0%

El Alma de la Humanidad

Programa: Reflexión sobre los Libros Azules


Lista de tracks:


El Alma de la Humanidad

Reflexión sobre los Libros Azules

Sumar a la lista de reproducción

Reseña:


(Escuchado/descargado 33 veces, 1 visitas hoy)
19+

Mucho, sino todo, de lo que puede verse sucediendo hoy en el mundo, es causado por un estímulo del alma enormemente aumentado, al cual está reaccionando la entera familia humana, aunque como individuos no hayan hecho un contacto con el alma. Este aumentado estímulo se debe a dos cosas:

• Una gran cantidad de hombres, y el número aumenta rápidamente, está haciendo contacto con sus almas por medio de intensa aspiración y —en muchos casos— muy real desesperación.

• La Jerarquía de Maestros hoy está sumamente activa, lo cual se debe a dos cosas:

 La demanda de parte de la humanidad que ha llegado a Su atención continuamente durante las últimas décadas, y que está evocando una inevitable respuesta.

 Un estímulo de la Jerarquía planetaria misma. Esto condujo a muchos en las filas de la Jerarquía a pasar por una de las iniciaciones superiores. En consecuencia se han vuelto mucho más potentes y su influencia es mucho más magnética y radiante.

Pausa Breve

En el lento proceso de la evolución, el siguiente paso de las masas consiste en lograr el alineamiento del alma y la forma, para establecer una fusión en la conciencia, después de una apreciación mental del principio crístico y su profunda expresión en la vida de la raza. Esto es algo que se ve surgir claramente, si tienen ojos para ver.

Lo evidencia el interés universal por la buena voluntad, que conduce finalmente a la paz; este deseo de paz podrá estar basado en el egoísmo individual o nacional, o bien en el verdadero deseo por un mundo más feliz, donde el hombre pueda llevar una vida espiritual más plena y basar sus esfuerzos en valores más reales; además es observable en todos los proyectos que se llevan a cabo para lograr un nuevo orden mundial, basado en la libertad humana y en la creencia en las rectas relaciones y los derechos humanos; se manifiesta también en el trabajo de los grandes movimientos humanistas, en las organizaciones de beneficencia y en la amplia evocación de la mente humana, mediante la red de instituciones educativas de todo el mundo.

El espíritu crístico está expresivamente presente y el fracaso en reconocer este hecho se debe en gran parte al prevaleciente esfuerzo humano por explicar e interpretar esa frase únicamente en términos de religión, siendo la interpretación religiosa una de las formas de comprender la Realidad. Hay otras de igual importancia.

La palabra “espiritual” no se refiere a las así llamadas materias religiosas. Toda actividad que impele al ser humano hacia alguna forma de desarrollo —físico, emocional, mental, intuicional, social— si está al frente de su actual estado, es esencialmente de naturaleza espiritual e indica la vivencia de la entidad interna divina. El espíritu del hombre es imperecedero; perdura para siempre, progresando de un punto a otro y de una etapa a otra en el Sendero de Evolución, desenvolviendo constante y secuencialmente los atributos y aspectos divinos.

Las grandes avenidas de acercamiento a la Realidad son de naturaleza espiritual e interpretan el propósito divino, y aunque la religión cristiana hable del reino de Dios, o el humanista ponga el énfasis sobre la hermandad del hombre, o los líderes que luchan contra el mal dirijan la batalla para obtener el nuevo orden mundial, las Cuatro Libertades o la Carta del Atlántico, todos expresan el surgimiento del amor de Dios en la forma de espíritu crístico.

Todo lo que tiende a elevar el nivel de la humanidad en cualquier plano de manifestación es obra religiosa y tiene una meta espiritual.

El sentido de responsabilidad es uno de los primeros indicios de que el alma del individuo está despierta. El alma de la humanidad en este momento también está despertando masivamente.

La masa humana ha llegado a un punto en que emerge de la oscuridad; ha evocado la reacción de los poderes del mal, de allí el intento de detener el progreso del espíritu humano y la marcha progresiva de lo bueno, lo verdadero y lo bello.

Por el reconocimiento de los resultados de la acción —buenos o malos— y por el constante revivir en la tierra, el hombre alcanza finalmente “la medida de la estatura de la plenitud del Cristo”.

El hecho de esta divinidad innata explica el impulso en el corazón de todo hombre por mejorar, por adquirir experiencia, por progresar, por una realización creciente y por su constante marcha hacia la lejana cumbre que ha visualizado. No hay otra explicación a la capacidad del espíritu humano para surgir de la oscuridad, del mal y de la muerte, y entrar en la vida y el bien. Este surgimiento ha sido la historia infalible del hombre. Algo siempre está ocurriéndole al alma humana que proyecta al hombre más cerca de la fuente de todo bien, y nada puede detener este progreso en el acercamiento a Dios.

En las muchas hebras de luz, tejidas por los aspirantes, discípulos e iniciados del mundo, podemos ver el antakarana grupal apareciendo gradualmente —ese puente por medio del cual la humanidad como un todo podrá abstraerse de la materia y de la forma. Esta construcción del antakarana es el grande y final servicio que todos los verdaderos aspirantes pueden prestar.

 

Compilado “El Alma, la cualidad de la Vida”; de los libros azules, los libros de Alice Bailey.

(Escuchado/descargado 33 veces, 1 visitas hoy)
Compartir

Detalles:


Descubrir más
Play Imagen Título
Programa