0%

La Reaparición del Cristo: Restauración y Esclarecimiento

Programa: Reflexión sobre los Libros Azules


Lista de tracks:


La Reaparición del Cristo: Restauración y Esclarecimiento

Reflexión sobre los Libros Azules

Sumar a la lista de reproducción

Reseña:


LA REAPARICIÓN DEL CRISTO:

RESTAURACIÓN y ESCLARECIMIENTO

Durante los primeros tres meses del período de crisis que Cristo y la Jerarquía atravesaron y que  fue finalizado por Su anunciada decisión, ciertas grandes Energías, o corrientes fundamentales de fuerza fueron puestas a disposición de Cristo y Sus discípulos. Hoy, el hecho de que energía es la sustancia básica en el universo, que todas las formas de vida son formas de energía, viviendo dentro de formas de energía mayores, y que todas estas formas —grandes o pequeñas— usan energía y actúan como distribuidores de energía es un hecho bien conocido y generalmente aceptado por las personas pensantes e inteligentes. Habla, la palabra escrita y actividad motivada, son todas expresiones de energía, conducen a la difusión de energía y a actividades que son todas expresiones de energía y la causa de distribución de energía. Gobiernos, iglesias, organizaciones y grupos, son todos distribuidores de energía, y también almacenes de energía. La humanidad misma es un gran centro de energía, afectando a todos los reinos subhumanos, y formando asimismo dentro de sí un gran sistema de energías inter-relacionadas. Lo mismo ocurre con el individuo quien, mediante sus actos y palabras, emplea energía, produce efectos que son efectos de energía y actúa como un distribuidor de energía. En lo que concierne al individuo no desarrollado, él nada comprende de esto y la energía que manipula es de relativamente poca importancia. A medida que la evolución prosigue y hombres y mujeres individuales logran poder y expresión, su uso de energía es frecuentemente de importancia mayor; devienen centros dinámicos de distribución de energía y sus palabras (habladas o escritas), además de sus actividades, producen amplios efectos y resultados trascendentales. La Jerarquía es un gran centro de energía y, a través del Cristo, su energía llega a la humanidad; esta es la significación de Sus palabras “He venido para que tengan vida”. Vida y energía son términos sinónimos.

 

Durante la guerra (1914-1945), el Cristo y la Jerarquía observaron un mundo agonizante; hombres y formas estaban muriendo por todas partes; viejos ideales, organizaciones y grupos estaban desapareciendo y el espectro de la muerte acechaba por todas partes. La destrucción caracterizaba al mundo fenoménico, así como también a los mundos más sutiles del sentimiento y del pensamiento; la vida fue retirada y la muerte resultó. El problema de Cristo y Sus discípulos era ver que lo viejo e indeseable no fuera revivificado. Su tarea no era la resucitación de lo muerto y lo inútil; la dirigida afluencia de vida, portando la capacidad de construir de nuevo, y la energía que podía producir un nuevo mundo y una nueva civilización —allí estaba Su oportunidad y Su responsabilidad.

 

Las fuerzas reaccionarias del mundo —políticas y religiosas—deseaban la resurrección de las formas viejas y fenecidas; arrojaron su peso y su influencia (que sólo es otro nombre para la energía) en contra de todo lo que era nuevo. Esto aún están haciéndolo. Las fuerzas progresivas luchan sólo por eso que es nuevo y no buscan la preservación de cualquiera de las viejas formas, aunque pudieran servir a algún propósito útil. Su enérgico rechazo de todo lo que sea del pasado y la energía destructora que ellos dirigen contra cualquier cosa que sea del viejo régimen están perjudicando por igual los esfuerzos de la Jerarquía. En estas fuerzas progresivas, de hecho reside esperanza, pero lamentablemente carecen de habilidad en la acción y tienen un amor demasiado grande por la destrucción. El Nuevo Grupo de Servidores del Mundo se atiene constantemente al “Noble Sendero Medio” (como el Buda lo denominó) y procura el decente entierro de viejas formas, la implementación de eso que es nuevo y la restauración de eso que, en el pasado, demostró ser útil y bueno y que podría formar el germen viviente de la nueva creación.

