0%

La meditacion y el alineamiento

Programa: Reflexión sobre los Libros Azules


Lista de tracks:


La meditacion y el alineamiento

Reflexión sobre los Libros Azules

Sumar a la lista de reproducción

Reseña:


(Escuchado/descargado 38 veces, 1 visitas hoy)
25+

El hombre en la actualidad está dedicado a muchas actividades y, por fuerza de las circunstancias, polarizado totalmente en el yo inferior, ya sea en el cuerpo emocional o en el mental. Quisiera hacer resaltar algo de interés. Mientras la polarización sea puramente física o emocional, nunca se sentirá la necesidad de meditar. Aunque el cuerpo mental esté activo, no se siente la necesidad de meditar hasta que el hombre haya sufrido muchos cambios y pasado muchas vidas, apurado la copa del placer y del dolor en el trascurso de muchas encarnaciones, sondeado las profundidades de la vida vivida totalmente para el yo inferior, hallando que todo eso no satisface. Entonces comienza a dirigir su pensamiento a otras cosas: a aspirar a lo desconocido, a comprender y sentir dentro de sí los pares de opuestos y a contactar en su conciencia posibilidades e ideales nunca soñados. Ha llegado así a un punto donde el éxito, la popularidad y los diversos dones son suyos, sin embargo no extrae de ellos ninguna satisfacción, persistiendo siempre el anhelo interno hasta que el dolor es tan agudo, que el deseo de exteriorizarse y elevarse, para verificar algo y alguien más allá, vence todos los obstáculos. El hombre comienza a dirigirse internamente y a buscar la fuente de donde vino. Entonces empieza a meditar, a reflexionar e intensificar la vibración hasta que en el proceso del tiempo recoge los frutos de la meditación.

Temprano en la experiencia, una vez logrado lo más elevado que la naturaleza inferior tiene que ofrecer, el hombre empieza a meditar. Sus tentativas son al principio desordenadas, y a veces trascurren varias encarnaciones hasta que el Yo superior fuerza al hombre a pensar y meditar seriamente, sólo a raros y separados intervalos. Las ocasiones de recogerse en sí mismo ocurren con mayor frecuencia, hasta que en varias vidas el hombre se dedica a la meditación y aspiración místicas, consagrando finalmente toda una vida a ello. Esto señala el punto de la más elevada aspiración emocional, aparte de la aplicación científica de la ley, vía el cuerpo mental. Estas leyes rigen la verdadera meditación ocultista.

[La meditación] permite al hombre establecer contacto con el Ego y alinear los tres cuerpos inferiores. Pone al hombre en una actitud de equilibrio, ni totalmente receptivo y negativo, ni totalmente positivo, sino en el punto de equilibrio. De esta manera el Ego, y más tarde el Maestro, tiene oportunidad de perturbar ese equilibrio y sintonizar la aquietada vibración con una nota más elevada que antes… el punto de equilibrio se eleva gradualmente hasta llegar el momento en que el punto de atracción inferior, en la oscilación y reajuste, no es el físico, tampoco toca el emocional ni establece contacto con el mental (pasando por alto también el cuerpo causal), y el hombre desde ese momento está polarizado en la conciencia espiritual.

Se supone que [el estudiante] debe estar desarrollando en el sendero de probación la facultad de pensamiento abstracto, o el poder de conectar con la mente superior, vía el cuerpo causal. Debe aprender a contactar la mente inferior simplemente como un instrumento por cuyo medio puede alcanzar la superior, y así trascenderla, hasta que llega a polarizarse en el cuerpo causal. Después, por medio del cuerpo causal, se conecta con los niveles abstractos. Hasta no realizar esto le resultará imposible establecer contacto con el Maestro, pues, como ya se les ha dicho, el estudiante debe elevarse desde su mundo (el inferior) al mundo del Maestro (el superior).

Reiteraría una y otra vez la verdad aparentemente simple de que sólo la similitud de vibración acercará a un hombre al grupo superior al que pueda pertenecer, al Maestro que representa para él el Señor de su Rayo, al Instructor del Mundo que le administra los misterios, al Iniciador Uno que efectúa la liberación final y al centro dentro del Hombre Celestial en Cuyo Cuerpo él halla un lugar… el trabajo del probacionista es armonizar su vibración con la del Maestro, purificar sus tres cuerpos inferiores para que no formen ningún obstáculo a ese contacto, y así dominar su mente inferior de manera que ya no sea una barrera para el descenso de luz desde el triple Espíritu. Así puede hacer contacto con esa Tríada y con el grupo en el subplano del mental superior al cual él —por derecho y karma— pertenece. Todo esto es ocasionado por la meditación, y no hay otro medio para alcanzar estos objetivos.

La meditación es una técnica de la mente que finalmente produce correcta, inobstruida relación; este es otro nombre dado al alineamiento. Es por lo tanto el establecimiento de un canal directo, no sólo entre la fuente única, la mónada, y su expresión, la personalidad purificada y controlada, sino también entre los siete centros en el vehículo etérico humano.

Algunas naturalezas llegan a estar tan polarizadas en el plano mental, que corren el riesgo de romper su conexión con los dos vehículos inferiores. Estos cuerpos inferiores existen a fin de establecer contacto, adquirir conocimiento en los planos inferiores y, por la experiencia obtenida, enriquecer el contenido del cuerpo causal. Por lo tanto será evidente que si la conciencia interna no desciende del plano mental y descuida el cuerpo emocional y el físico denso, ocurrirán dos cosas. Los vehículos inferiores quedarán abandonados e inutilizados y no cumplirán su propósito, atrofiándose y muriendo desde el punto de vista del Ego, mientras que el cuerpo causal no se construirá como es de desear y así se perderá tiempo. El cuerpo mental también será inutilizado y se convertirá en un objeto de contenido egoísta, inútil para el mundo y de poco valor. Un soñador cuyos sueños nunca se materializan, un constructor que almacena material que nunca utiliza, un visionario cuyas visiones no sirven a los dioses ni a los hombres, son una obstrucción en el sistema universal. Está en inminente peligro de atrofiarse.

Les será evidente que si hay un buen equipo mental y un sólido entrenamiento educativo, habrá entonces un equilibrado sentido de proporción, una capacidad interpretativa, paciencia para esperar hasta que la correcta comprensión pueda ser desarrollada y un feliz sentido del humor. Sin embargo, donde no estén presentes habrá (de acuerdo con el tipo y el sentido de visión) desconcierto, fracaso en comprender lo que está sucediendo, indebido énfasis en las reacciones y fenómenos de la personalidad, orgullo por el logro, un tremendo sentido de inferioridad, demasiado discurso, un ir de aquí para allá en busca de explicación, ayuda, consuelo, seguridad y un sentido de camaradería, o quizás un completo derrumbe de las fuerzas mentales, o el trastorno de las células cerebrales debido a la tensión a que han estado sometidas.

La meditación ha de tener como efecto el pleno control del Ego sobre los tres cuerpos, alcanzar coordinación y alineamiento y un total y simétrico desenvolvimiento, para que el hombre llegue a ser de real utilidad para los Grandes Seres.

Compilado “El Alma, la cualidad de la Vida”; de los libros azules, los libros de Alice Bailey.

(Escuchado/descargado 38 veces, 1 visitas hoy)
Compartir

Detalles:


Descubrir más
Play Imagen Título
Programa