0%

Curación

Programa: Reflexión sobre los Libros Azules


Lista de tracks:


Sumar a la lista de reproducción

Reseña:


(Escuchado/descargado 34 veces, 1 visitas hoy)
3+

Todo el tema de la curación es tan antiguo como las edades mismas y siempre ha sido materia de investigación y experimento. Pero en relación al correcto empleo de las fuerzas y la facultad de curación, el conocimiento está en su infancia. Sólo en esta época y generación por fin es posible impartir las leyes de curación magnética e indicar las causas de esas enfermedades —originadas en los tres cuerpos internos— que hoy devastan la estructura humana, causan interminable sufrimiento y dolor, y hacen pasar al hombre a través del portal que conduce al mundo de la existencia incorpórea. Recién ahora el hombre ha llegado al punto en la evolución de su conciencia en que puede comenzar a comprender el poder de los mundos subjetivos, y la nueva y vasta ciencia de la psicología es su respuesta a este creciente interés. Los procesos de adaptación, eliminación y cura captan la atención de las mentes de todas las personas reflexivas como también de todas las personas que sufren. Tenemos mucho que hacer, por lo tanto les pido que tengan paciencia.

Cuando uno entra en el reino de la curación, entra en un mundo de mucho conocimiento esotérico y de una infinidad de conclusiones, y enfrenta las formulaciones de muchas mentes que en el trascurso de las épocas han tratado de curar y ayudar. El porqué y el para qué de la enfermedad ha sido el tema de interminables investigaciones y especulaciones, y se han efectuado muchas deducciones categóricas respecto a las curas de tales dolencias; también se han formulado muchos métodos, técnicas, fórmulas, prescripciones, manipulaciones diversas y teorías. Todo esto sirve para colmar la mente de muchas ideas —algunas correctas, algunas erróneas— lo cual dificulta la entrada de nuevas ideas y que el estudiante asimile lo hasta ahora desconocido.

Los aspirantes pierden mucho por rehusarse a abandonar aquello que la mente inferior estima. Cuando logran abrir su mente por completo y están listos para aceptar las nuevas teorías e hipótesis, descubren que realmente no se ha perdido la antigua y estimada verdad, sino que sólo ha sido relegada a su correcto lugar en un esquema mayor.

Todos los iniciados de la Sabiduría Eterna son necesariamente sanadores, aunque todos quizás no curen el cuerpo físico. La razón de ello es que todas las almas que han logrado cierta medida de verdadera liberación son transmisoras de energía espiritual. Esto automáticamente afecta algún aspecto del mecanismo utilizado por las almas con las que hacen contacto. Cuando empleo la palabra “mecanismo” en estas instrucciones, me refiero a los diferentes aspectos del instrumento, el cuerpo o naturaleza forma, a través del cual todas las almas procuran manifestarse.

La ley básica que subyace en toda curación ocultista puede decirse que es la siguiente:

 Toda enfermedad es el resultado de la inhibición de la vida del alma. Esto es verdad para todas las formas en todos los reinos. El arte del curador consiste en liberar al alma, a fin de que su vida pueda fluir a través del conglomerado de organismos que constituyen una forma determinada.

 Es interesante observar que el intento del científico de liberar la energía del átomo es en general de la misma naturaleza que el trabajo del esoterista cuando se esfuerza por liberar la energía del alma. En tal liberación se halla oculta la naturaleza del verdadero arte de curar. Aquí hay una insinuación esotérica.

Quisiera puntualizar que las enfermedades para las masas, para el ciudadano término medio, para la intelectualidad y para los discípulos del mundo, pueden diferir y difieren ampliamente —no tanto en su expresión como en su campo de expresión. Este es un punto que muy difícilmente reconoce el curador término medio; no le es fácil ni posible captar estas diferenciaciones y calibrar el punto en la evolución que un hombre pueda haber alcanzado. Algunas enfermedades deben ser tratadas desde el plano mental, y apelarán a la mente del curador; otras requieren una concentración de energía emocional por parte del agente curador; y en otros casos el curador debe tratar de ser sólo un transmisor de energía pránica para el cuerpo etérico del paciente, por medio de su propio cuerpo etérico. 

El curador de la nueva era reconocerá las limitaciones y las circunstancias condicionantes, además del destino. Esto predispone el desarrollo interno de poderes que otorgan conocimiento. También será espiritualmente consciente de que la curación del cuerpo físico no constituye siempre el más elevado bien espiritual; la sobreestimación, el serio y ansioso cuidado de la vida de la forma, del vehículo físico, no es de mayor importancia.

Hay tres maneras en que se puede provocar la curación, y que las tres tienen su lugar y valor, dependiendo del punto de evolución del sujeto sometido a curación.

Primero, existe la aplicación de esos métodos paliativos y mejoradores que gradualmente curan la enfermedad y eliminan condiciones indeseables. Grande es la deuda de la humanidad para con la sabiduría, habilidad y atenciones altruistas de los médicos. Todo el tiempo están tratando con condiciones urgentes y peligrosos efectos de causas que no son evidentes en la superficie. Bajo estos métodos, el paciente está en manos de una entidad ajena, y debe ser pasivo, inactivo y negativo.

Segundo, existe la aparición del trabajo y métodos del psicólogo moderno, que procura tratar las condiciones subjetivas. Bajo este método, se enseña al paciente a cooperar tanto como pueda con el psicólogo, a fin de que pueda arribar a una adecuada comprensión de sí mismo, y así aprender a erradicar esas irresistibles situaciones internas que son responsables de los resultados externos. Se lo entrena para ser positivo y activo, y este es un gran paso en la correcta dirección.

El método más elevado y más nuevo es el de poner en actividad positiva la propia alma del hombre. La verdadera y futura curación se efectuará cuando la vida del alma pueda fluir sin impedimento ni obstáculo alguno a través de cada aspecto de la naturaleza forma. Puede entonces vitalizarla con su potencia, y puede también eliminar esas congestiones y obstrucciones que son fuente tan fructífera de enfermedad.

He aquí mucho para reflexionar.

 

Extraído de Curación Esotérica.

(Escuchado/descargado 34 veces, 1 visitas hoy)
Compartir

Detalles:


Descubrir más
Play Imagen Título
Programa