0%

La Nueva Era

Programa: Reflexión sobre los Libros Azules


Lista de tracks:


Sumar a la lista de reproducción

Reseña:


(Escuchado/descargado 26 veces, 1 visitas hoy)
3+

La nueva era está muy cerca y somos testigos de los dolores del parto de una nueva cultura y civilización. Lo viejo e indeseable debe eliminarse, y de estas cosas indeseables, los primeros que deben desaparecer son el odio y el espíritu de separatividad.

La nueva era con su peculiar civilización y cultura peculiares será traída a la manifestación por la colaboración de los muchos bienintencionados, que responden cada vez más al bien del todo y no del individuo; ellos son los pensadores idealistas pero prácticos, influidos por el canon de las cosas por venir y los discípulos mundiales, impresionados por los planes bajo la instrucción de la Jerarquía que está dirigiendo y controlando todo.

Un gran trastorno en todos los reinos en la naturaleza ha caracterizado al actual día y generación; una enorme destrucción de todas las formas de vida divina en cada reino, ha sido la nota más destacada de este trastorno. Nuestra moderna civilización ha recibido un golpe mortal del cual nunca se recuperará, pero algún día será reconocido como el “golpe de liberación” y como la señal para que aparezca lo que es mejor, nuevo y más apropiado para el espíritu en evolución. Grandes y penetrantes energías y sus fuerzas evocadas han entrado en un conflicto que, figuradamente hablando, ha elevado el reino mineral a los cielos y ha hecho descender el fuego desde el cielo. Les estoy hablando basado en los hechos y no sólo simbólicamente.

Todo este trastorno del “suelo” del mundo —espiritual, psicológico y físico—, toda esta perturbación de las formas y de los familiares contornos de nuestra vida planetaria debían tener lugar antes de que la Jerarquía pudiera surgir a la conciencia pública; todo ello debía realizar su trabajo sobre las almas de los hombres antes del  advenimiento de la Nueva Era, trayendo consigo la Restauración de los Misterios y la rehabilitación de los pueblos de la tierra. Los dos van juntos. Este es uno de los principales puntos que estoy tratando de inculcar. La perturbación, desintegración y las condiciones extremadamente caóticas que han existido durante los últimos quinientos años dentro de todos los reinos de la naturaleza, por fin se han abierto camino hasta condiciones físicas paralelas. Esto es bueno y deseable; marca el preludio de una mejor construcción de un mundo mejor, la construcción de formas de vida más adecuadas y de actitudes humanas más correctas, además de una orientación más sensata hacia la realidad. Lo mejor todavía está por ser.

Todo está siendo rápidamente traído a la superficie — lo bueno y lo malo, lo deseable y lo indeseable, el pasado y el futuro (pues los dos son uno); el arado de Dios casi ha terminado su tarea; la espada del espíritu ha separado un pasado maligno del futuro radiante, y el Ojo de Dios ve a ambos como contribuyentes; se verá a nuestra civilización material dando rápidamente lugar a una cultura más espiritual; nuestras organizaciones eclesiásticas, con sus limitadoras y confusas teologías, pronto darán lugar a la Jerarquía, con su enseñanza emergente — clara, factual, intuitiva y no dogmática.

¿No ven la belleza de este plan y su sintetizadora, culminante utilidad? ¿No ven cómo la crisis actual sólo indica el éxito de los ciclos evolutivos anteriores, donde la humanidad dominó ciertas lecciones? Estas expansiones en la comprensión humana alterarán completamente la manera de pensar del hombre; cambiarán las técnicas de la religión; traerán consigo captación y fusión. Cuando se haya realizado este trabajo registraremos una era de paz mundial que simbolizará el estado del espíritu humano. Los hombres se dedicarán entonces a la gran tarea que nos enfrenta a todos en la Nueva Era —la tarea de disipar el glamur y de producir una luz más clara sobre el plano astral, del mismo modo que se habrán producido mejores condiciones físicas en el plano físico. Todo está planificado y ordenado; las correctas energías y fuerzas estarán disponibles, pues la Jerarquía trabaja siempre de acuerdo a la Ley de Ciclos y de Compensación Cíclica.

 Observarán que el trabajo de eliminar el aislamiento y la separatividad grupal nacional es tan arduo que requiere las energías unidas de tres grupos de trabajadores para producir los resultados deseados: en el departamento de política, en el departamento de religión y en el departamento de educación.

Recuerden que, si bien el trabajo se lleva a cabo en tres campos del pensamiento y actividad humanos, el resultado neto es un dirigido esfuerzo hacia la producción de una síntesis y un preparatorio gran impulso hacia la revelación de una maravilla tal que aún no puedo detallar. El reconocimiento de su verdad depende del crecimiento e iluminación internos, y este crecimiento se está acelerando, conduciendo a un más fácil reconocimiento de lo que está en camino. Recuerden, la revelación raras veces viene de donde se espera.

Esta era futura será predominantemente la era de interacción grupal, idealismo grupal y conciencia grupal, como la era pisciana fue de desarrollo y énfasis de la personalidad, enfoque de la personalidad y conciencia de la personalidad. El egoísmo, como ahora lo comprendemos, desaparecerá gradualmente, porque la voluntad del individuo se fundirá voluntariamente en la voluntad grupal. Por lo tanto, será evidente para ustedes que esto bien podría acarrear una situación aún más peligrosa, porque un grupo sería una combinación de energías enfocadas, y a menos que estas energías estén dirigidas hacia el cumplimiento del Plan (que coordina y hace posible el propósito divino) tendremos la consolidación gradual de las fuerzas del malo del materialismo en la Tierra. No estoy hablando a la ligera, sino que estoy tratando de mostrar la necesidad de la resuelta consagración de los espiritualmente orientados a la tarea de desarrollar la voluntad-al-bien en la Tierra y la absoluta importancia de fomentar la buena voluntad entre las masas. Si es tono se hace tras la tremenda y global limpieza de la casa que ha ocurrido, la condición final será peor que la primera. Tendremos egoísmo individual reemplazado por egoísmo grupal, que en consecuencia será todavía más potente en su dedicación, enfoque y resultados malignos.

La liberación de la energía del átomo es definitivamente la inauguración de la Nueva Era; alterará completamente nuestro modo de vida… simplemente ayudará a la humanidad a hacer una gran transición desde el sistema materialista hoy tan dominante, a otro en el cual las rectas relaciones humanas serán la característica básica.

La liberación de la energía atómica es la primera de muchas grandes liberaciones en todos los reinos de la naturaleza; la gran liberación que la humanidad tiene por delante traerá a la expresión poderes creadores en masa, potencias espirituales y desarrollos síquicos que probarán y demostrarán la divinidad y la inmortalidad del hombre.

Cuando la humanidad esté segura de su divinidad e inmortalidad y haya adquirido conocimiento sobre la naturaleza del alma y el reino en el cual funciona el alma, su actitud hacia la vida y los asuntos cotidianos sufrirá tal trasformación que veremos surgir en verdad un nuevo cielo y una nueva tierra.

 

Extraído de Discipulado en la Nueva Era Tomo I, Los Problemas de la Humanidad, El Destino de las Naciones, Psicología Esotérica Tomo I y Los Rayos y las Iniciaciones.

(Escuchado/descargado 26 veces, 1 visitas hoy)
Compartir

Detalles:


Descubrir más
Play Imagen Título
Programa