivo.

 

Extraído de: “La Reaparición del Cristo”  (edición en revisión), Alice Ann Bailey.


Warning: array_key_exists() expects parameter 2 to be array, null given in /home/customer/www/omdemand.com.ar/public_html/wp-content/themes/vice/inc/related_releases.php on line 13
COMPARTIR

Detalles:


Descubrir más
JugarCubiertaEl Título De La Pista
La Pista De Los Autores