0%

La Reaparición del Cristo: El Unificador de Oriente y Occidente

Programa: Reflexión sobre los Libros Azules


Lista de tracks:


La Reaparición del Cristo: El Unificador de Oriente y Occidente

Sumar a la lista de reproducción

Reseña:


LA REAPARICIÓN DEL CRISTO:

EL UNIFICADOR DE ORIENTE Y OCCIDENTE

 

 

Cristo viene para todo el mundo y no sólo para el mundo cristiano. Viene para Oriente y para Occidente, y ha previsto este “tiempo del fin”, con sus catástrofes planetarias, fenomenales desastres, desesperación e invocación —elevándose tanto desde Oriente como desde Occidente. Sabía que en el tiempo de crisis y tensión final la humanidad misma forzaría Su aparición. El relato de El Nuevo Testamento es verdadero y correcto; sólo las interpretaciones hechas por el hombre han desviado a la humanidad.

 

El Buda está estrechamente aliado con el Cristo en este proceso de Su reaparición, aunque no estará involucrado o activo durante el entero período de trabajo venidero, activo, de Cristo en la tierra. Como saben, Él, además, no ha renunciado a Su contacto y relación con la humanidad, aunque renunció a Su cuerpo físico hace siglos. Hizo esto a fin de cumplir cierto trabajo asignado que incluía (aparte de muchas cosas desconocidas para la humanidad) actividades conectadas con el trabajo del Cristo, con la inmediatez de Su venida y con ciertos planes para la venidera civilización de la Era Acuariana.

 

Como muchos millones de personas en el mundo saben, cada año (en el momento del Festival Wesak en la Luna Llena de Mayo) Él se comunica con la humanidad, vía el Cristo y la reunida, atenta Jerarquía. Él actúa de este modo como un agente que ocasiona relación entre el “centro donde la voluntad de Dios es conocida” y el “centro que llamamos la raza de los hombres”. Estas dos frases descriptivas son utilizadas deliberadamente porque todo el trabajo que ahora están haciendo estos dos grandes Hijos de Dios concierne a la distribución de energía —la energía de luz y la energía de amor…

 

Realmente el trabajo del Buda para la humanidad casi ha terminado, y Su prolongada alianza con la raza de los hombres casi ha llegado a su fin. En el momento en que la aparición del Cristo sea un hecho consumado, y la norma de rectas relaciones humanas esté comenzando definitivamente a condicionar el vivir humano, entonces el Buda pasará al trabajo que Lo aguarda. Uno de los discípulos sénior del Cristo, de rango cercano al Cristo en estatus jerárquico, tomará Su lugar y continuará el trabajo, conectado con el género humano.

 

Para cuando este Maestro en particular asuma Su tarea, el principio inteligente o conocimiento, que es la característica sobresaliente de la humanidad, habrá sido en gran parte trasmutado en sabiduría por la intelectualidad del mundo, aunque no todavía por las masas de hombres. Sabiduría es la característica predominante del Buda, y el momentum de esta energía de sabiduría finalmente será tan fuerte que no necesitará más la distribución o el control por el Buda. Él puede entonces re-orientarSe hacia las esferas de actividad superiores donde Su verdadero trabajo reside, y comenzar a trabajar con un aspecto de la sabiduría del cual nada sabemos pero del cual conocimiento y sabiduría se han estado expresando mediante el Cristo y el Buda; más tarde, mediante la cooperación del Avatar de Síntesis, Cristo podrá combinar dentro de Sí Mismo estas dos energías divinas mayores, y de este modo será una pura expresión de amor y sabiduría, de correcta relación y comprensión intuitiva.

 

Para hacer esto posible y de este modo liberar a Su Hermano espiritual de la ardua tarea de relacionar a la humanidad con el “centro donde la voluntad de Dios es conocida” (Shamballa), Cristo Se está sometiendo en este momento a un proceso único de entrenamiento. De este entrenamiento, Sus treinta años de trabajo en el taller de carpintería en Palestina han sido siempre el símbolo hasta ahora no reconocido. La palabra “carpintero” indica construcción, edificación, y significa (en su derivación) alguien que es un artífice maderero o un constructor de casas de madera. Este es el verdadero significado del relato bíblico de Cristo crucificado sobre la cruz de madera o el árbol. Está relacionado en realidad con la decisión tomada por Cristo en el Huerto de Getsemaní de asumir el trabajo de construcción o reconstrucción en Acuario, y de este modo completar la tarea que intentó hacer en la Era Pisciana. Él y Sus discípulos y el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo son los prometidos constructores de la nueva civilización, la nueva “casa de la humanidad”. El trabajo preparatorio que Él ahora está realizando Lo adecuará para demostrar en sabiduría (y no sólo mediante amor) la naturaleza de los Planes jerárquicos, sabias medidas constructivas, sabia elección de constructores y correctos métodos de construcción.

 

En Palestina, Su aparición fue sobre todo profética y Su trabajo principalmente el de sentar la base para las actividades que seguirán a Su reaparición, a más de sembrar la semilla cuya cosecha Él recogerá en la nueva era.

 

… Breve Espacio de Silencio…

 

En Oriente hay una antigua leyenda que tiene una aplicación hoy y que contiene la clave de la relación del Cristo y del Buda; concierne a un servicio que, dice la leyenda, el Buda prestará al Cristo. En forma simbólica, la leyenda cuenta que cuando el Buda alcanzó esclarecimiento, y la experiencia en la Tierra ya nada podía enseñarLe, miró hacia el futuro en el que Su Hermano, el Cristo, estaría activo en el Gran Servicio —como se lo denomina. En orden, por lo tanto, a ayudar al Cristo, dejó tras de Sí (para Su uso) lo que misteriosamente se denominan “Sus vestiduras”. Le legó y dejó en algún lugar seguro la suma total de Su naturaleza emocional-intuitiva, denominada por algunos el cuerpo astral, y la suma total de Su conocimiento y Su pensamiento, denominado Su mente o cuerpo mental. Estos, dice la leyenda, serán asumidos por Aquel que Viene y resultarán útiles, suplementando el Propio equipo emocional y mental de Cristo y proporcionándoLe lo que necesita como el Instructor de Oriente además de Occidente. Él puede entonces con fortaleza y exitosamente contemplar Su futuro trabajo y elegir Sus trabajadores. Hay algo de esta misma idea latente en el mandato dado en El Nuevo Testamento, “Que esta mente esté en vosotros como lo estuvo también en Cristo”.

 

De este modo el Cristo, con las fusionadas energías de amor y sabiduría, con la ayuda del Avatar de Síntesis y del Buda y bajo la influencia del Espíritu de Paz y de Equilibrio, puede implementar y dirigir las energías que producirán la nueva civilización venidera. Verá, demostrándose ante Sus ojos, la verdadera resurrección —el surgimiento del género humano de la aprisionadora caverna del materialismo. Así “verá el fruto de la aflicción de Su alma y quedará satisfecho”

 

 

 

Extraído de: “La Reaparición del Cristo”  (edición en revisión), Alice Ann Bailey.


Warning: array_key_exists() expects parameter 2 to be array, null given in /home/customer/www/omdemand.com.ar/public_html/wp-content/themes/vice/inc/related_releases.php on line 13
COMPARTIR

Detalles:


Descubrir más
JugarCubiertaEl Título De La Pista
La Pista De Los Autores