0%

Acerca de la muerte

Programa: Reflexión sobre los Libros Azules


Lista de tracks:


Sumar a la lista de reproducción

Reseña:


Extractado de Otros Libros

 

“¿Por qué este poder ciego? ¿Por qué la Muerte? ¿Por qué esta descomposición de las formas? ¿Por qué la negación del poder de poseer? ¿Por qué la muerte, Oh Poderoso Hijo de Dios?”

 

Débilmente llega la respuesta: “Yo poseo las llaves de la vida y de la muerte. Yo ato y desato nuevamente. Yo el Destructor soy”.

Tratado sobre los Siete Rayos, T. I, p. 72.

 

La intención del Señor del primer Rayo es permanecer detrás de los otros Aspectos divinos, y cuando Ellos hayan alcanzado Su propósito, hacer añicos las formas que Ellos hayan construido.

 

Él es el controlador del drama de la muerte en todos los reinos —una destrucción de formas que origina liberación de poder y permite la “entrada a la luz a través del portal de la muerte”.

Tratado sobre los Siete Rayos, T. I, p. 73.

 

  1. “Detén tu mano hasta que haya llegado el momento. Entonces otorga el don de la muerte, Oh Tú que abres la Puerta.”

Tratado sobre los Siete Rayos, T. I, p. 74.

 

  1. “Separa el manto de Aquello que se oculta detrás de sus muchos pliegues. Aparta las envolturas que velan. Que Dios sea visto. Saca al Cristo de la Cruz.”

Tratado sobre los Siete Rayos, T. I, p. 77.

 

El primer paso para sustanciar la realidad del alma es establecer el hecho de la supervivencia, aunque esto no necesariamente pruebe la inmortalidad… Se está comprobando constantemente que algo sobrevive al proceso de la muerte y persiste después de la desintegración del cuerpo físico. Si esto no es verdad, entonces somos víctimas de una alucinación colectiva, y engañan y mienten y están enfermos y pervertidos los cerebros y las mentes de miles de personas. Tal gigantesca locura colectiva es más difícil de creer que la alternativa de una expansión de conciencia.

Tratado sobre los Siete Rayos, T. I, p. 99.

 

  1. El desarrollo de la visión etérica y el sinnúmero de personas clariaudientes y clarividentes revelan constantemente la existencia del plano astral y la contraparte etérica del mundo físico. También aumenta el número de los que perciben este reino subjetivo: ven paseándose a personas que son los así llamados “muertos” o a quienes durante el sueño han abandonado la envoltura física.

Tratado sobre los Siete Rayos, T. I, p. 99.

 

  1. Los próximos doscientos años verán la abolición de la muerte, tal como ahora comprendemos esa gran transición, y el establecimiento de la existencia del alma. El alma será conocida como una entidad, como el impulso motivador y el centro espiritual detrás de todas las formas manifestadas… Nuestra esencial inmortalidad será demostrada y realizada como un hecho en la naturaleza.

Tratado sobre los Siete Rayos, T. I, p. 97.

 

Dentro de los próximos años la realidad de la persistencia y de la eternidad de la existencia habrán avanzado hasta salir del reino del cuestionamiento y penetrar en el reino de la certidumbre… Nadie cuestionará que al deshacerse del cuerpo físico el hombre continúa siendo una consciente entidad viviente. Se sabrá que perpetúa su existencia en un reino que está más allá del físico. Se conocerá que aún vive, está despierto y consciente. Esto se producirá por:

 

  1. El desarrollo de un poder dentro del ojo físico de un ser humano… revelará el cuerpo etérico… los hombres serán vistos ocupando ese cuerpo.

 

  1. El creciente número de personas que tienen el poder de emplear “el redivivo tercer ojo” demostrará la inmortalidad, porque verá fácilmente al hombre que ha descartado sus cuerpos etérico y físico.

 

  1. Un descubrimiento en el campo de la fotografía comprobará la supervivencia.

 

  1. A través del uso de la radio por aquellos que han pasado al más allá, finalmente se establecerá comunicación, convirtiéndose necesariamente en una verdadera ciencia.

 

  1. El hombre finalmente será sensibilizado a una percepción y a un contacto que le permitirá ver a través, lo cual revelará la naturaleza de la cuarta dimensión, y armonizará los mundos subjetivo y objetivo en un nuevo mundo. La muerte ya no inspirará terrores y ese particular temor llegará a su fin.

Tratado sobre los Siete Rayos, T. I, p. 156.

 

Siempre deben recordar que la conciencia sigue siendo la misma, esté en encarnación física o fuera de encarnación, y que el desarrollo puede seguir adelante aun con mayor facilidad que cuando está limitado y condicionado por la conciencia cerebral.

Discipulado en la Nueva Era, T. I, pp. 88-89.

 

La ley de Sacrificio y Muerte es el factor que controla en el plano físico. La destrucción de la forma, a fin de que la vida evolucionante pueda progresar, es uno de los métodos fundamentales en la evolución.

Tratado sobre Fuego Cósmico, p. 480.

 

La Ley de Desintegración disgrega las formas, y la Ley de Atracción retira a las fuentes primordiales el material de esas formas, antes de reconstruirlas de nuevo. En el sendero de evolución los efectos de esta ley [Ley de Desintegración] son muy conocidos, no sólo en la destrucción de los vehículos descartados sino en la disgregación de las formas en las cuales grandes ideales están personificados… Todo finalmente se rompe bajo la actuación de esta ley [Ley de Desintegración].

 

Sus actuaciones son más evidentes para la mente humana promedio en sus manifestaciones actuales en el plano físico. Podemos trazar la conexión entre el plano átmico (espiritual) y el plano físico —demostrándose en el plano inferior como la ley de Sacrificio y Muerte— pero su efecto puede observarse también en los cinco planos. Es la ley que destruye la envoltura final que separa al alma perfeccionada.

Tratado sobre Fuego Cósmico, p. 488.

 

 

Extraído de: Un Tratado sobre los Siete Rayos – Tomo IV “Curación Esotérica”, Alice A. Bailey.

COMPARTIR

Detalles:


Jugar Cubierta El Título De La Pista
La Pista De Los Autores