0%

Luz e Iluminación

Programa: Reflexión sobre los Libros Azules


Lista de tracks:


Sumar a la lista de reproducción

Reseña:


(Escuchado/descargado 21 veces, 1 visitas hoy)
6+

La intensificación de la luz es continua y comenzó más o menos en la época en que se descubrió el uso de la electricidad, resultado directo de esta intensificación. La electrificación del planeta, mediante el difundido uso de la electricidad, es una de las cosas que está inaugurando la nueva era y ayudará a que se produzca la revelación de la presencia del alma. Dentro de poco tiempo dicha intensificación llegará a ser tan grande que ayudará materialmente a rasgar el velo que separa el plano astral del plano físico; la trama etérica que divide a ambos pronto se disipará y permitirá que afluya en forma más rápida el tercer aspecto de la luz. La luz del plano astral (la radiación estelar) y la luz del planeta se mezclarán totalmente y el efecto sobre la humanidad y los otros tres reinos de la naturaleza nunca podrá ser lo suficientemente acentuado. Por una parte afectará profundamente al ojo humano, y hará que la actual esporádica visión etérica sea un acervo universal. Pondrá dentro del radio de nuestro alcance la gama de los colores infrarrojo y ultravioleta y veremos lo que está oculto actualmente. Todo esto tenderá a destruir la plataforma de los materialistas y a preparar el camino; primero, para admitir el alma como una hipótesis sólida, y segundo, para demostrar su existencia. Sólo necesitamos más luz, en sentido esotérico, a fin de ver el alma, luz que estará en breve disponible para comprender el sentido de las palabras: “Y en Tu luz veremos la luz”.

Esta intensificación de la luz continuará hasta el año 2025 de nuestra era, en que tendremos un ciclo de relativa estabilidad y constante iluminación, aunque sin mayor intensificación.

En toda la enseñanza dada al aspirante y al discípulo en las primeras etapas de su entrenamiento, se ha puesto el énfasis sobre el “punto de luz” que debe ser descubierto, llevado a plena iluminación y luego utilizado de tal manera que aquel en quien la luz brilla se convierte en un portador de luz en un mundo oscuro. Se enseña al aspirante que esto se vuelve posible cuando se ha hecho contacto con el alma y la luz es descubierta. Para muchos esta es enseñanza familiar y es la esencia del progreso a realizar por aspirantes y discípulos en la primera parte de su entrenamiento.

Por iluminación no me refiero a la luz en la cabeza. Ello es incidental y fenoménico; muchas personas verdaderamente intuitivas son completamente inconscientes de esta luz. La luz a la que me refiero es la que irradia el Camino. Es “la luz del intelecto”, que significa realmente aquello que ilumina la mente y que puede reflejarse en ese mecanismo mental que es mantenido “firme en la luz”.

Iluminación revela primeramente la existencia de glamur; proporciona los angustiosos contrastes con los cuales luchan todos los verdaderos aspirantes y luego inunda gradualmente la vida a tal punto que su oportunidad el glamur se desvanece por completo. Entonces los hombres ven las cosas tal como son, una fachada que oculta lo bueno, lo bello y lo verdadero. Los opuestos son resueltos y la conciencia es reemplazada por una condición de realización; una realización del Ser para la cual no tenemos un término adecuado. La técnica de la luz se convierte en una condición permanente.

El mundo de significado y de causas llega a ser gradualmente el mundo en el cual él encuentra la felicidad, y su selección de sus principales intereses y el uso que decide dar a su tiempo y poderes están finalmente condicionados por los verdaderos valores espirituales. Entonces se halla en el sendero de iluminación.

Todo conocimiento es una forma de luz, pues arroja luz en las zonas de percepción de las cuales hemos sido inconscientes hasta ahora. Toda sabiduría es una forma de luz, porque nos revela el mundo de significados que está detrás de la forma externa. Toda comprensión es una evocación de luz, pues hace que nos demos cuenta, o seamos conscientes, de las causas que producen las formas externas que nos rodean (incluyendo la nuestra) y que condicionan el mundo de significados del cual son la expresión. Pero cuando por primera vez se observa y capta este hecho y ha llegado la revelación inicial, cuando se presiente el lugar que le corresponde a la parte en relación con el todo, y cuando se ha establecido el primer contacto con ese mundo que incluye a nuestro pequeño mundo, existe siempre un momento de crisis y un período de peligro. Entonces, a medida que nos familiarizamos y entramos y salimos por la puerta que hemos abierto, acostumbrándonos a la luz que afluye por la ventana abierta a nuestro pequeño mundo del diario vivir, pueden surgir otros peligros psicológicos. Estamos en peligro de pensar que lo que hemos visto es todo lo que hay por ver. Estos estados mentales son peligrosos siseles permite subsistir.

Un hombre debe aprender a reconocer que su escuela de pensamiento elegida, vocación particular, ocupación especial en la vida y su tendencia personal son sólo parte de un todo mayor, y su problema radica en integrar conscientemente su pequeña actividad de la vida a una actividad mundial. A esto lo denominamos iluminación a falta de una palabra más apropiada.

 

Extraído de Glamur, Un Problema Mundial y Sicología Esotérica Tomos I y II.

(Escuchado/descargado 21 veces, 1 visitas hoy)
Compartir

Detalles:


Descubrir más
Play Imagen Título
Programa