 

En el momento de la Luna Llena de Abril 1945, durante la temporada de Pascua de ese año y abarcando aproximadamente un período de cinco semanas, las Fuerzas de Restauración comenzaron su trabajo, emergiendo primero sobre los planos sutiles de la experiencia humana… Esta es la energía que hace que los hombres piensen, planifiquen y actúen; no produce resultados malos ni buenos sino que simplemente ocasiona el despertar de las mentes de los hombres para que actúen inteligentemente. Esa acción necesariamente depende del tipo de mente del hombre que responde a las fuerzas de restauración, condicionado por su punto en la evolución, su trasfondo racial y nacional, su tradición y sus reacciones religiosas y civilizadas. Estas fuerzas están activas ahora en todos los países, frecuentemente produciendo dificultades iniciales aumentadas pero conduciendo finalmente a una definida reorganización de la vida nacional o planetaria. Sus efectos serán principalmente físicos; ocasionarán un nuevo mundo en el cual las evidencias de guerra habrán desaparecido, la salud física de hombres y animales será mejorada, y ciudades y pueblos serán reconstruidos. Su objetivo es la producción de la nueva Tierra y todas las evidencias externas de una nueva vida afluente.

 

Siguiente a esta afluencia, en el momento de la Luna Llena del Buda en Mayo 1945, las fuerzas de esclarecimiento devinieron activas, y luz comenzó a afluir a las mentes de los hombres. Estas son, en realidad, las energías que inician la nueva educación mundial. Los primeros en ser afectados por ellas son los grandes movimientos educativos, los foros del pueblo en todos los países y los valores que ahora se están desarrollando a través de la radio y la industria de la imagen en movimiento; otros profundamente afectados son la prensa, los editores de literatura mundial, oradores, escritores, comentaristas de radio, periodistas y trabajadores sociales. Estos efectos puede que aún no sean evidentes pues poco tiempo ha trascurrido hasta ahora, pero todos estos movimientos y personas son hoy los receptores de las energías de esclarecimiento si están prontos a reconocer las nuevas ideas emergentes; ellos son los custodios de esta energía y sus agentes distribuidores, canalizándola y direccionándola de modo que las masas en todas partes estén bajo su influencia. Eclesiásticos progresistas y liberales en todas las religiones del mundo también son responsivos a esta energía, pero su utilidad está grandemente obstaculizada debido a la naturaleza reaccionaria del marco o campo en el que tienen que trabajar.

 

Estas energías de esclarecimiento llegan a la humanidad vía el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo, quienes son muy susceptibles a su impacto y están en una posición para distribuirlas, porque se los halla trabajando en todos los campos de actividad mencionados más arriba.

 

Las fuerzas de restauración están relacionadas con y emanan de la Mente de Dios, y están conectadas con el principio inteligente en la naturaleza divina; el intelecto es ese aspecto divino que distingue al hombre de todas las otras formas en la naturaleza. Las fuerzas de esclarecimiento provienen del Corazón de Dios y están relacionadas con la comprensión divina y pueden, por lo tanto, llegar y fortalecer a todos aquellos que aman y sirven a sus semejantes. Es principalmente a través de Buda y Cristo y Sus discípulos, o los Maestros en la misma línea de expresión divina, que estas energías llegan a la humanidad, canalizadas por el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo.

 

Extraído de: “La Reaparición del Cristo”  (edición en revisión), Alice Ann Bailey.


Warning: array_key_exists() expects parameter 2 to be array, null given in /home/customer/www/omdemand.com.ar/public_html/wp-content/themes/vice/inc/related_releases.php on line 13
COMPARTIR

Detalles:


Descubrir más
JugarCubiertaEl Título De La Pista
La Pista De Los Autores