0%

Servidores y Servicio

Programa: Reflexión sobre los Libros Azules


Lista de tracks:


Servidores y Servicio

Reflexión sobre los Libros Azules

Sumar a la lista de reproducción

Reseña:


(Escuchado/descargado 23 veces, 1 visitas hoy)
5+

El servicio generalmente se interpreta como algo muy deseable pero raras veces se comprende cuán difícil es servir. Implica sacrificar tiempo, todo aquello que nos interesa y las propias ideas; requiere un trabajo excesivamente arduo porque necesita un esfuerzo deliberado, sabiduría consciente y habilidad para trabajar sin apego. El aspirante común no logra fácilmente estas cualidades; sin embargo, la tendencia a servir es una actitud que posee hoy una vasta mayoría de personas en el mundo. Tal el éxito obtenido por el proceso evolutivo.

Servir es una manifestación de la vida. Es un anhelo del alma y es tanto un impulso evolutivo del alma como el instinto de autopreservación o la reproducción de la especie es la demostración del alma animal. Este es un enunciado de importancia. Es un instinto del alma, si podemos emplear una expresión tan inadecuada y es, por lo tanto, innato y peculiar a su desarrollo. Constituye su característica sobresaliente así como el deseo es la característica sobresaliente de la naturaleza inferior. Es un deseo grupal, así como en la naturaleza inferior existe el deseo personal. Es el impulso hacia el bien grupal. Por lo tanto, no puede ser enseñado ni impuesto sobre una persona como una deseable evidencia de aspiración, funcionando desde afuera y basada en una teoría del servicio. Es sencillamente el primer efecto verdadero que se evidencia en el plano físico, de que el alma comienza a expresarse externamente.

Al Maestro no le interesa la fuerza o posición mundana del trabajador, ni la cantidad de personas que se reúnan alrededor de su personalidad, sino los móviles que impulsan su actividad y el efecto que su influencia ejerce sobre sus semejantes. El verdadero servicio es la emanación espontánea de un corazón amoroso y de una mente inteligente, el resultado de hallarse en el lugar correspondiente y permanecer en él; el producto de la inevitable afluencia de la fuerza espiritual y no de la intensa actividad en el plano físico; es el efecto del hombre cuando expresa lo que en realidad es, un divino Hijo de Dios, y no el efecto estudiado de sus palabras o actos. Un verdadero servidor reúne alrededor de él a quienes es su deber servir y ayudar por medio de la fuerza de su vida y su personalidad espiritualizada, y no por sus pretensiones o aseveraciones orales. Sirve olvidándose de sí mismo, sigue su camino abnegadamente, no piensa en la magnitud o el fracaso de sus realizaciones, ni tiene ideas preconcebidas de su propio valor o utilidad. Vive, sirve, trabaja y ejerce influencia, sin pedir nada para el yo separado.

Servir es el resultado definido de un grandioso acontecimiento interno que, cuando tiene lugar, genera un sinnúmero de causas creadoras secundarias que constituyen básicamente un cambio en la conciencia inferior, una tendencia a apartarse de las cosas del yo personal y dirigirse a los asuntos esenciales del grupo, una real reorientación que pone de manifiesto el poder de cambiar las condiciones (por medio de la actividad creadora), demostrando algo dinámicamente nuevo.

Hoy tenemos mucho correr tras el servicio y mucho esfuerzo filantrópico. Sin embargo, todo esto está profundamente coloreado por la personalidad y con frecuencia produce mucho daño, porque la gente procura imponer sus ideas del servicio y sus técnicas personales a otros aspirantes. Quizás se hayan vuelto sensibles a la impresión, pero a menudo malinterpretan la verdad y son influidos por los objetivos de la personalidad. Deben aprender a poner el énfasis sobre el contacto con el alma y sobre una activa familiaridad con la vida egoica, y no sobre el aspecto forma del servicio. … Si se cuida lo esencial del servicio —el contacto con el alma—, entonces el servicio prestado fluirá con espontaneidad en las líneas correctas y dará mucho fruto.

Sólo insto a cada uno y a todos quienes leen estas instrucciones, a renovar sus esfuerzos a fin de prepararse adecuadamente para el servicio mediante un consciente y deliberado esfuerzo a fin de desarrollar la intuición y lograr la iluminación. Todo ser humano que alcanza la meta de la luz y la sabiduría tiene automáticamente un campo de influencia que se extiende hacia arriba y hacia abajo, y que llega tanto internamente a la fuente de la luz como externamente a los “campos de la oscuridad”… llegará a ser un centro consciente de fuerza dadora de vida, y lo hará sin esfuerzo alguno. Actuará como un transmisor de luz en la oscuridad, dispersará el glamur a su alrededor y hará que penetre la irradiación de la realidad.

Que la humanidad constituya su campo de servicio y pueda decirse de ustedes que, conociendo los hechos espirituales, fueron parte dinámica de dichos acontecimientos espirituales; que no se diga que conocían estas cosas y no hicieron nada ni se esforzaron por hacerlo. Tampoco permitan que el tiempo se deslice cuando trabajan.

 

Extraído de Un Tratado sobre Magia Blanca,Sicología Esotérica Tomo IIy Los Rayos y las Iniciaciones.

(Escuchado/descargado 23 veces, 1 visitas hoy)
Compartir

Detalles:


Descubrir más
Play Imagen Título
Programa