0%

Expertos en la vida del alma

Programa: La voz del silencio


Lista de tracks:


Expertos en la vida del alma

Sumar a la lista de reproducción

Reseña:


(Escuchado/descargado 96 veces, 1 visitas hoy)

En esta época hay gran necesidad de expertos en la vida del alma y de grupos de hombres y mujeres que, al emprender el gran experimento y la gran transición, agreguen su testimonio a la verdad de las afirmaciones de los místicos y ocultistas de todos los tiempos.

Los observadores de las temporadas y estaciones pueden hacer rápidos progresos en el desarrollo intuitivo si perseveran en su meditación, entrenan su intelecto y se esfuerzan siempre por pensar en términos universales. Que observen la historia retrospectivamente como parte de la emergente preparación que va a inaugurar el futuro. Que eleven su ánimo en el reconocimiento de que el reino de las almas está convirtiéndose paulatinamente en un fenómeno del plano físico (¿hablo acaso paradójicamente?) y será reconocido finalmente como un reino de la naturaleza y considerado así por los hombres de ciencia antes de pasar dos siglos. Estos “Observadores Organizados” forman el círculo externo del nuevo grupo y su nota clave es la síntesis, la eliminación de cosas no esenciales y la organización del conocimiento humano. Al trabajar en muchos campos de la percepción humana, se los distingue por un espíritu sin sectarismos, por la capacidad de ocuparse de las esencialidades fundamentales y de vincular los diversos campos de la investigación humana en un todo organizado y unificado.

Algunos quizás consideren nueva la idea de que el alma se está organizando para el esfuerzo, reorientando sus fuerzas y preparándose para un nuevo y poderoso impulso, lo cual es verdad. Todas las formas de vida bajo las fuerzas de la evolución pasan de una iniciación a otra, y el alma no está exenta de este proceso. Así como el alma del hombre animal se unió con otro principio divino, y de esta manera produjo el cuarto reino de la naturaleza, así el alma de la humanidad está tratando de hacer contacto con otro aspecto divino. Cuando se efectúe este contacto, el reino de Dios aparecerá en la tierra; el plano físico se trasformará y llegará ese período especial representado simbólicamente bajo el término milenio.

Los Conocedores de Dios de dicha época predominarán sobre aquellos que simplemente aspiran a ese conocimiento, y su contacto y los resultados de la fuerza que trasmiten se harán sentir en todos los reinos de la naturaleza. El dominio sobre todas las formas y el poder de actuar como trasmisores de esa energía espiritual que llamamos amor son la recompensa prometida a los triunfantes Ángeles solares, y la preciada meta de su trabajo de meditación. Los Hijos de Dios, en plena encarnación, triunfarán sobre la tierra y traerán luz (y por lo tanto vida) a todas las formas manifestadas. Esta es la “vida más abundante” de la que habla Cristo.

Me pregunto, ¿han considerado alguna vez el efecto amplio de todo el pensamiento reflexivo, las plegarias aspiracionales y el trabajo de meditación —sin entrenamiento o como resultado del entrenamiento— efectuado por millones de personas a través de las edades en todo el planeta? Su cualidad está alterándose; su potencia está aumentando; su vivencia está produciendo cambios en el organismo humano. La oleada de vida espiritual es hoy tan fuerte y pujante que los próximos ciento cincuenta años demostrarán la naturaleza fáctica del Reino de Almas o de Dios.

“El objetivo del Plan consiste en reproducir en el plano terreno, el reino interno del alma. Esto lo ha predicho largo tiempo el Maestro de Maestros. Preparen el Camino.”

A ustedes, que viven y trabajan en este período intermedio y en este ciclo de transición, con todo su resultante caos y trastorno externo, se les da la tarea de expresar constancia, servicio y sacrificio. …Ustedes necesitan absorber y actuar sobre la información que ya tienen, antes de que sea evocada de ustedes esa básica demanda por más luz que exige respuesta de aquellos de nosotros que trabajamos dentro de los límites de la Jerarquía. Esa demanda, la esperamos pacientemente.

“Cuando la joya centellea como el diamante, bajo la influencia de los rayos del sol ardiente, entonces el engarce también fulgura e irradia luz. Cuando el diamante brilla con acrecentado fulgor se genera el fuego que enciende aquello que sujeta y encierra.”

[Bibliografía: Tratado sobre Magia Blanca, Discipulado en la Nueva Era II, La Reaparición de Cristo, Los Rayos y las Iniciaciones, Tratado sobre Fuego Cósmico, El Destino de las Naciones y Discipulado en la Nueva Era I (Alice A. Bailey, editados por Fundación Lucis, Buenos Aires, Argentina)].

(Escuchado/descargado 96 veces, 1 visitas hoy)
2+
Descubrir más
Play Imagen Título
Programa