0%

Caracteristicas del alma: Amor

Programa: Reflexión sobre los Libros Azules


Lista de tracks:


Caracteristicas del alma: Amor

Reflexión sobre los Libros Azules

Sumar a la lista de reproducción

Reseña:


(Escuchado/descargado 28 veces, 1 visitas hoy)
19+

La raza ha llegado a una etapa donde los hombres de buena intención, de alguna real comprensión y poseyendo una medida de libertad del amor al oro (manera simbólica de hablar del glamur de materialidad), está dirigiendo su deseo hacia su deber, sus responsabilidades, los efectos que producen sobre otros y hacia su comprensión sentimental de la naturaleza del amor. El amor, para mucha gente, por cierto para la mayoría, no es realmente amor sino una mezcla de deseo de amar y deseo de ser amado, más una disposición a hacer cualquier cosa para demostrar y evocar este sentimiento y en consecuencia sentirse más cómodo en su propia vida interna. El egoísmo de las personas que desean ser altruistas es grande. Unos cuantos sentimientos contribuyentes se reúnen alrededor del sentimiento o deseo de demostrar hacia el seudo amante o servidor que aún está completamente rodeado por el glamur de sentimiento, esas características amables y agradables que evocarán una correspondiente reciprocidad.

Este seudo-amor, basado principalmente en teoría de amor y servicio, caracteriza innumerables relaciones humanas tales como las existentes entre marido y mujer o padres e hijos. Ilusionados por su sentimiento hacia ellos y conociendo poco el amor del alma, que es libre en sí mismo y también deja libres a otros, deambulan en una densa niebla, arrastrando a menudo con ellos a los que desean servir para obtener un afecto responsivo. Estudie la palabra “afecto”, hermano mío, y vea su verdadero significado. Afecto no es amor. Es ese deseo que expresamos mediante un esfuerzo del cuerpo astral y esa actividad afecta nuestros contactos; no es la espontánea ausencia de deseos del alma que nada pide para el yo separado. Este glamur de sentimiento aprisiona y confunde a toda la gente buena del mundo, imponiéndole obligaciones que no existen y produciendo un glamur que debe ser finalmente disipado mediante la afluencia del verdadero y desinteresado amor.

AMOR en la Personalidad se desarrolla gradualmente a través de la etapa de amor al yo, pura, simple y totalmente egoísta, amor a la familia y amigos, amor a hombres y mujeres, hasta que llega a la etapa de amor a la humanidad o conciencia de amor grupal, que es la característica predominante del Ego. Un Maestro de Compasión ama, sufre con y permanece con Su clase y con Sus allegados. Amor en el Ego se trasforma gradualmente de amor a la humanidad en amor universal —un amor que expresa no sólo amor a la humanidad sino también amor a las evoluciones dévicas en su totalidad y a todas las formas de manifestación divina. Amor en la Personalidad es amor en los tres mundos; amor en el Ego es amor en el sistema solar y todo lo que ello contiene; mientras que amor en la Mónada demuestra una medida de amor cósmico, y abarca mucho que está fuera del sistema solar completamente…

La Ley del Amor es en realidad sólo la ley del sistema en demostración en todos los planos. Amor fue el motivo impulsor para la manifestación, y amor es lo que mantiene todo en secuencia ordenada; amor soporta todo en el sendero de retorno al seno del Padre, y amor finalmente perfecciona todo lo que es. Es amor lo que construye las formas que acunan temporariamente la vida interna oculta, y amor es la causa del trastorno de esas formas y su absoluta ruptura, para que la vida pueda progresar más. El amor se manifiesta en cada plano como el impulso que hace avanzar a la Mónada evolucionante hacia su meta, y amor es la llave del reino dévico y la razón de la fusión de los dos reinos finalmente en el divino Hermafrodita. El amor obra a través de los rayos concretos en la construcción del sistema y al erigir la estructura que alberga al Espíritu, y el amor obra a través de los rayos abstractos para el pleno y potente desarrollo de esa divinidad inherente.

Conocimiento tiene. Necesita amar más. Cuando digo “amor”, me refiero al amor del alma, no al afecto, la emoción o el sentimiento. Significo ese profundo amor sin apego que puede afluir a través de la personalidad, liberándola de la limitada expresión y procurando que afluya al mismo tiempo al medio ambiente.

¿Cómo liberar el aspecto amor de su alma?… Por la meditación, y por ciertas medidas prácticas… La auto-compasión debe ceder su lugar al compasivo interés en otros —aquellos en su propio hogar, en sus relaciones comerciales y en todos aquellos que encuentra y que la vida y el destino arrojan en su camino. El aislamiento debe dar lugar a la cooperación, no una cooperación forzada sino un espontáneo anhelo de estar con otros y compartir con ellos los procesos del deber viviente, amoroso, oculto. Reflexione profundamente sobre esta última frase…

Sólo amor, consciente, inteligente y deliberadamente aplicado, puede conducir a trabajo exitoso…

Esta energía (de Amor) constituye la fuerza coherente, unificadora, que mantiene unido al universo manifestado o forma planetaria, y es responsable de todas las relaciones; es el alma de todas las cosas o formas, comenzando por el ánima mundi hasta alcanzar su punto máximo de expresión en el alma humana, que es el factor constituyente del quinto reino de la naturaleza, el Reino de Dios o de las Almas. Una comprensión de esta potencia humana llega a medida que el hombre hace contacto con su propia alma y establece una relación estable con esa alma; entonces se convierte en una personalidad alma-infusa.

Al amor, al verdadero amor espiritual como el alma lo conoce, siempre puede confiársele el poder y la oportunidad y nunca traicionará esa confianza. Pondrá todas las cosas en línea con la visión del alma.

Para el alma no hay luz ni oscuridad, sino sólo existencia y amor… Dependan de esto. No hay separación, sino únicamente identificación del corazón con total amor; cuanto más amor demuestren, más amor puede llegar a otros a través de ustedes. Las cadenas del amor unen el mundo de los hombres y el mundo de las formas, constituyendo la gran cadena de la Jerarquía. El esfuerzo espiritual que se les pide realizar es desarrollarse y llegar a ser un centro vibrante y poderoso de ese fundamental Amor universal.

La naturaleza del alma es amor y la voluntad-al-bien.

“Que esa alma mía cuya naturaleza es amor y sabiduría dirija los eventos, impulse a la acción y guíe todas mis palabras y actos”.

 

Compilado “El Alma, la cualidad de la Vida”; de los libros azules, los libros de Alice Bailey.

(Escuchado/descargado 28 veces, 1 visitas hoy)
Compartir

Detalles:


Descubrir más
Play Imagen Título
Programa